momentos felices con Uma

Los 10 momentos más felices con Uma

A mí esto de los tops me encanta. En su día ya escribí un post sobre “Las 10 cosas que quizás no sabías de Uma“, pero también otros posts como “10 regalos originales para perros (y sus humanos)”, “10 imprescindibles para tu perro para el verano”, “10 razones por las que es mejor adoptar un perro que comprarlo”, “El 10 aniversario de Kiwoko“… Así que hoy me he decidido por escribir:

Los 10 momentos más felices con Uma

Como sabéis somos muy fans de Kiwoko y ahora que cumplen 10 años compartiendo amor por nuestros peludos, ¡qué mejor manera de celebrarlo que compartir con todos vosotros mis momentos de amor con Uma!.

 

momentos más felices con Uma

La verdad es que Uma es pura felicidad y es difícil quedarse con 10 momentos, pero si tengo que escoger, escojo estos:

  1. El primer momento fue cuando la conocimos. Supe que Uma sería la cachorra que quería porque ella nos escogió a nosotros. Uma era una cachorra de una camada indeseada y cuando fuimos a conocerla para elegir con qué perrita quedarnos (eran cuatro), ella fue la única que dejó de mamar para venir a mordernos las manos. ¡Ese día nos fuimos con mariposas en el estómago!
  2. El segundo momento fue cuando la adoptamos. Uma cumplió 45 días el día de Reyes, por eso fue como el mejor regalo de Reyes que tuvimos. Hacía un frío que pelaba, así que cuando fuimos a buscarla dormía plácidamente, la envolví en una manta y nos la llevamos a casa. Estuvo todo el trayecto durmiendo y nosotros con una sonrisa de oreja a oreja.
  3. Su primer ladrido. ¡Nunca lo olvidaremos! A las dos semanas de estar con nosotros, jugábamos con ella a pisarle las patas con nuestras manos y disfrutaba como ella sola. Hasta que llegó un momento en que del subidón del juego emitió su primer ladrido. ¡Fue superemocionante!
  4. Su buen despertar (a los 10 minutos). No es que tenga mal despertar los 10 primeros minutos pero es muy vaga. Mientras nosotros nos levantamos, ella sigue durmiendo y si no fueras a despertarla seguiría ahí con sus dulces sueños. El caso es que cada día nos hace una fiesta cuando ya se ha espabilado… El disparo de salida es la frase “Uma despierta que hay que ir a hacer pipí”, entonces se levanta pegando saltos para que no la cojas y la saques a la calle… Más de 5 minutos de juegos sobre la cama en la que si me pillas, ahora te salto encima, ahora te muerdo una mano… Eso es felicidad pura y si alguna vez te levantas de mal humor, Uma te lo cambia enseguida.
  5. Su momento “robo de calcetín”. Sí, porque siempre encuentra un momento en el día en que te despistas para robarte un calcetín. Ya sea del cesto de ropa sucia, porque se te ha olvidado dentro de la zapatilla o porque ella se las ingenia para encontrarlos. El caso es que es su juego favorito. Y ella se encarga de que te enteres. O bien no aparece durante un buen rato para que la pilles in fraganti o bien aparece ante ti con el calcetín en boca. Entonces, empieza la carrera tras ella, las broncas de guasa,… Ella se lo pasa bomba con la adrenalina por las nubes y nosotros disfrutamos de verla tan feliz.
  6. Sus arranques “quiero mimos”. Puedes estar trabajando, sentada viendo la televisión o tumbada leyendo el libro que se sienta ante ti y con su pata te golpea la mano para que le acaricies. La miras rollo ahora no, pero luego te mira con esos ojos tan expresivos que tienes que dejar de hacer lo que hagas para acariciarla durante un (buen) rato.
  7. La hora de la siesta. Es uno de mis momentos favoritos. Yo no hago siesta pero ella sí. Mi momento siesta es cuando me pongo a ver un capítulo de Netflix después de comer y me tumbo en el sofá un rato, entonces Uma, sube y se enrosca como un buñuelo sobre mis piernas. En verano no es que sea muy cómodo pero en invierno se agradece mucho… Sea como sea, me encanta ese momento.
  8. La visita a la playa. Solemos ir a la playa muy a menudo, sobre todo en invierno. Sí, nosotros al revés del mundo. Porque en invierno las playas están vacías y podemos acceder sin problemas. Es de mis momentos favoritos porque es cuando Uma alcanza el summum de la felicidad. Es tocar la arena y arrancarse a correr a mil por hora sin dirección… y nosotros detrás. Y a ella le encanta y a nosotros también de verla tan feliz.
  9. Momento quiero jugar. No hay cosa que me haga más gracia que cuando tiene ganas de jugar y tú no puedes. Porque empieza a traerte un juguete… Luego otro… Luego otro más, no sea que los otros no te gusten. Y, claro, acabas rodeada de juguetes y jugando con ella. ¿Quién puede resistirse?
  10. Su mirada. Uma tiene una mirada muy particular. Siempre he tenido perros y nunca había tenido uno como Uma, que tuviera una mirada tan humana. A veces, se planta delante y me mira fijamente a los ojos y no puedo evitar oxitocinar. ¡Me la como!

Y es que como dicen “la felicidad es la suma de pequeños momentos” y, sin duda, Uma nos aporta diariamente montones de pequeños momentos de felicidad.

Y, hablando de felicidad, volvemos con Kiwoko, que como os he comentado anteriormente ha cumplido 10 años y para celebrarlo con todos nosotros tiene un montón de sorteos únicos: 1 año de comida gratis, 10 viajes en un hotel Pet Friendly, 10 tratamientos de belleza, 10 planes de salud anual… ¡y muchas sorpresas más! Puedes participar en la web o en la tienda física solo tienes que ser socio del mundo Kiwoko y entrarás en el sorteo con cualquier compra que realices del 23 de octubre hasta el 12 de noviembre de 2017.

¡No te lo pierdas! Porque puede que algunos de esos momentos de felicidad ¡te los traiga Kiwoko!

Por cierto, tenéis que ver el último anuncio de Kiwoko “Kontigo me siento feliz“, el primer anuncio por y para los animals lovers que refleja el amor que sentimos por nuestros peludos.

Y tu, ¿con qué momento de felicidad te quedas con tu peludo?

 

¡Comparte!

6 comentarios en “Los 10 momentos más felices con Uma”

  1. buenos días familia:
    como me han gustado esos momentos de felicidad con Uma y es que, al final te das cuenta, que la felicidad mas placentera y duradera se basa en esos pequeños momentos que recordamos con una sonrisa… Me he imaginado cada uno de los puntos y no podía evitar sonreír e emocionarme…
    Si tengo que hablar de la felicidad con Logan… hay tanto momentos…
    El primero seria el día que fui a buscarlo para adoptarlo. Por aquel entonces tenía a mi querido huron Gus y para poder llevarme a Logan tenían que aceptarse los dos. Logan tenía 5 meses y fue amor a primera vista, vino corriendo hacia mi, le doy un lametón al hurón y se fue a saludar al resto jeje. Me fui con él en ese mismo momento y Logan no miró ni una sola vez hacia atrás. Los dos nos habíamos encontrado.
    Momento juegos: Logan y Gus se hicieron inseparables hasta tal punto que no podían estar separados. Los juegos entre ellos eran divertidísimos. Gus, habilidoso en esconderse, siempre le tomaba el pelo a Logan. Jugaban a saltar encima de la cama, a morderse con mucho cuidado, a correr por el pasillo, … como anécdota… un dia llego a casa después de trabajar y encuentro a Gus durmiendo en el sofá, cosa rara porque tenia su cama en el armario de mi habitación, al cual tuve que poner una cuerda a la puerta corredera porque Logan se comia la comida de Gus. Así que nada, Logan no estaba en el piso!!! Hasta que escuché un ruido y bingo: Logan se había quedado encerrado en el armario jajaja. Aun recuerdo su cara cuando abrí la puerta..
    Otro momento es cuando íbamos a comprar juguetes. Siempre era la misma tienda ( una de chinos que estaba muy bien) y Logan ya sabia donde estaban. Se plantaba delante y elegía juguete. Evidentemente ya salía de la tienda con el juguete en la boca. Un dia, llegamos a la tienda, Logan corriendo hacia los juguetes y sorpresa! no estaban!!! vino la chica y me dice, están al final del pasillo. Logan vamos, que están en otro sitio. No estaba muy convencido pero cedió y me acompañó. Alegria en cuanto descubrió donde estaban. Eso si, solo necesitó una vez para saber donde estaban.
    Otro momento de felicidad es cuando los viernes vamos a casa de mis padres a la montaña. Y Logan lo sabe. Su cara cuando ve a su primo Zeus ( adoptado hace pocos meses) es de felicidad pura. Sus paseos por todo el jardín a sus anchas, sus juegos con la pelota… todo todo es máxima felicidad
    hay tantos momentos que cada uno de ellos es único e inolvidable… su manera de pedir las cosas, ya sea comida, mimos, un juguete…. se pone delante tuyo y te da con su patita en la pierna para que le hagas caso … es tan mono!! me derrito
    Y es que su felicidad es mi felicidad y esos momentos son impagables 🙂
    un abrazo, lametones y feliz lunes
    Celeste y Logan

    1. ¡Qué bien lo has resumido! Su felicidad es mi felicidad… ¡Exacto!
      Por favor, cómo me hubiera gustado ver ese duo Gus-Logan… ¡Qué parejón más original!
      ¡Como digo, son las chispa de nuestra vida!
      Un fuerte abrazo!!!!

  2. no sabes cuando me alegro que tengas a Uma y sea tan especial, me ha gustado mucho leer como os hace felices en todas sus etapas, los perros son seres unicos que han sido creados para hacernos felices, yo quiero a Lya con locura y no se que pasara cuando ella se vaya, tiene ya 10 años y se hace mayor, muchos allegados se les han ido sus peludos con la misma edad y todos con cancer, espero que no le pase a Lya y este conmigo por mucho tiempo mas, no quiero pensar que se tenga que ir ya que no concibo mi vida sin ella, dale muchos besos a Uma de nuestra parte y un abrazo fuerte para ti, eres un encanto 🙂

  3. Me ha encantado leerte porque comparto muchos de esos momentos con mis tres peludines. La cantidad de veces que solo con mirarles me hacen reir, eso no tiene precio. Las veces que vuelvo a casa de trabajar y me reciben a saltos y con algun trofeo en su boca, como enseñandome con lo que han estado jugando mientras yo no estaba…. Esos rabitos agitándose con el culillo en pompa pidiendo jugar… todo eso no tiene precio. Muchos achuchones a Uma y que se nos críen con salud que es lo que importa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *