Paseo con tu perro, ¿mejor arnés o collar?

por admin

El collar ha sido el accesorio estrella desde que el perro pasó a formar parte del núcleo familiar, pero el arnés ha ido ganando popularidad en los últimos años.

Y así lo han notado en Mascoboutique en las preferencias de sus clientes a lo largo de los años.

Como no hay norma que otorgue la verdad absoluta a ninguna de las dos corrientes, te contamos las ventajas y desventajas de usar collar o arnés con tu perro – que hemos visto gracias a nuestra experiencia – y que te ayudarán a tomar la decisión más adecuada a vosotros.

Arneses

Un requisito indispensable del arnés es que necesita de dos medidas distintas para ajustarse por completo: cuello y pecho.

Es muy importante que tomes bien ambas y busques la talla más cercana redondeando hacia arriba para evitar que le quede demasiado justa y le moleste.

Ventajas del uso del arnés

Una vez salvado este requisito inicial, el arnés será beneficioso si tu perro:

  • Es muy activo o inquieto.
  • Tiende a tirar durante el paseo.
  • Tiene problemas respiratorios.
  • Suele viajar en coche.

El motivo para todas las situaciones es el mismo.

Al agarrarse de cuello y pecho, se reparte la fuerza entre ambos cuando se tensa la correa.

Ya sea porque él hace fuerza para ir hacia algún lado o porque tú necesites tirar.

El arnés permite controlar mejor el peso del animal sin hacerle daño, especialmente si es pequeño y podemos olvidar que nuestra fuerza es mayor.

Por eso, y como ventaja principal, podemos evitarle lesiones y pinzamientos.

Si tu perro es grande, el arnés será también muy cómodo para ti, pues te permitirá tener una postura correcta y evitará lesiones en espalda o brazos.

Desventajas del uso del arnés

Obviamente, el arnés también tiene sus desventajas y están relacionadas con la comodidad y la facilidad para colocarlo:

  • Tienes que ponerlo antes del paseo y quitarlo después: 

Por muy cómodo que sea, al ocupar más espacio del cuerpo de perro, es conveniente retirarlo después del paseo. 

  • Si no lo colocas bien, puede causar rozaduras en las axilas: 

Este problema se puede salvar con arneses finos que no cubran todo el pecho, o arneses acolchados y con costuras suaves que si pegan con la articulación no supongan un problema.

  • Si tiene el pelo largo puede provocar tirones:

No ocurre siempre, pero es más fácil que, a la hora de colocarlo y durante el paseo, el pelo de tu perro se enganche con el arnés.

Lo mejor es que el pelo esté correctamente desenredado y suave para evitar que suceda.

Hay muchos tipos y modelos en el mercado: de nylon, acolchados, de piel, de algodón… pero nuestra recomendación habitual es que sea ajustable y (como para los collares) que los herrajes sean metálicos.

Aunque en este último caso y sobre todo para perros más pequeños, puedes escoger cierres de plástico ultra resistente, que harán el arnés más ligero sin perder seguridad.

Collares

Aunque durante años ha sido el rey indiscutible, el collar para perro tiene algunas desventajas sobre las que hemos ido tomando conciencia. 

  • No es apto para perros nerviosos o que están acostumbrados a tirar durante el paseo.

Si tu perro no está acostumbrado a su correa y no para de tirar en todos sus paseos, el collar no es la mejor opción para llevarlo.

Con estos tirones puedes ocasionarle daños molestos a corto y preocupantes a largo plazo.

collar

Al igual que ocurre con nosotros, el cuello de nuestro perro es una zona muy sensible que alberga no solo las cervicales, sino parte de la médula espinar.

Los tirones de forma generalizada pueden provocar, además de lesiones en la tráquea, algunas contracturas o pinzamientos en los músculos.

Somos conscientes de que, tradicionalmente, se ha recurrido al collar como una forma de “educar” al perro.

Se suponía que el tirón brusco indicaba de forma clara que lo que estaba haciendo no era correcto, reconduciendo así la conducta o dirección.

Por eso, si tu objetivo es adiestrar a tu perro en el hábito del paseo, tienes que saber que es posible que no solo no corrija su conducta con el collar, sino que trate de imponer su opinión y acabe tirando más.

¡O peor! Que asocie el tirón como un castigo y coja miedo.

Te recomendamos que recurras al refuerzo positivo y a la educación basada en recompensas (no castigos) a la hora de enseñar a tu perro a caminar contigo.

Además, si éste tiene problemas respiratorios, lo habitual es descartar por completo el collar. Es el caso de razas como el carlino, el bulldog o el bóxer entre otros.  

Con todo esto que te hemos contado es posible que creas que en el uso del colar son todo desventajas.

Pero no es así y te contamos sus puntos fuertes:

  • Es perfecto si tu perro camina sin tirar.

Si tu perro pasea contigo tranquilo, sin tirones, y sigue perfectamente tus órdenes, el collar es una buena opción.

  • Otorga más movilidad.

Da igual el tipo de arnés, al ajustarse tanto a cuello como a pecho (y algunas veces cubrir parte de este) el arnés puede limitar el movimiento de tu perro, algo que no ocurre con un collar.

  • Es más rápido para salir de paseo.

No tienes por qué quitárselo a tu perro, por lo que siempre estará listo para salir. Aunque es cierto que muchas personas lo guardan cuando están en casa, algunos modelos son tan ligeros que no molestan al perro y le dejan siempre preparado.

  • Es más fácil de colocar.

Incluso si tuvieras que quitarlo, es innegable que el collar es mucho más fácil de ponerle a tu perro.

Después de valorar las ventajas y desventajas de ambos accesorios de paseo… cuéntanos, ¿prefieres collar o arnés?

Puede que también te interese

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del usuario a través de su navegación. Si continúas navegando aceptas su uso Aceptar Leer más