Vaginitis en perras: nuestra experiencia con Uma

Hace dos semanas, vimos cómo Uma se intentaba lamer con asiduidad su vagina. Cuando observamos qué podía ser, vimos que tenía la vagina muy colorada, cuando normalmente era toda blanca, así que decidimos acudir al veterinario. El diagnóstico: vaginitis. Ya sabéis que con la salud del perro no se juega.

En la consulta nos preguntó qué observamos de la perra: cada cuánto se lamía, si hacía pipí muy seguido y poca cantidad o hacía pipí con normalidad, si observamos que supurara pus, etc. A continuación observó la vagina, tanto por fuera como por dentro.

vaginitis en perras

Lo único que observamos nosotros es que se lamía muy de de vez en cuando pero con insistencia y que la vagina en vez de blanca estaba colorada. La veterinaria nos explicó que no veía que fuera una infección muy importante, pero igualmente le iba a hacer una citología para tomar muestras de las bacterias y hacer un cultivo. A los 5 minutos el cultivo dio positivo en infección, pero al no ser muy agresiva, no nos dio antibióticos. Nos recetó 10 comprimidos de Therios para combatir la infección bacteriana, 3 comprimidos de Prednisolona que no es más que cortisona y Vetericyn, que es un spray para duchas vaginales, de forma que la zona quede limpia.

Pero, para saber más sobre la vaginitis en perros, acudimos a la ayuda de nuestro amigo Adrián de Nuestro Fiel Amigo, experto en salud animal y esto es lo que nos contó sobre la vaginitis en perras:

¿Qué es la vaginitis en perras?
La vaginitis como su propia palabra indica se refiere a una inflamación de la vagina o vestíbulo vaginal. Se puede dar indiferentemente de si la perra está ovariohisterectomizada (esterilizada) como Uma o no.

¿Qué causa la vaginitis en perras?
En la vagina de la perra, existe una flora bacteriana permanente, pero debido a algunos factores externos, la flora normal de esa zona se puede descontrolar dando lugar a este problema. Algunas causas pueden ser:

  • Periodos de estrés.
  • Entrada microorganismos desde el exterior (bacterias, hongos…)
  • Traumatismos.
  • Neoplasias.
  • Antibióticos.

Por tanto, en muchas ocasiones la vaginitis es un síntoma o enfermedad secundaria a un problema primario que no estamos viendo.

¿Qué notaremos en la perra?

  • Se lame la zona genital en exceso.
  • Puede haber descarga vaginal (mucosa purulenta, sanguinolenta o una combinación de ambas).
  • La podemos notar más apática.
  • Incluso puede presentar un poco de fiebre en función de las dimensiones de la infección.

¿Cómo se soluciona?
Puesto que la vaginitis suele ser un problema secundario, el veterinario debe averiguar cuál es la causa primaria que está causando este problema y de esta manera también solucionar la vaginitis.
Para detectarla se realizará un cultivo vaginal específico ya que, como os he comentado anteriormente, el problema es que en la vagina existe una serie de flora bacteriana residente.
El tratamiento (a elección del veterinario según gravedad y animal) suele ser antibiótico durante unos 10-15 días o la aplicación de duchas vaginales (esto último suele desarrollar menos resistencias bacterianas).

vaginitis en perras

En fin, espero que este artículo os haya ayudado a identificar la vaginitis en caso de que vuestra perra la sufra alguna vez en su vida, y que acudáis al veterinario lo antes posible para poder ofrecer a nuestros peludos la mejor calidad de vida posible.

¡Comparte!

2 comentarios en “Vaginitis en perras: nuestra experiencia con Uma”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *