Azufre en las aceras para evitar orines de perros

azufre en las aceras

Cuando era pequeña, recuerdo haber visto cómo en prácticamente casi cada esquina de mi pueblo o de mi calle estaba espolvoreada con azufre para evitar los orines de perros.

Esta práctica aún sigue activa, lo que muchos no saben es que, por ley, está prohibida. Y no porque estéticamente quede fatal, porque ver las esquinas y las farolas corroídas por el orín de los perros tampoco es que sea muy estético, además del mal olor y efecto que produce, pero a diferencia del azufre no es tóxico.

Y, por cierto, el azufre no tiene ningún efecto repelente en los perros, por lo que pueden volver a orinar.

Azufre en las aceras: ¿por qué está prohibido?

El azufre lleva años prohibiéndose en todo el país debido a su toxicidad, no solo para los perros sino también para los humanos, sobre todo por los más pequeños que por su baja estatura son los que más pueden recibir el impacto del azufre al inhalarlo.

La inhalación de azufre siempre conlleva problemas asociados a la respiración, ya que los polvos pueden llegar hasta los pulmones y si la exposición es repetida como en el caso de los perros que suelen oler repetidamente las mismas esquinas, pueden llevar a irritaciones importantes que pueden llevar desde una deficiencia pulmonar (inflamación de la mucosa nasal, falta de respiración, asma o traqueobronquitis) al desarrollo de cáncer a largo plazo.

La piel y los ojos también son susceptibles de irritarse en contacto directo con el azufre e incluso si la exposición es directa puede haber complicaciones como necrosis o gangrena en el caso de la piel o lesiones en la córnea en caso de los ojos.

Como ves, el azufre no es ninguna broma, de ahí que esté prohibida y que su uso lleve a los responsables a multas de hasta 750€ por echar tóxicos en vías públicas. La Guardia Civil y la Policía Nacional no dejan de animar a toda la ciudadanía a denunciar a quienes realicen esta práctica tan peligrosa para nuestros perros, y repito, para nosotros mismos.

Cómo evitar el azufre en las aceras

Como he comentado antes, informar a la Policía Nacional o a la Guardia Civil es básico para acabar con esta práctica. Ellos mismos hacen campañas en sus redes sociales para que les ayudes a acabar con este problema.

azufre en las aceras

Sin embargo, también cabe decir que si los que tenemos perros fuéramos un poquito cívicos y empáticos seríamos una ciudadanía ejemplar.

Pero no todos somos iguales. Hay adoptantes que no recogen ni las heces de sus perros, como para preocuparse por los orines.

¿A que nos daría mucho asco que cualquier hombre meara en cualquier rincón de nuestra ciudad?

Pues a las personas a las que no les gustan los perros tienen la misma sensación cuando los ven orinando en las esquinas de sus edificios o casas o las farolas o papeleras de su ciudad.

Tanto si tenemos perra como perro, no cuesta nada llevar un botellín de agua para ir echando tras el orín de nuestro perro y dejar más aseado el tema.

Cuando salimos con Uma nosotros llevamos siempre su recipiente de agua para cuando tiene sed.

Uma en cada paseo a lo sumo hace una meada y normalmente lo hace en algún sitio donde puede hacerlo: un campo, un sitio con tierra, pero hay veces que nos pilla en alguna acera por donde pasa gente.

No dudamos un segundo en echar un poco de agua para limpiarlo. Oye, y ni nos herniamos.

Entendemos que quien tiene un perro y encima sin castrar, se puede pasar todo el paseo con la pata levantada marcando territorio allá donde vaya.

Bueno, pues lo suyo es dirigirnos con el perro a un pipican, a un parque para perros, a un descampado, donde el perro tenga plena libertad de levantar la pata siempre y cuando quiera. Y si no, el remedio de la botellita funciona a la perfección.

Lo que afecta, en realidad son las meadas grandes, no una simple gotita o aquellas veces en que levanta la pata y ya no echa nada.

Alternativas al azufre en las aceras

En la otra parte encontramos a las personas que tienen que sufrir las poco higiénicas meadas y los malos olores de los orines de los perros.

No creo que pasen gusto echando azufre en las esquinas, sin embargo, entiendo que recurran a medidas extremas.

Como alternativa al azufre, he leído remedios naturales como echar vinagre, limón, alcohol blanco… pero os aseguro que ninguno funciona.

Por Amazon he encontrado estos productos que parecen interesantes:

  • Un repelente de orina: no va a evitar que el perro orine, pero sí evitará que la orina se impregne. Este repelente crea una película protectora que hace que “todo le resbale” por lo que se acabarían los problemas de los olores y las esquinas ennegrecidas o roídas por el orín.
  • Un repelente para perros: es un spray a base de pimienta que hace que el perro no se acerque. Es inocuo para el perro, y solo le resultará molesto al olor.

Un repelente casero que parece que es el que mejor funciona, aunque sea poco estético, es poner un par de botellas de agua… Hay personas que me han comentado que les ha funcionado y otras que no… ¡Todo es probar!

En teoría, no deberíamos llegar a esos extremos, por eso, entre todos los que tenemos perros, deberíamos ser más empáticos con el resto de ciudadanos y cuidar nuestro entorno. A ver, guarros hay por todos sitios, y fijo que no tienen remedio, pero seguro que son una minoría.

Entre todos podemos evitar ver invadida nuestra ciudad de azufre pero, también, de orines.

¿Qué tal anda tu ciudad de azufre? En mi calle, hay dos vecinas que acostumbran a echar y ya se les ha avisado. Una ha dejado ya de echar. La otra dice que es por las hormigas. Las autoridades, por si acaso, ya están avisadas.

¡Comparte!
  • 354
  •  
  • 2
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
    356
    Shares

7 respuestas a “Azufre en las aceras para evitar orines de perros”

  1. Yo ya he presentado varias denuncias ante el Ayuntamiento de Madrid solicitando que, dado que la deposición de productos químicos en la vía pública es una práctica prohibida, se aperciba o sancione al propietario del local x o a la Comunidad de Propietarios del nº x de la calle x, con el fin de que desistan de su actitud. La verdad es que es efectivo. Se pasa la policía Municipal y primero hacen una llamada de atención al portero de la finca; luego vuelven a pasar unos días después y si no lo han limpiado tienen multa.
    Antiguamente se pensaban que el azufre ahuyentaba a los perros. Efectivamente, probablemente no volvieran más porque fallecían.
    El azufre tiene como agravante, que tiene un sabor dulce; un Westy de mi barrio lo chupó y lleva desde entonces con un tratamiento severo para el hígado, pero le dijo la veterinaria que podía haber sido mortal. Desde entonces, no me dejo una mancha amarilla sin fotografiar y sin denunciar.

    1. Bien hecho Covadonga! Yo hago lo mismo. En mi ciudad existe lo que se llama “La Línea Verde” que es una web de denuncias online que van directamente al ayuntamiento, así la denuncia se hace más fácil, más rápida y se soluciona también más rápidamente.

      Pobre Westy… No sabía que el azufre tuviera un sabor dulce…

      Un abrazo!

  2. La nueva moda es echar jabón de lavar en polvo, que es lo que parece en la foto porque el azufre es amarillo. Esa práctica además de ser más inútil aún si cabe, ensucia la calle también; el servicio de limpieza municipal ya se ha quejado en mi calle porque es difícil de quitar cuando se ha apelmazado. El jabón es irritante para las personas con alergias (rinitis, conjuntivitis, etc).
    Pero, bueno…, los listos del lugar no consideran el jabón un producto químico. Se ve que no leen las etiquetas!

    1. Sí, me suena esta historia. En mi pueblo hay un local que cada día cuando acaba de fregar el suelo echa todo el agua como se hacía antiguamente, es decir, ¡cubo va! Lo denuncié a Línea Verde porque quedaba fatal un sitio por donde pasa gente todo el agua con jabón ahí… y alegaron que podía porque el jabón era ecológico… Pues será ecológico pero toda la cera está más que corroída, así que, así vamos! Luego dicen que si hay mucha contaminación…

  3. Robher Asesores dice: Responder

    sin duda alguna ya es un tema de conciencia, y que cada parte ponga su grano de arena para ser mejores ciudadanos.

    1. Exacto, Robher!

  4. ¡Hola!
    Es verdad que hay esquinas y farolas muy perjudicadas por los orines, además de ser molesto el olor. Creo que eso también es culpa del Ayuntamiento de cada zona porque encima de que mucha gente no es nada cívica, hay barrios que nunca se limpian, el mío sin ir más lejos, tan solo vienen los barrenderos pero no estaría de más que de vez en cuando, aunque fuese una vez al año, se le diera un manguerazo a la calle.

    Por lo menos en Madrid lo de limpiar las aceras parece que solo se haga en las zonas más visitadas y a veces ni eso…

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.