Cómo enseñar a tu perro a que acuda a tu llamada

por admin
125 visualizaciones
acudir a la llamada

¿Llamas a tu perro y pasa de ti? Pues déjame decirte que una de las órdenes básicas primeras imprescindibles es enseñar a tu perro a que acuda a tu llamada.

Hay perros que a la primera llamada acuden corriendo junto a su humano, en cambio otros, no solo les llamas y no hacen caso, si no que salen corriendo con la desesperación de su humano que, en ocasiones, se ve empujado a correr tras él.

¿Cómo solucionar este problema tan común?

Enseñar a tu perro a que acuda a tu llamada

Con una reeducación, tanto tuya como la del perro.

¿Por qué digo tuya? Porque, inconscientemente, llamamos a nuestro perro por su nombre para regañarle.

Si el perro aprende a asociar su nombre con una regañina, difícilmente te hará caso la próxima vez que le llames.

Sé que resulta algo complicado habituarse a solo llamarle por su nombre para situaciones que resulten agradables para el perro, porque si vemos, por ejemplo, que se está comiendo una planta, lo suyo es llamarle para captar su atención y luego regañarle.

Pues en vez de usar su nombre para captar su atención podemos usar el NO firme y enérgico, o una palmada, entonces, llamarle y cuando acuda a ti recompensarle con elogios, caricias o, si lo tienes a mano, algún premio en forma de comida.

acudir a la llamada

Y, ¿cómo reeducamos al perro?

Pues haciendo justo lo contrario.

En casa, vamos a entrenar en no más de 5 minutos diarios la orden de acudir a la llamada que es tan sencilla como llamar al perro por su nombre y al acudir a ti, premiarle con alguna chuche.

De lo que se trata es que tu perro asocie su nombre con algo positivo.

A la larga aprenderá que siempre que le llames tendrás un premio para él hasta que llegue un momento en el que por inercia acuda siempre a ti sin esperar a que le des algo sólido, eso sí, intenta elogiarle o responderle con una caricia siempre que puedas.

Siempre lleva premios encima para reforzar conductas

Nosotros con Uma, desde bien pequeña, hemos asociado su nombre a algo bueno.

Entonces cuando le llamamos por su nombre es para comer, para irnos de paseo, para jugar, etc., y cuando hace algo que no debe le llamamos la atención pegando una palmada en el aire, una vez captada su atención, si sigue sin hacernos caso le decimos no y la llamamos por su nombre acompañado de un «ven aquí» y suele venir.

A veces, cuando vamos de paseo y se queda algo rezagada porque insiste en quedarse oliendo algo o explorando cierta zona, le llamamos por su nombre y si no hace caso le decimos «¿quieres una chuche?», entonces viene como alma que lleva el diablo a por la chuche y asunto arreglado.

Algo que va muy bien y que ayuda a que el perro aprenda de una forma más eficaz el acudir a la llamada es generarle algo de desconfianza si se despista o no hace caso.

Nosotros lo hacemos mucho cuando vamos al campo, al bosque o a la playa y es escondernos cuando está más despistada.

Entonces, empieza a buscarnos como una loca y la llamamos escondidos por su nombre y empezamos un juego de «a ver si nos encuentras» que a ella le encanta, pero este juego que le divierte, también ayuda a que esté más pendiente de nosotros y haga más caso a las llamadas.

Y tu perro, ¿es de los que pasa de tu llamada o es un perro bien educado?

Puede que también te interese

5 comentarios

Hayde 16/02/2018 - 15:30

Hola, mi Peluso es malcriado, debo reconocerlo, difícilmente hace caso. Pero se que es por que no le he dedicado suficiente tiempo, tenemos que reeducarnos. Saludos desde el otro lado del charco.

Respuesta
admin 17/02/2018 - 11:39

Hola Hyade! Siempre estás a tiempo de reeducarle. Además, es una tranquilidad que responda a la llamada porque se pueden evitar incidentes que nos den un buen susto! Un abrazo!!!

Respuesta
Juli 05/03/2018 - 14:29

Más que interesante este post, muchísimas gracias por los consejos

Respuesta
SARA M. 18/08/2021 - 11:45

¡Hola! Sé que llego muy tarde, pero espero que me puedas responder, porque todo lo que he visto en tu blog me ha gustado.
Te cuento: tenemos un perro que es un santo. Desde pequeño hace caso, le enseñamos y conmigo no se escapa en la calle, si acaso tarda un segundo en volver, pero es que ni si quiera se le ocurre hacer pis en una pared, porque si se acerca le dices ¡NO! y se va (aclaro, que es un perro «perro»; no necesita hacer ejercicio, y este año cumple 7 años).
Pero hace unas tres semanas, mientras yo andaba cerca de la carretera, me encontré con una perra con collar y chapa de vacuna de la rabia, y como la vi despistada y sin saber cruzar, la cogí y me la llevé al veterinario. Al contactar con los dueños, resulta que me dicen que viven en una casa, pero que se escapa continuamente, y a partir de ahora no va a haber nadie en la casa en toda la mañana etc., y que le van a tener que buscar otro hogar. La perra era tan buena, y me dio tanta lástima, que la hemos adoptado. El problema es que es más joven, tres años, y que es una bodeguera andaluza, así que necesita movimiento. Salgo a la calle con los dos, y a ella no la puedo soltar porque se va volando sin hacer ni caso. Hoy lo he intentado con la pelota para jugar, pero nada. Las chuches de perros no le gustan, pero las salchichas y las galletas si, pero con eso tampoco hace caso. Se va y se da el paseo que le da la gana, cruzando si hace falta, y vuelve al poco tiempo, pero tengo miedo de que la pille un coche o de que se pelee con otro perro. Era una perra que encontraron en una alcantarilla, había sido maltratada, y a nosotros nunca se nos ha ocurrido ni pegarle ni casi gritarle. En casa en cuanto le dices ¡NO! hace caso, pero en la calle es horrible. Y lo malo es que necesita hacer ejercicio, o sea que yo me la llevaría aquí cerca que tengo sitio para que corra y desfogue, pero si va atada pues no puede. Lo de la llamada en casa está totalmente controlado, y en la calle con una correa extensible, en cuanto nota el tirón también hace caso, pero ya no sé qué más hacer. ¿Se te ocurre algo? Muchísimas gracias.

Respuesta
admin 18/08/2021 - 19:51

Lo estás haciendo súper bien, lo que pasa que la raza bodeguero es una raza muy activa y enérgica que necesitará agotar su energía para no «desbocarse». Dale tiempo, porque necesita más tiempo que otros para hacerte caso a la primera, y eso es debido a esa acumulación de energía.
Por ejemplo, Uma se porta muy bien en los paseos, pero tiende a tirar de la correa nada más salir de casa debido a esa energía acumulada, pero en cuanto se le avisa de que no tire y de que se relaje, luego cambia el chip y los paseos son super tranquilos.
Dale tiempo a tu bodeguera para que aprenda a dosificar su energía.
¡Un saludo!

Respuesta

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del usuario a través de su navegación. Si continúas navegando aceptas su uso Aceptar Leer más

A %d blogueros les gusta esto: