Bañar a un perro: cómo, cada cuánto y qué tener en cuenta

Bañar a un perro es una de las obligaciones que más temen los adoptantes pero, si desde un principio convertimos el baño en una actividad placentera y divertida, puede llegar a ser algo agradable tanto para el perro como para el humano.

A partir de los 45 días ya se puede bañar a un perro. Antes no, porque el cachorro es demasiado pequeño, y acostumbrarlo a un baño cada cierto tiempo es importante.

Hay pocos perros a los que les guste bañarse. A Uma no le gusta, ya lo avanzo, pero una vez dentro de la bañera, se porta de lujo. Una vez fuera, es una fiesta. Y con el secador en marcha es un infierno. Pero, vayamos por partes.

1. La recomendación número 1 y una de las más importantes es no dejar que el perro intuya que lo vamos a bañar. No, porque te va a pasar esto.

Lo suyo es que prepares el baño sin que se dé cuenta. Yo utilizo tres toallas para Uma. Dos grandes que dejo en el suelo para que ella se seque por su cuenta y una que utilizo yo para ayudarla a quitarse la humedad. Aparte de las toallas, dejo la botella de champú a mano.

2. Coge el perro y ponlo dentro de la bañera. A continuación abre el teléfono de la ducha y cuando la temperatura esté a unos 38 grados empieza a mojar a tu perro, primero por el lomo hacia la cola y deja por último la cabeza porque es lo que más rabia les da. Es muy importante que el agua esté a la temperatura correcta para que tu perro no pase frío. Cuanto más placentera sea la experiencia mejor se va a portar tu perro. No olvides ir elogiándolo por su buen comportamiento.

bañar a un perro

3. Una vez completamente húmedo, ya puedes aplicar el champú. Esta parte suele gustar mucho porque, ¿a quién no le gusta que le masajeen el cuerpo? Pues a tu perro tampoco le disgusta, siempre y cuando lo hagas de forma suave y sin brusquedad. Eso sí, es muy importante que utilices solo champú para perros. Jamás uses champú para humanos porque podrías dañarle y mucho la piel. Humanos y perros tenemos un Ph de piel distinto, así que si quieres que conserve una piel sin picores, prurito o heridas, adquiere siempre champú para perros. Y no olvides evitar que el champú penetre en los ojos. Recuerda que queremos conseguir una actividad placentera.bañar a un perro

4. Una vez bien aclarado todo, es la hora de salir. Para ello, yo antes cierro la cortina para que Uma se sacuda y no me deje todo el baño (incluida a mí) mojado de arriba a abajo, extiendo las toallas en el suelo, y empieza la fiesta… No hay nada que le guste más a Uma que revolcarse en las toallas y aprovechar su venganza para romperlas a bocados… Yo le dejo, porque es la mejor forma de quemar esa ansiedad que ha ido acumulando, y de paso aprovechamos para jugar un poco y divertirnos.

bañar a un perro

5. El secado es muy importante porque lo peor que puedes hacer es dejar que el perro se quede húmedo. Esa humedad puede provocar que proliferen bacterias en su piel, de ahí que tengamos que recurrir a la pesadilla del secador. Es el peor momento para Uma, por eso, aprovecho para darle chuches cuando se tranquiliza y así se porta de lujo. Utiliza tus manos para sacudir el pelo del perro, de esta forma, aparte de secar mejor el pelo, también estás dándole un masaje y ayudará a que se porte mejor.

¿El resultado? Bueno, un poco de indignación por su parte, pero una gran satisfacción por la nuestra.

bañar a un perro

Y la pregunta del millón: ¿cada cuánto hay que bañar al perro? Los humanos somos muy exagerados y queremos a nuestros perros de punta en blanco, pero la verdad es que si es un perro que vive dentro de casa con bañarlo una vez al mes es más que suficiente, y si vive en el jardín, lo suyo es cada 15 días. Ahora bien, nosotros que vivimos cerca de la playa tenemos que bañar a Uma casi una vez a la semana porque no se puede aguantar la cantidad de arena que acumula en el cuerpo y la peste a alga que echa tras revolcarse en ellas.

Si Uma supiera asociar que tras un revuelque de algas viene un baño… me parece a mí que dejaría de revolcarse y de hacer la croqueta por la playa… Pero mientras… que disfrute.

¿Qué tal la experiencia del baño con tu perro?

 

¡Comparte!

2 comentarios en “Bañar a un perro: cómo, cada cuánto y qué tener en cuenta”

  1. pobre huma que linda ! dama es un belcro todo se le pega y contaste mente toca baño, menos mal que ya le toca pelado y dejara de ensuciarse !

    1. Sí! Uma igual! Se le pegan todos los pinchos del campo y es muy propensa a los nudos… Ni el cepillado ayuda, al final voy cortando nudos cuando los localizo… Un saludo guapa!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *