Síndrome vestibular en perros: mareos

por admin
805 visualizaciones

El mareo es una dolencia que muchas veces tiene su origen en el síndrome vestibular en perros.

Quizás alguna vez has visto a un perro o al tuyo comportándose de forma algo extraña y fuera de lo común como, por ejemplo, con un ligero balanceo en su cuerpo o con dificultad para caminar.

Seguramente ese comportamiento se debe a que el perro está mareado. 

Por lo tanto, si tienes un perro, debes estar alerta a esos extraños síntomas que, sin lugar a dudas, son una clara señal de que algo no está bien con tu compañero peludo.

De ser así, es momento de tomar acción para conocer cuáles son las causas del mareo.

A pesar que los mareos pueden tener múltiples motivos, la principal y más común en los perros está relacionada con el sistema vestibular. 

¿Qué es el síndrome vestibular en perros?

El sistema vestibular es el sistema compuesto por el oído, sistema nervioso central (neurológico) y el cerebro, el cual se encarga de la orientación espacial y el equilibrio.

Cuando este tiene alguna deficiencia o se encuentra dañado, se suele decir que se padece del síndrome vestibular.

Los perros cuando sufren del síndrome vestibular, presentan síntomas como mareos o pérdida del equilibrio.

Estos síntomas hacen que el perro se caiga o que no pueda levantarse correctamente, lo que dificulta considerablemente sus actividades diarias, como alimentarse o hacer sus necesidades.

Si este síndrome no se llega a tratar correctamente y a tiempo, puede llevar al desarrollo de problemas más graves como desnutrición y pérdida de peso.

Incluso, puede agravarse hasta tal punto de que sea necesario llevarlos a un médico veterinario para un tratamiento intensivo.

No se ha identificado con total claridad el origen de esta afección, sin embargo, se han identificado algunos rasgos y factores presentes en todos los casos, como:

  • Enfermedades del oído interno.
  • Ciertas condiciones hepáticas.
  • Problemas digestivos y alimenticios.
  • Consecuencia de algún problema respiratorio grave.
  • Exposición a productos químicos fuertes.

Nota: Hay casos aislados del síndrome vestibular que se originan de un estrés fuerte y constante.

También puede ser un síntoma derivado de otra condición grave de salud, como trastornos neurológicos, tumores o derrames cerebrales.

Hay otras causas más circunstanciales y menos graves que de igual manera afectan al perro como, por ejemplo, collares demasiado apretados o los conocidos como collares de ahorque.

Estos últimos son populares en el uso del entrenamiento y adiestramiento del perro.

Si no se presta atención ni se tiene el cuidado necesario, pueden terminar causando daños a la salud de tu mascota.

Variantes del síndrome vestibular

Este síndrome tiene dos variantes: el central y el periférico.

  • Síndrome vestibular central: Es originado por el mal funcionamiento o algún problema en el sistema nervioso central. Suele tener consecuencias letales y es más complejo de tratar, sin embargo, es menos frecuente.
  • Síndrome vestibular periférico: Es el que se presenta con mayor frecuencia, generado por daños en el oído interno del perro. Afecta el sistema nervioso periférico.

Síntomas del síndrome vestibular en los perros 

Los principales síntomas que indican la presencia del síndrome vestibular en perros, son:

Casos leves relacionados con el síndrome periférico:

  • Andar en círculos o no mantener una ruta derecha.
  • Balanceo excesivo de tronco y cabeza.
  • Tropieza con los objetos al caminar.

Casos intensos o graves relacionados con el síndrome central:

  • Desorientación respecto a las instrucciones que se le da al perro, en los casos en que haya sido entrenado adecuadamente.
  • Reflejos dañados.
  • Problemas de visión y movimientos oculares aleatorios.
  • Dificultad o imposibilidad de levantarse y/o mantenerse de pie.
  • Ángulo de sus patas, muy abierto.
  • Problemas al hacer sus necesidades con normalidad.

Síntomas de un vértigo leve en los perros:

  • Algunos problemas para caminar con normalidad.
  • tropezar con cosas al desplazarse.
  • Inclinar su cabeza.

Síntomas de un vértigo intenso en perros:

  • Náuseas y vómitos.
  • Movimientos extraños en su vista.
  • Pérdida de sed.
  • Pérdida de apetito.

Causas del síndrome vestibular en perros

Dependiendo del tipo de síndrome, si se trata del periférico o central, existen diversas posibles causas:

  • Síndrome vestibular periférico

En el caso del síndrome vestibular periférico, las causas pueden ser otitis de tipo infeccioso, daños en los nervios auditivos o del tímpano, ocasionados por la limpieza inadecuada del canal auditivo y las zonas aledañas, tumores o accidentes cerebrovasculares.

  • Síndrome vestibular central:

Cuando se trata del síndrome vestibular central, las causas suelen ser más graves y delicadas, como son enfermedades de toxoplasmosis y moquillo, hipotiroidismo, hemorragias internas, lesiones cerebrales derivadas de golpes, pólipos, tumores, meningoencefalitis e, incluso, por medicamentos antibióticos como gentamicina, tobramicina y neomicina.

síndrome vestibular en perros

¿Cómo tratar el vértigo en los perros?

Es muy importante que el adoptante preste atención a su perro constantemente.

En el mismo instante en que note alguno de los síntomas antes descritos, es necesario actuar rápido para que su perro sea tratado de la manera adecuada.

Posiblemente los síntomas puedan ser leves, pero a su vez sean síntomas de patologías más graves que no son evidentes en primera instancia.

Por esta razón, es importante acudir al médico para un adecuado diagnóstico.

El veterinario dará las instrucciones de los exámenes a realizar y dictará el procedimiento a seguir para tratar al perro correctamente.

El experto llevará un control por escrito de los cambios que presente el perro, así como de su alimentación, aspecto físico y comportamientos en las diferentes situaciones, entre otras cosas.

Durante la consulta, el veterinario realizará un examen físico que, de ser necesario, complementará indicando estudios con rayos X.

Esto con la finalidad de poder determinar el estado del sistema neurológico en casos más delicados. Así el veterinario podrá determinar el tipo de tratamiento y medicación a seguir.

Habrá que prestar especial atención a detalles como evitar su deshidratación, exposición al sol y a altas temperaturas, mantener ventilado el espacio de casa que frecuenta el perro y la dieta apropiada a seguir.

Todo esto debe ser indicado por el veterinario.  

Otras posibles causas de los mareos en perros y otros síntomas

En la mayoría de los casos que los perros presentan vómitos y mareos, se debe a diversas razones como: 

  • Un alimento o bebida que no le ha sentado bien a su organismo.
  • Ha comido en un ambiente con temperatura elevada.
  • Exceso de comida.
  • Reacción alérgica o intolerancia a alguna sustancia.
  • Se ha ejercitado justo después de comer.
  • Come demasiado rápido.
  • Se encuentra alterado por alguna razón.

Nota: Debido a que estos síntomas pueden provenir de diversas causas, puede resultar difícil determinar su condición de salud, y si se trata de alguna afección grave o no.

Por ello es importante observar el estado de ánimo del perro, si su actividad física en general se ha reducido notablemente sin aparente causa, o si se esconde o si se comporta fuera de lo común.

Hay que tener cuidado y llevarlo al veterinario para determinar si hay posibles daños estomacales.

Mareo cinético o cuando el perro se marea en coche

La cinetosis o mareo por movimiento es una afección que se presenta cuando el perro se encuentra en un automóvil en marcha (o en barco cuando hay marejada).

Se puede identificar fácilmente si se observa que el perro se encuentra relajado antes de arrancar, pero luego, una vez que el coche está en marcha, se nota tenso y su nivel de ansiedad aumenta, al punto de llegar al vómito.

Si este comportamiento se presenta de cachorro, es muy probable que lo padezca durante el resto de su vida.

Este tipo de mareo afecta a un gran porcentaje de perros: afecta su salud, su estilo de vida en general y, por supuesto, la de su adoptante y familia.

No se tiene una correcta claridad de cuáles son los mecanismos que activan este tipo de mareos.

Lo que sí se sabe es que se trata del desplazamiento que afecta al perro, debido a que es un factor que se encuentra fuera de su control y no puede evitarlo o prevenirlo.

Al juntar esto con la ansiedad, se genera náuseas intensas y muy posiblemente el vómito. 

Los perros, tanto como las personas, mantienen el equilibro gracias a los mecanismos complejos del oído interno y del aparato vestibular, que mantienen informado al cerebro sobre la posición en que se encuentra.

Al encontrarse en un movimiento veloz y constantemente cambiante, sobre estimula estas estructuras, enviando más información de la que puede procesar el cerebro, llegando a aturdirlo y confundirlo.

Estás señales se ven intensificadas por el estrés y ansiedad.

Adicionalmente, hay otros factores de índole cognoscitivos que influyen, como la confusión e incomprensión de la situación, lo que genera otros síntomas como el babeo y temblores. 

Al detenerse el movimiento, estos síntomas van disminuyendo lentamente a medida que se va recuperando el estado de equilibrio en el oído.

mareo en perros

Síntomas del mareo cinético en los perros 

Aunque aparentemente son los perros más jóvenes los que tienden a sufrir este problema, el mareo causado por el movimiento es una afección muy común, que suele presentarse en perros de todas las edades y razas. 

Los síntomas clínicos más habituales que suelen presentarse durante los viajes son los siguientes, aunque no necesariamente se presentan todos a la vez:

  • Babeos continuos y excesivos.
  • Jadeo.
  • Degluciones constantes.

Estos síntomas mencionados, pueden progresar hasta manifestarse en arcadas, contracciones abdominales y vómito.

El vómito es el indicativo de que la afección es grave, aunque normalmente se presenta con efecto retardado, o suele tomar más tiempo en desarrollarse.

La mejor forma de tratar este tipo de mareos es con la prevención, ya que intentar hacerlo durante el proceso no aporta nada que pueda ayudar a disminuir la patología.

  • Antes de realizar los viajes, se les puede dar fármacos de suave acción que le recete el veterinario, así como ciertas sustancias vegetales que ayudan a prevenir mareos por movimiento.
  • Desentendiendo de la raza y las condiciones físicas del perro, así como su comportamiento y carácter, se les puede recetar diferentes opciones de plantas. El jengibre es altamente recomendable, y se encuentra disponible en farmacias en forma de cápsulas.
  • También existen complementos alimenticios como el Adaptil o el Zylkene, que ayudan a reducir el estrés. 

Importante: Una vez que el perro se adapta a los viajes, se puede prescindir de estas opciones antes mencionadas.

Por supuesto, siempre es importante hablar con el veterinario antes de suministrarle algo al perro.

El especialista sabrá la mejor manera de ayudar a tu perro para evitar estos molestos mareos. 

¿En qué situaciones es importante acudir al veterinario cuando un perro se marea?

Siempre se debe prestar atención y cuidado constante al perro para mantener su buena salud.

Detectar de manera temprana síntomas que puedan afectar al perro, será clave para evitar afecciones antes de que aparezcan o empeoren.

Los casos más graves y delicados de mareo son los que deben considerarse de carácter urgente y ameritan una visita inmediata al veterinario. 

  • Vómito con sangre. Esto puede indicar problemas estomacales graves, como lesiones internas o úlceras.
  • Si el vómito tiene una contextura similar a las heces, tanto en consistencia como en olor.
  • El vómito es muy violento, es decir, si este es expulsado con violencia.
  • Si hay presencia de vómito sin haber consumido alimentos o bebidas durante un período de tiempo sustancial, que no justifique una razón gastrológica relacionada con la alimentación.
  • Los perros suelen ingerir todo tipo de cosas que encuentren en su camino, es posible que haya ingerido algún producto o sustancia que contenga productos tóxicos como fertilizantes o anti plagas, incluso productos de limpieza o insecticidas. En estos casos, es imprescindible llevarlo al veterinario inmediatamente para que le realice un lavado estomacal y el tratamiento adecuado.
  • Si el vómito es constante y se extiende por un período de tiempo largo (dos o tres días).
  • Hay hinchazón abdominal y al tener arcadas el perro no logra vomitar.
  • Si su estado de ánimo es apático y falto de energía, es indicativo que se encuentra mal, o tiene alguna enfermedad.
  • Pérdida de peso muy deprisa en poco tiempo, llegando a mostrar debilidad.
  • Si el perro presenta dificultad respiratoria o evidencias de dolores.

Si tu perro se marea en coche o tiene problemas de equilibrio o vértigos, no dudes en consultar con tu veterinario esta afección que merma en la calidad de vida de tu perro.

Puede que también te interese

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del usuario a través de su navegación. Si continúas navegando aceptas su uso Aceptar Leer más