Hipertensión pulmonar en perros: el caso de Uma

por admin

La hipertensión pulmonar en perros es una enfermedad silenciosa en sus inicios y complicada de diagnosticar, por eso es tan importante conocerla antes de que sea demasiado tarde.

En el caso de Uma, se diagnosticó por sorpresa en una ecografía del corazón (ecocardiografía) cuando en una revisión le escucharon un soplo al corazón.

Si bien nosotros fuimos al especialista en cardiología veterinaria para el soplo del corazón y muy preocupados por este órgano, nos sorprendió con algo peor: la hipertensión pulmonar.

Nos pusimos en marcha para conocer más sobre esta enfermedad que ya nos dijo el veterinario que era grave, pero que era común en perros pequeños de menos de 15 kilos de peso.

Como aquí en Andorra no tenían todos los recursos para hacerle pruebas, contactamos con el mejor hospital de España: el hospital veterinario de Bellaterra.

Allí tienen más de 40 especialistas, por lo que pedimos que le hicieran a Uma absolutamente todas las pruebas para conocer la causa que le provocaba la hipertensión pulmonar.

Si bien, una de las causas es el soplo al corazón, el de Uma era tan leve que no era la causa de su hipertensión.

Por tanto, antes de explicaros las conclusiones, vamos a conocer realmente qué es la hipertensión pulmonar en perros y en qué afecta a su calidad de vida.

¿Qué es la hipertensión pulmonar en perros?

La hipertensión pulmonar en perros consiste en el aumento de la presión arterial que llega a afectar los pulmones.

Ésta estrecha los diminutos vasos sanguíneos llegando incluso a bloquearlos.

Si eso ocurre, se dificulta la circulación de la sangre, haciendo que el corazón del perro se debilite o llegue a fallar completamente.

Este aumento corresponde a la presión sistólica en la arteria pulmonar y se caracteriza por superar la presión de 30 milímetros de mercurio, la cual puede determinarse a través de la realización de una ecocardiografía.

Las principales causas del aumento de la presión se deben al aumento del flujo sanguíneo hacia los pulmones, el cual sobrecarga las arterias, así como un aumento de la resistencia vascular pulmonar (mejor conocida como RVP) y el aumento de la presión pulmonar venosa.

Sin embargo, hoy en día también se consideran los factores y predisposiciones genéticas que favorecen su desarrollo.

¿Cómo saber si un perro tiene hipertensión pulmonar? 

Los adoptantes tienen que observar mucho a sus mascotas para lograr detectar ciertos síntomas que son evidentes.

En ese sentido, deben tener en cuenta algunos signos que pueden manifestarse y demostrar que el perro podría estar sufriéndola.

Los principales síntomas de hipertensión pulmonar en perros que pueden notarse son los siguientes:

  • Tiene tos.
  • Dificultad o incapacidad para ejercitarse como normalmente lo hace.
  • Dificultad respiratoria conocida como disnea. Esta inicialmente se presenta solo cuando el perro hace algún tipo de esfuerzo, pero a medida que se agrava la patología, se verá estando tranquilo o de reposo.
  • Coloración azulada o cianosis de las mucosas.
  • Pérdida de consciencia o desmayos repentinos y breves llamados síncopes, seguidos por una inmediata recuperación súbita. Generalmente se manifiestan tras exaltarse o de algún esfuerzo repentino pero intenso.
  • El perro puede llegar a presentar distensión abdominal, yugular, pulso yugular y derrame pleural asociado a la insuficiencia congestiva derecha.

Otros síntomas clínicos que el perro puede manifestar, son: 

  • Insuficiencia congestiva de tipo cardíaco.
  • Respiración muy acelerada, que supera los valores normales o tambien llamada, taquipnea. No se trata de jadeos, debido a que estos son con la boca abierta, en cambio la taquipnea es con la boca cerrada. 
  • Debilidad en general.
  • Ascitis, presencia de líquido en el abdomen. 

¿Cuáles son las razas más propensas a la hipertensión pulmonar?

Esta afección suele ser más común en perros que están en edad adulta y que son de razas pequeñas, más aún si hay una enfermedad degenerativa de la válvula mitral

hipertensión pulmonar en perros
Uma es una perra mestiza

Entre las razas que tienen mayor tendencia a desarrollar este tipo de afección se encuentran las siguientes: 

  • Pinscher
  • Chihuahuas
  • Cocker Spaniel
  • Caniches
  • Schnauzer
  • Bulldog 
  • Akita

Causas de la hipertensión pulmonar en perros 

El desarrollo de hipertensión pulmonar en perros puede tener diversas causas externas como las siguientes.

  • Presencia del gusano del corazón, una enfermedad muy grave que es ocasionada por Dirofilaria immitis, una lombriz parasítica. Esta no solo ocasiona enfermedad pulmonar, sino que afecta a otros órganos, insuficiencia cardiaca y, en casos extremos, el perro puede morir. 
  • Inflamación de los bronquios, es decir, bronquitis.
  • Obesidad
  • Desarrollo de algún tipo de cáncer
  • Problemas suprarrenales
  • Infecciones pulmonares
  • Nefropatía
  • Pancreatitis 
  • Encontrarse a grandes alturas
  • La obstrucción de los vasos sanguíneos

Nota: Es muy importante recalcar que solo el médico veterinario es el único especialista profesional calificado para determinar las causas de la hipertensión pulmonar en tu perro.

Nunca debes automedicar a tu perro porque, en vez de ayudarlo, podrías empeorar su situación. 

¿Cuáles son las variantes de la hipertensión pulmonar?

Existen dos variantes de la hipertensión pulmonar en perros :una denominada primaria y la otra secundaria.

La hipertensión pulmonar primaria o idiopática es la que no hay causa que la provoque.

La secundaria, es la que se manifiesta como complicación derivada de otras enfermedades preexistentes.

Este tipo de hipertensión pulmonar es la que suele ser más frecuentemente diagnosticada.

Este segundo tipo se clasifica en tres grupos diferentes de acuerdo a su etiología:

  • Hipercinética: se diagnostica cuando hay un aumento significativo del flujo sanguíneo hacia el pulmón, sobre todo, cuando existen malformaciones vasculares que permiten el paso de sangre desde el ventrículo izquierdo al ventrículo derecho del corazón del perro.
  • Pasiva: se presenta cuando ocurre una insuficiencia cardíaca del lado izquierdo del corazón, generando dificultad en el drenaje de las venas del pulmón.
  • Angioclusiva: sucede cuando aumenta la resistencia al flujo de sangre del pulmón. Es la variante que se presenta con mayor frecuencia y también la más grave. Si esta afección no es tratada adecuadamente y a tiempo, puede derivar en la muerte.

¿Qué es la circulación general y la circulación pulmonar?

Es importante conocer cómo funciona el sistema cardiovascular y pulmonar para poder tener una mejor comprensión de cómo tratar y prevenir la hipertensión pulmonar en los perros.  

La principal función de la circulación sanguínea es transportar el oxígeno necesario a todas las células del cuerpo y devolver a los pulmones la sangre para que reciba más moléculas de oxígeno, siendo así reoxigenada.

El motor principal del sistema es el corazón, por lo que venas y arterias parten y llegan a él, pasando por el ventrículo izquierdo y el derecho, los cuales contienen cada uno dos cámaras llamadas aurículas y ventrículos.

En la aurícula izquierda llega la sangre con oxígeno proveniente de los pulmones que pasa luego al ventrículo desde donde es bombeada al resto del cuerpo.

En cuanto a la aurícula derecha, esta recibe la sangre que ya ha dejado su carga de oxígeno y regresa al corazón para pasar al ventrículo derecho.

Luego, desde ahí regresa a los pulmones para recargarse de oxígeno.

Tratamiento de la hipertensión pulmonar en perros

Cuando el perro ha desarrollado una insuficiencia respiratoria grave, el veterinario debe administrarle oxigenoterapia para aumentar el oxígeno en la sangre.

Esto debe hacerse junto con otros medicamentos dedicados a expandir y ensanchar el canal respiratorio, con el fin de una mayor circulación de aire.

Hay medicamentos que ayudan a drenar los líquidos que se acumulan en los pulmones.

Una vez que el médico veterinario controla la situación se pueden seguir las siguientes recomendaciones:

  • Mantener un ambiente tranquilo al volver a casa.
  • Evitar que el perro haga esfuerzos físicos.
  • Se debe evitar exponerlos a fríos o calores extremos y aire muy seco.
  • Hay que evitar que se expongan a grandes altitudes ni a humos. Nosotros lo tenemos muy complicado viviendo en Andorra…
  • Según sea el caso de tu perro, el veterinario podría recetar una dieta baja en sodio al mismo tiempo que se reduce su actividad física.

Si se logra diagnosticar las causas de la insuficiencia como infecciones, el veterinario prescribirá los antibióticos adecuados y algún otro medicamento que aplique.

Hay casos que requieren cirugía, como, por ejemplo, la presencia de gusano del corazón o cáncer.

Se deben realizar exámenes periódicos para mantener el control y seguimiento de la presión arterial para asegurarse que el sistema funcione sin complicaciones.

El daño derivado de esta afección puede llegar a afectar los tejidos de corazón y pulmones.

Y si eso ocurre, los daños son irreversibles y de ser la situación de tu mascota, el tratamiento irá dirigido a la comodidad del perro más que a su cura.

¿Cómo se diagnostica la hipertensión pulmonar en perros?

Existen diversas formas de diagnosticar la presencia de hipertensión pulmonar en los perros.

Por supuesto, siempre debe ser con un médico veterinario. 

Las maneras de diagnosticar, son: 

Historia clínica y exploración física del perro

El médico deberá realizar un seguimiento de la historia clínica y anamnesis, en la que observará los síntomas que presenta el perro según ciertos parámetros, como intolerancia al ejercicio físico, tos, disnea y síncopes.

A través de una exploración física del perro, el médico experto podrá observar si existe distención abdominal o si hay disnea mientras se encuentra en estado de reposo.

Si el veterinario hace una auscultación, se pueden detectar los llamados soplos al corazón.

Fue en una revisión donde a Uma se le detectó el soplo al corazón mientras la auscultaban.

Radiografías

A través de la realización de radiografías de la caja torácica el médico apreciará dilataciones de las aurículas y ventrículos del lado derecho del corazón, el tronco pulmonar y las arterias.

De igual manera, será posible observar las patologías primarias que la originan.

En efecto, ese mismo día le hicieron una radiografía y pudieron observar claramente que el corazón tenía una dilatación derivada del soplo.

En esta radiografía se ve claramente la dilatación (la zona del corazón más transparente).

Análisis de sangre

Por medio de análisis de laboratorio se detectan los casos de dirofilariosis y angiostrongilosis.

Nuestros análisis dieron negativo en ambas.

Pero además, en una prueba específica que se llama Dímero-D se pueden descartar también problemas de trombos.

Afortunadamente, con Uma la prueba de Dímero-D dio negativo.

Cuando los niveles de Dímero D están por encima de 2, hay presencia de trombos y Uma, está hasta por debajo de los valores normales.

Por tanto, pudimos respirar holgadamente.

Electrocardiogramas

Un examen de electrocardiograma permitirá determinar los casos severos en que las ondas P altas son altas con picos agudos, las ondas de tipo S son más profundas y el desvío del eje está desplazado hacia la derecha.

Ecocardiografías bidimensionales y modo M

A través de esta, los perros que tienen hipertensión moderada a severa mostrarán dilatación e hipertrofia del ventrículo derecho del corazón a la vez que una dilatación de la arteria pulmonar.

Sin embargo, aunque el resultado no muestre alteraciones, se recomienda confirmar con otros estudios, debido a que no siempre el perro que sufre la afección suele mostrarla a través de este examen.

Uma, tras el electrocardiograma y la ecocardiografía, mostró la presencia de insuficiencia mitral y tricúspide con lesiones mixomatosas y marcado engrosamiento de las válvulas.

Nos recomendó que volviéramos a hacer estas pruebas en 6 meses para ver la evolución tras el tratamiento con Cardisure.

Nota

Una vez que se tengan resultados con los métodos mencionados, se debe confirmar con la demostración del incremento de la presión en la circulación pulmonar.

Aunque la presión sistémica (la de nivel general) puede determinarse con relativa facilidad, la presión pulmonar no lo es.

En ese sentido, debe ser medida de forma indirecta, puesto a que el sistema arterial de los pulmones no puede ser accedido de manera directa para su medición.

Por lo tanto, se utilizan técnicas no invasivas como estudios Doppler, que son unas ecografías de ultrasonido que dan el estimado de la presión de la sangre en los pulmones.

Al detectar una velocidad relativa de la sangre elevado en el proceso denominado regurgitación tricúspide y en la pulmonar si los valores superan los 2,4 m/s en el tipo tricúspide y un valor de 2 m/s en la pulmonar, se estará en presencia de hipertensión.

El estudio de Doppler es el que le hicieron a Uma.

Tras todos los estudios que le hicieron, la causa es idiopática, es decir, no se sabe qué puede causar esta enfermedad.

Tenemos la creencia de que podría haber sido la altitud la que haya provocado esta hipertensión pulmonar, pues veníamos de Ibiza de estar entre 0 y 125 metros sobre el nivel del mar a estar a 1400 metros, constantemente.

¿Se puede prevenir la hipertensión pulmonar en los perros?

Para prevenir la hipertensión pulmonar en los perros hay que considerar los diversos factores que entran en juego en la predisposición a la aparición de la afección.

Estos pueden ser de múltiples orígenes, como la edad o la raza a la que pertenece debido a que pueden desarrollar patologías que dan luego paso a esta afección.

Es muy complicado realizar una estimación o diagnóstico previo o en las etapas muy tempranas del desarrollo de la enfermedad para elaborar un plan de tratamiento preventivo. 

Sin embargo, pueden tomarse algunas consideraciones:

Razas pequeñas y mayores

En algunas razas de perros de tamaño reducido y/o de edad avanzada.

Estos pueden sufrir de debilitamiento por desgaste natural de la válvula mitral del corazón, por lo que será necesario realizar revisiones y controles médicos regularmente.

De esta manera se logrará prevenir con tiempo al detectar cualquier irregularidad.

Perros cachorros 

En cuanto a los perros que están en su etapa de cachorro, es muy recomendable hacer revisiones de auscultaciones cardiopulmonares.

De esa forma se detectará con tiempo posibles anomalías congénitas que puedan desarrollar posteriormente la hipertensión pulmonar.

Zona en donde vive 

Si el perro vive en zonas de grandes altitudes sobre el nivel del mar, como es el caso de Uma, que estamos a 1400 metros sobre el nivel del mar, es importante mantener un monitoreo constante de su sistema cardiopulmonar, debido a que este se ve forzado a trabajar con más intensidad. 

Por lo tanto, con el pasar de los años, se logra que el desgaste sea mayor lo que permite que el perro pueda sufrir de bajas presiones arteriales.

Esto impedirá un adecuado bombeo y distribución de la sangre por el cuerpo.

Puede que también te interese

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del usuario a través de su navegación. Si continúas navegando aceptas su uso Aceptar Leer más