cómo el perro llama la atención

¿Cómo saber que tu perro te está llamando la atención?

Que perros y humanos nos entendemos lo tenemos claro, algunos se comunican mejor que otros y al final te das cuenta de que hay una serie de conductas que se repiten que son, básicamente, para llamar tu atención.

Con Uma tenemos una comunicación fluida y muy clara: nos entendemos a la perfección. Sé cuándo quiere algo porque sabe cómo hacérmelo entender: por ladridos, lloros, con la mirada, etc. y se las ingenia para decirme lo que realmente quiere. Yo tan solo me tengo que limitar a mirarle y hacerle la pregunta adecuada.

Es como cuando un día me sorprendió con un ladrido muy concreto y luego gimiendo. No sabía qué le pasaba. Así que la seguí y me llevó a una de las estancias con un ladrido seco. Y esto es lo que quiso comunicarme:


¿Cómo el perro llama tu atención?

Uma llama la atención por varias cosas pero principalmente lo hace cuando:

  • Quiere jugar. Cuando quiere jugar suele traerme un juguete. Normalmente, solemos hacerle caso y le dedicamos un rato de nuestro tiempo a jugar con ella, sin embargo, hay veces que no podemos. ¿Qué hace para llamar la atención? Va trayendo de uno en uno todos los juguetes: primero empieza con su calcetín que es su favorito, si no hacemos caso, va a por la pelota y por último va trayendo cientos de peluches y muñecos hasta dejar el cajón prácticamente vacío. Cuando te das cuenta, no puedes andar porque estás literalmente rodeada por ellos.

cómo llama la atención un perro

  • Quiere ser el centro de atención. Suele pasar cuando hay invitados en casa o viene alguna visita. Como ella no es el centro de atención y lo sabe, lo que hace es ir a buscar el juguete con el pitido más estridente. Entonces, se acerca al invitado y le muestra su juguete. Si éste no le hace caso, empieza con el martilleo: coge el juguete entre los dientes y no para de morderlo con el consecuente y repetido pitido muy molesto, por cierto. Al principio, nos reímos porque hace gracia, pero llega un momento en que querrías prenderle fuego al muñeco y tirarlo por la ventana. Y claro, ella consigue su objetivo: que vayamos tras de ella a quitarle el muñeco.
  • Quiere chuches. Aquí sabe comunicarlo como nadie. Si quiere chuches, se acerca, se pone a dos patas y se apoya en tu pierna mirándote a lo ojos insistentemente. Entonces, te pone nerviosa tener a una perra mirándote sin quitarte la mirada. Cuando haces contacto visual, primero mueve la cola. Le preguntas, ¿qué quieres? Y entonces, de un salto empieza a dirigirse donde quiere que le sigas. Vas tras ella y, asegurándose de que la sigues porque no para de girarse para efectivamente cerciorarse de ello, se dirige a la cómoda de las chuches, entonces se sienta ante ella y te mira primero a ti y luego a la cómoda. Así varias veces. Hasta que le preguntas: ¿quieres chuches? Y un ladrido basta para decir que sí.
  • Quiere salir a pasear. Cuando Uma quiere salir de paseo utiliza prácticamente la misma táctica que la de las chuches, solo que en vez de ir a la cómoda de las chuches, se dirige donde está colgada la correa y procede a mirarme a mí y luego a la correa de forma repetida hasta que le digo si sí o si no procedemos a salir.
  • Quiere comer. Cuando quiere comer, la comunicación es clara: utiliza su lengua. Se acerca a mí, se pone a dos patas, se apoya en mi pierna y cuándo le pregunto qué quiere, se relame varias veces. Entonces solo tengo que preguntar: ¿comer? Y un ladrido mientras corre hacia el comedero basta para confirmarlo.
  • Quiere mimos. Uma es muy intensa en este sentido. Le gustan demasiado los mimos y los exige. ¿Cómo? Se sienta a tu lado y con su pata te “araña” la mano hasta que consigue su objetivo. Algunas veces utiliza el lamido para pedir mimos, pero lo usa con gente con la que no tiene confianza, porque sabe que a nosotros no nos gusta que nos lama.

  • Quiere quemar energía. Cuando hay días en que hemos estado muy ocupados y no le hemos dedicado el suficiente tiempo a jugar, acariciar o pasear empieza a deambular y dar vueltas por casa y a ladrar más de lo normal o subirse a la cama a dar vueltas como poseída por el demonio. Es una forma muy clara de comunicarnos que tiene mucha energía y que necesita quemarla, así que si alguna vez nos pasa, cuando nos lo comunica solemos cortar con lo que estamos haciendo para dedicarnos a su paseo o juegos, de intensidad alta, para que queme energía.

Estas son las principales formas que utiliza Uma para comunicarse. Pero, otros perros tienen la suya propia. Puede que muchas de estas conductas las compartan con Uma, pero hay muchas más que por ahora Uma no suele usar como son el llanto o los gemidos para pedir algo o quejarse de algún dolor, del tembleque cuando quieren manifestar que tienen miedo o se sienten inseguros, del gruñido cuando no están jugando (comen o duermen) y quieren que les dejen en paz, dar vueltas a por su cola de forma continua es claramente una señal de ansiedad, no parar de ladrar, etc.

La comunicación es fundamental para el buen entendimiento entre perro y humano. Cuanto más vínculo tengamos con el perro, mejor será la comunicación. Utilizar palabras cortas y claras ayudará a ello. Para comunicarse no hace falta frases largas, simplemente palabras concretas que el perro memorice, un perro es capaz de memorizar hasta 160 palabras (200 para perros muy inteligentes). E, incluso, ni siquiera hacen falta las palabras. Con gestos faciales y ademanes puedes comunicarte perfectamente, es lo que sucede con perros sordos: entienden a su humano por la comunicación no verbal. Y, viceversa, observa bien a tu perro y atiende a su comunicación no verbal con el movimiento de orejas, cola, etc.

Y tú, ¿tienes una comunicación fluida con tu perro?

 

¡Comparte!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *