Consejos para tener un cachorro en casa

Adoptar a un cachorro es una experiencia muy bonita y maravillosa.

Sin embargo, muchas familias olvidan tomar en cuenta lo difícil que puede ser, sobre todo los primeros días de su llegada a casa.

Recibir un cachorro en casa es una gran alegría para toda la familia, pero es importante que el cachorro se sienta bien, cómodo y que se puedan cubrir todas sus necesidades básicas.

¿Qué se debe comprar antes de la llegada de un cachorro a casa?

  • Casas para perros:

Aunque se trata de un cachorro, es importante que cuente con su propio espacio dentro de la casa.

casas para perros

Por lo tanto, será importante tener una casa para perros, donde el perro pueda sentirse seguro y dormir tranquilo. Encontrar casas para perros a buen precio no es difícil, pero sí muy necesaria.

¿Por qué una casa? Porque el cachorro se sentirá más protegido y seguro que sobre una manta. Una casa, para un cachorro, es una guarida perfecta.

  • Comedero y bebedero:

Un cachorro necesita también su propio espacio para comer y beber.

Se recomienda adquirir el bebedero y el comedero de un material resistente, así como acero inoxidable.

Además, será muy sencillo limpiarlos para mantener su correcta higiene después de cada comida. 

Otra recomendación, es que sean de cerámica con base pesada para evitar que lo volteen.

Los cachorros son muy juguetones, y si no se les compra de un material resistente, se convertirán en sus juguetes.

  • Sus propios juguetes y algo para masticar:

Un cachorro disfruta mucho de jugar, correr y morder, por lo que necesitan tener sus propios juguetes para divertirse.

De esa manera, se evita que tome objetos como calcetines o zapatos para tal fin. 

Los cachorros, mientras salen sus dientes, van a querer masticar todo.

El adoptante debe asegurarse de que el cachorro no solo tenga sus juguetes, sino algo para masticar.

Es importante que no sea algo tóxico, que no sean tan duros ni pequeños y que puedan usarlos por mucho tiempo. 

  • Productos para la higiene general del cachorro:

Los cachorros deben bañarse a partir de los tres meses de vida, pero sin importar la edad del cachorro, tener todos los productos que se necesitarán para su higiene es importante. 

Es necesario tener: peine o cepillo según su tipo de piel y pelaje, cortaúñas, tijera para uñas y, por supuesto, un champú para perros. 

  • Comida del cachorro:

Cuando un cachorro llega a su nuevo hogar, todo es nuevo para él, es un cambio total.

Algo importante que se debería tomar en cuenta es que, al principio, el perro coma en el mismo comedero que ha estado comiendo antes de su llegada a casa, así se sentirá más cómodo y tranquilo.

También darle el mismo alimento. 

Con el paso de los días, se pueden ir haciendo los cambios del nuevo comedero y la nueva comida. 

Puede que al principio el cachorro ponga un poco de resistencia, sobre todo al nuevo alimento.

Para ello, una recomendación, es ir poco a poco mezclando la comida de siempre con la nueva, hasta dejar solo la nueva. 

Nota: Los cachorros, desde las ocho semanas de vida, pueden iniciar a comer alimentos sólidos pero, poco a poco, para no afectar su sistema digestivo.

  • Collar y correa:

Para poder salir a pasear con el cachorro, es necesario tener su collar y su correa, pero ya sabes que se debe tener mucho cuidado si no tiene todas las vacunas puestas.

Tener el collar y la correa, aunque aún no tenga la vacunación, hará que el perro se acostumbre poco a poco a su uso.

Es un tiempo perfecto para familiarizar al perro a llevar puesto un collar y caminar con la correa, practicando dentro de casa y fuera de ella, mientras socializa con otros cachorros o perros sanos. 

Muchas dudas de los adoptantes es saber cuál collar comprar. Se recomiendan los collares de nylon ajustables o suaves, debido a que crecen con el cachorro, son cómodos y seguros. 

El collar no debe ir muy ajustado. Si se le coloca el collar al momento del paseo, será fácil darse cuenta si necesita ajustarse mejor o no, pero si el perro lo lleva puesto en todo momento, es necesario con frecuencia revisarlo. Los cachorros crecen súper rápido. 

Nota: Aunque el cachorro aún no tenga sus vacunas, se recomienda salir con él en brazos de vez en cuando, para que se vaya acostumbrando a olores diferentes, ruidos, personas y otros animales. 

  • Su propia cama: 

El cachorro también va a necesitar una cama. Debe ser una cama cómoda y de acuerdo al tamaño del perro.

¿Lo mejor? Una casa/guarida acolchada dond se sienta seguro y protegido.

 Si es un perro de raza grande, el adoptante podría verse tentado a comprar una cama grande para que la tenga por muchos años, pero así, el cachorro podría sentirse desprotegido.

Un cachorro necesita un espacio caliente y acogedor, donde se sienta seguro. 

El cachorro ha llegado a casa, ¿qué hacer?

Una vez que se tiene todo lo que se necesita, es momento de recibir al cachorro en la casa, pero ¿qué hacer en ese momento?

  • Dejarlo olfatear

Cuando el perro llegue a la nueva casa, lo más normal es que llegue olfateando todo lo que le rodea.

El adoptante deberá permitir que olfatee todo lo que quiera, pero bajo supervisión.

Podría meterse en algún lugar pequeño o acercarse a algo que podría lastimarlo y por eso es importante estar pendiente y no dejarlo solo en su exploración. 

  • Socialización con otros perros y personas

Cuando el perro tenga ya todas sus vacunas, será el momento de salir a la calle sin necesidad de ver con quién socializa. 

Si en casa hay otro perro, es importante que se conozcan desde el primer momento en que el nuevo llega, siempre bajo supervisión y poco a poco, sin forzar el acercamiento. 

cuidados de un cachorro
  • Darle su propio espacio 

Cuando el cachorro llega, ya debe tener su propia cama, pero también el lugar donde estará la cama y también el lugar para comer.

De igual manera, es recomendable tener sus juguetes en ese mismo espacio, para que el cachorro lo asocie con algo agradable y también divertido. 

El cachorro, lo más seguro, es que haya estado con su madre hasta el momento de llegar a los brazos de su adoptante, por eso, aunque tenga su propio espacio alegre, feliz y tranquilo, puede costarle la adaptación.

Por tal motivo, el adoptante debe tener paciencia y mucho amor. 

El cachorro debe estar cómodo y eso se logra estando un poco junto a él al momento de dormir, mientras se acostumbra.

También que tenga una cobija cómoda y calientica. 

Nota: Es importante no sobrecargarlo de caricias que, en vez de ayudarlo en su adaptación, lo podrían hacer sentir abrumado.

El cachorro se acercará cuando quiera. 

  • Espacio para sus necesidades

Como hemos mencionado, el cachorro no puede salir sin sus vacunas, por lo que necesitará tener un espacio para poder hacer sus necesidades. Indudablemente, ese espacio debe limpiarse todos los días. 

Sin embargo, no basta con tener el lugar, sino enseñarle a usarlo.

Para ayudarlo en el aprendizaje, se recomienda que cuando haga sus necesidades, con un periódico, trasladar lo que haga al sitio que se implementó para tal fin.

Así el perro podrá olfatear y asociará.  

Es necesario limpiar muy bien el lugar para que el perro no vuelva a hacerlo ahí. Si no se elimina bien su olor, volverá. 

  • Cuidado y atención

Al ser un cachorro, puede sentirse asustado o solo, de ser así, el adoptante debe estar ahí para darle atención.

De esa manera poco a poco se va creando el vínculo afectivo entre ambos. 

Después que se adapte, el adoptante podrá ir enseñándole las normas de convivencia, pero al principio, necesitan atención y evitar los malos momentos o experiencias; para una adaptación rápida y feliz. 

Cuidados básicos e importantes con un cachorro en casa

Los cachorros no conocen los peligros, mientras se adapta a su nuevo hogar, aprende, y crece un poco más, el adoptante no debe dejar lo solo y cuidarlo mucho.

  • Evitar dejar cables a su alcance.
  • Alejar objetos de vidrio por donde acostumbre a jugar o brincar el cachorro.
  • No dejar objetos peligrosos como agujas o tijeras en algún lugar que el perro pueda alcanzar.
  • Colocar en un lugar alto y apartado los productos de limpieza del hogar. 
  • Alejar objetos pequeños. 
  • Sí en su nueva casa hay escaleras, tomar la precaución de colocar una protección mientras el perro crece y aprende a bajar y subir sin ningún peligro. 

Otros cuidados importantes, son:

  • Visita al veterinario:

La visita con el médico, no sólo para cuidar su salud en general, sino para programar su vacunación. 

Es importante también gestionar el tratamiento para los parásitos internos y externos, cuando el veterinario lo indique. 

  • Colocarle el chip:

Todos los perros deben llevar un chip con toda su identificación.

Eso se hace con el veterinario, tras la vacuna de la rabia. 

La colocación del chip es algo súper rápido y el perro no siente ningún dolor.

Sin duda, es importante, en caso de que el perro se extravíe. El chip se coloca a partir de los dos meses de edad. 

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.