esterilización de perros

La esterilización de perros y por qué decidí esterilizar a Uma

Hay una controversia enorme con el tema de la esterilización de perros. Hay detractores que defienden que no se puede esterilizar a un perro porque le quitas un derecho natural y hay personas a favor como yo que que defendemos todas las ventajas que la esterilización ofrece.

Con el paso de los años ocurre algo fascinante: se aprende de los errores pasados. Y yo aprendí. Y en el tema que trato hoy aprendí muchísimo sobre los beneficios de la esterilización, tanto en perros como en perras. Mi primer perro fue una perrita que adopté cuando yo tenía solo 10 años. Por aquel entonces no tenía ni idea ni de que había que operar a los perros para evitar camadas no deseadas. Mi primera perra, Chispa, se quedó preñada en su primer celo. Nadie de mi familia sabía ni siquiera que estaba en celo, hasta que vimos cada día tras la puerta del jardín a diferentes perros intentando saltar la valla para “conquistarla”. Aunque ella siempre estaba dentro de la parcela, seguro que alguno logró conquistarla porque al cabo de dos meses, Chispa tuvo una camada de 6 cachorros de los cuales dos murieron, uno nos lo quedamos nosotros y el resto los dimos en adopción.

esterilización de perros

A partir de ese momento, mi madre tomó la decisión de proceder a inyectarle una vacuna anticonceptiva que debía darse cada 6 meses. Funcionó en el siguiente celo, pero al tercer celo la vacuna anticonceptiva no funcionó y Chispa volvió a tener una camada de cachorros. Tuvimos de nuevo que buscar hogar a 4 cachorros. Nos costó muchísimo encontrarles familia.

Tras Chispa, decidimos no adoptar más hembras, y vinieron tres perros más a casa machos. Pero ojo, que por ser machos no se acabaron ahí los problemas. Los dos primeros, se escapaban cada dos por tres de casa en busca del olor de hembras en celo. Había días en que ni aparecían por casa. Era imposible mantenerlos en casa y que no escaparan: la naturaleza es mucho más fuerte. Afortunadamente a uno nunca le pasó nada, pero el otro nunca mas volvió. No volvimos a saber de él. Eso nos destrozó. Por mucho cuidado que pusiéramos, los perros se escapaban y lo que no queríamos es tener a los perros atados a una cuerda toda la vida.

El tercer perro nunca mostró interés por ninguna hembra en toda su vida. Pero tenía el sentido de territorialidad tan marcado que no paraba de orinar todo el día. Teníamos todos los exteriores marcados con su orina porque, cuando pasaba alguien por la calle, marcaba. Si venía alguien a casa de visita y dejaba el bolso en el suelo: lo marcaba. Era tremendo.

Así que con la llegada de Uma lo tuve más claro que nunca: antes del primer celo la iba a esterilizar, así que a los 6 meses tomé la mejor decisión que he tomado, por muchas razones como evitar las escapadas de casa o el marcaje territorial, pero también por todos estos motivos:

  • Uma jamás tendrá que pasar por la revolución hormonal que supone cada celo. Hay perras que lo pasan fatal, tanto, que dejan de comer.
  • No me tendré que preocupar por si algún perro salta la valla para conquistarla con lo que conlleva.
  • Ahorraré en bragas sanitarias y preocupaciones.
  • La protegeré de enfermedades de transmisión sexual (sí, también existen en perros)
  • Evitaré que desarrolle diferentes tipos de cánceres como de mama o de útero.
  • Podré pasear con ella siempre sin preocuparme de que ningún perro la intente montar.
  • Evitaré que tenga problemas de embarazo psicológico.
  • Ayudaré a reducir la población de camadas indeseadas (¡la de perros que esperan una oportunidad en cada una de las centenares de protectores que hay en este país)

esterilización de perros

Creo que éstas son suficientes razones por las que esterilizar a un perro o perra. No solo les garantizamos una vida más tranquila sino que les garantizamos una mejor salud. Uma no necesita reproducirse. Hay que desterrar mitos: con la esterilización no le ha cambiado el carácter. Sigue siendo la perra gamberra que era cuando la esterilicé con 6 meses, y ahora tiene dos años y medio. Y tampoco  ha engordado (solo hace falta ver las fotos para ver lo delgada que está).

Comparando las situaciones de ambas perras, no tengo dudas de que esterilizar a Uma ha sido una de las mejores decisiones que he tomado.

¡Comparte!

8 thoughts to “La esterilización de perros y por qué decidí esterilizar a Uma”

  1. Opino lo mismo que tu nosotras cuando adoptamos adama decidimos esterilizarla, muchas personas nos decían que por que, dama podía traer cachorros y venderlos (ya que ella es perro de agua puro )… Y yo dije que no estaba a favor de la venta de cachorros y que no traería mas animalitos al mundo por que muchos necesitaban un hogar. nos recomendó el veterinario que esperáramos al primer celo cuando se le quitoa los 8 meses la esterilizamos ..no sin antes pasar 2 meses de celo en el que dama lo paso muy mal y sangraba muchisimo. Es lo mejor que hemos podido hacer y no me arrepiento ella es feliz puede disfrutar siempre de la calle y no tener miedo de que pueda sufrir.

    1. Bravo! Sí, la pena es que mucha gente pone de excusa que “la quiero hacer criar para que sea madre”, cuando en verdad lo que quieren es hacer negocio… Pero allá cada uno con su conciencia. Un abrazo!

      1. Pues si la mejor decisión que tomado a sido castrarla para mi dama no es un negocio es como mi hija y lo voy a hacer sufrir .Un Abrazo!

  2. Las decisiones que tomamos por nuestra comodidad, muchas veces no es lo mejor para los animales que tenemos. Lo que me cuesta entender es que un veterinario pueda castrar a una hembra sin ser adulta. Una perra que tiene su 1º celo no es una hembra adulta y eso influye en un correcto desarrollo en un hembra. Los celos de las hembras hay que entender las fase que tiene el celo, para de esta forma controlar su posible preñez. La hembra no acepta al macho hasta el 10 día que empieza en sangrado. El sangrado de una perra en celo se produce por el ensanchamiento del conducto cuando desciende el ovulo de la hembra. La hembra se puede quedar preñada entre el día 13 y hasta el día 19 cuando empieza el sangrado. Si tenemos en cuenta estos días nos va a ser mas fácil controlar a una hembra en celo.
    El que una hembra no coma estando en celo no es malo ni bueno es una cosa normal. Lo mismo que tampoco como el macho que la quiere cubrir.
    Los embarazos sicológicos no es más que una necesidad de la hembra de poder cuidar a los cachorros de otra hembra.
    Los perros son animales de manada y tienen muchos comportamientos de manada muy diluidos por la domesticación del perro.
    Cuando una hembra tiene cachorros el resto de hembras de una manada se preparan para poder cuidar a los cachorros, en caso de que la madre por x motivo no pueda alimentar a esos cachorros. Al tener embarazos sicológicos las hembras producen leche y podrían sacar adelante la nueva camada. Los animales de manada no cuidan de los individuos cuidan y hacen acciones para el bien de la manda no para el bien del individuo.

  3. También decidí esterilizar a Sky y lo hice a los 6 meses, por cuestiones de salud y para no sufrir ni ella ni nosotros cuando tuviera que retirarle a los cachorros que pudiera tener, ella se recupero muy rápido y no ha tenido ningún problema, es una perrita juguetona, alegre y muy cariñosa, sinceramente creo que ha sido una buena decisión para todos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *