ojo cereza en perros

El ojo cereza en perros

Hace tiempo que quiero hablar del ojo cereza en perros ya que fue una afección que sufrió Uma de cachorra y que iba contando en tiempo real por artículos, quedando un poco diluida la explicación.

Así que para aquellas personas que tengan un perro con ojo cereza, no os preocupéis porque os voy a contar paso a paso nuestra experiencia con Uma con este problema.

Qué es el ojo cereza

El ojo cereza es lo que los veterinarios llaman prolapso del tercer párpado. Cuando a nosotros nos ocurrió Uma no tenía ni 3 meses. Es decir, que es una afección que no es nada grave, que suele ocurrir en cachorros y que tiene solución, como habéis visto en Uma. Lo que pasa que sí es cierto que nosotros nos preocupamos muchísimo: ocurrió mientras jugábamos, un sábado por la tarde cuando la clínica veterinaria estaba cerrada, pensábamos que había sido por nuestra culpa, no sabíamos si ella sentía dolor o no… Este era el aspecto:

ojo cereza en perros

Llamamos a la veterinaria y le enviamos esta misma foto por Whatsapp y nos dijo que no nos preocupáramos pero que le pusiéramos un collar isabelino para evitar que se rozara y pudiera empeorar la situación.

Ya el lunes, en la consulta, la veterinaria pudo revisar bien a Uma y nos habló por primera vez del ojo cereza en perros. Nos contó que se trataba de un prolapso del tercer párpado y que era muy común en razas como el Bulldog, Lhasa Apso, Shih Tzu, Boston Terrier, Pekinés, Carlino, Basset Hound, Beagle, Bloodhound, Gran Danés y Cocker Spaniel y que solía ser genético.

Uma es una perra mestiza que adopté de una camada indeseada, así que pregunté a su primera familia por si sabía las razas de los padres de Uma que también eran mestizos y me comentó que entre los abuelos había un Shih Tzu y un Cocker, así que encajaba perfectamente con el tema genético que nos comentó la veterinaria.

ojo cereza en perros

Síntomas del ojo cereza en perros

Afortunadamente, no hay síntomas físicos, más que la pequeña molestia que pueda suponer llevar la protuberancia al aire. Eso sí, nos avisó que lo más probable es que le pasara lo mismo en el otro ojo con el tiempo, y no pasaron ni tres semanas cuando el otro ojo también sufrió el ojo cereza.

Teníamos pues a Uma con los dos ojos cereza, con el collar isabelino todo el día puesto, poniéndole suero fisiológico para evitar que el prolapso se secara, ya que al cerrar los ojos se quedaba fuera y era peligroso que se secara pues podía provocar que afectara al lagrimal y sin poder recurrir a la cirugía porque era demasiado pequeña para afrontar una operación.

Con estos pequeños síntomas uno puede pensar que no pasa nada si no se opera, sin embargo, el estar tan expuesto al aire libre y la suciedad del ambiente: polvo, pólen, ácaros, etc., es fácil que haya infecciones, que se irrite o como he comentado, se seque el lagrimal y tenga que depender toda la vida de gotas para mantener el ojo húmedo.

La hermana de Uma tuvo la misma afección, solo que tuvo la poca fortuna de dar con humanos irresponsables, vieron que aquello era feo, que afeaba a la perra y la abandonaron en la perrera.

Tratamiento del ojo cereza en perros

La veterinaria nos comentó que había adoptantes que decidían no operar a sus perros si el prolapso era pequeño, sin embargo, en el caso de Uma, los dos ojos estaban claramente afectados. Durante casi 3 meses Uma tuvo que estar la mayor parte del tiempo con un collar isabelino del que se acostumbró a las mil maravillas y tuve que ponerle tres veces al día suero fisiológico para mantener los lagrimales húmedos.

Cuando cumplió 6 meses, aprovechamos la operación de esterilización para operar a Uma de los dos ojos. La cirugía, sin duda, es el mejor tratamiento. Además, es un proceso muy sencillo, ya que no tienen que abrir, simplemente, tienen que dar unos puntos para volver a sujetar la glándula en su sitio  y listos.

Mirad qué cuadro tras la cirugía…

perros con ojo cereza

Sí, se ve escandaloso, y parece que ni hayan operado pero todo es debido a la inflamación. En 10 días Uma, por fin, dejó atrás sus ojos de cereza para tener la mirada que tanto nos enamora ahora, gracias a dos tipos de colirio que teníamos que aplicarle en los ojos: un colirio antiinflamatorio y un colirio analgésico. Y, sí, debido a que es un trasto, se le escapó un punto en uno de los ojos al cabo de unos días y tuvimos que volver a operarla, pero Uma lleva tres años ya con los ojos sanísimos y sin problema alguno de ojos cereza y es muy complicado que vuelva a sufrirlos.

ojo cereza en perros

El ojo cereza en perros antes y después

En la actualidad, nadie diría que Uma hubiera sufrido de ojos de cereza. ¿Verdad que no? Por eso, si ahora mismo te encuentras en la situación de que tu perro ha sufrido esta afección, no te agobies porque tiene solución. A veces, incluso no hace falta operar: el veterinario te enseñará un masaje que ayuda a devolver al sitio la glándula, pero si hace falta operar, como he comentado, es una cirugía muy sencilla y poco costosa.

Todo suena bien y lo es, pero nos las vimos y nos las deseamos para aplicarle las primeras veces colirio… como si le echáramos ácido en los ojos igual. Pero, aprendimos que tras cada gota la recompensábamos con una chuche, de esta forma, con el tiempo venía con los ojos abiertos para que le echáramos colirio sin necesitarlo solo por una chuche, así que, las primeras veces será una pesadilla aplicarle gotas en los ojos, ya aviso, pero si desde el principio tras cada gota la animáis con un ¡muy bien! y le dais una chuche, asociará que poner gotas es algo que vale la pena y lo mejor es que perdura en el tiempo.

A día de hoy, si a veces le hemos tenido que poner suero fisiológico porque le ha entrado arena de la playa o incluso algas, es muy sencillo aplicarle las gotas, así que paciencia que todo tiene su recompensa.

Si tienes alguna duda con el ojo cereza en perros, no dudes en preguntarnos.

¡Comparte!
  • 114
  • 14
  • 6
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
    134
    Shares

2 comentarios en “El ojo cereza en perros”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *