Primera urgencia veterinaria: el ojo cereza

En la vida de Uma no todo pueden ser alegrías, aunque bueno, si no fuera porque tiene que llevar un collar isabelino y exponerse a ponerse gotas tres veces al día en los ojos, dolor no siente, y sigue con tan buen humor como siempre.

El problema de Uma surgió en la primera consulta veterinaria, justo cuando le hicieron la revisión. En aquellos momentos a la veterinaria le llamó la atención la cantidad de lágrimas que soltaba Uma por los ojos, sobretodo por el izquierdo, así que hizo una prueba con un líquido fosforescente, y comprobó que Uma tenía las glándulas lagrimales atrofiadas. Ya en su día nos dijo: “no tiene por qué pasar nada, pero normalmente, los perros que tienen problemas con los lagrimales a la larga presentan problemas“.

Y el problema apareció ayer domingo, cuando la glándula lagrimal del ojo izquierdo estaba tan obstruida que se inflamó. ¿La consecuencia? Es tan grande que queda expuesta y da un poco de yuyu, la verdad, pero principalmente el problema es que Uma está constantemente buscando el roce del ojo con algo, supuestamente, porque le debe picar.

glandula lagrimal atrofiada

El caso es que ayer ya llamamos de urgencia a la veterinaria, y nos dijo que compráramos suero fisiológico para refrescarle el ojo e intentáramos hacerle un collar isabelino para que no rozara con nada. Recorrimos todas las farmacias de guardia de la isla y preguntamos a todos los conocidos con perro si tenían collar isabelino, y como nos fue imposible encontrar, tuvimos que hacerlo nosotros con un póster, grapas y cinta americana. El problema es que al menor golpe ya se rompía, pero bueno, era cuestión de esperar 24 horas, hasta poder comprar uno en condiciones.

El ojo cereza o prolapso de la glándula del lagrimal del tercer párpado

Esta mañana hemos ido al veterinario y tras la revisión nos ha dicho lo último que queríamos escuchar: que tenía el comúnmente llamado ojo cereza y que el único tratamiento era quirúrgico. Y como es tan pequeña, tenemos que esperar por lo menos hasta los 6 meses… Y lo peor, es que nos ha comentado que si pasa en un ojo, lo normal ¡es que también pase en el otro! Claro que siempre le ha llorado más un ojo que otro, así que a esperar a ver qué ocurre.

El tratamiento a muy corto plazo ha sido darle unas gotas de un colirio antiinflamatorio, tres veces al día, durante una semana (ponerle unas gotas en el ojo es casi misión imposible: como si le pusieras gotas de ácido, igual), colocarle el collar isabelino que tanto odia y esperar a que la inflamación baje. La glándula duda mucho que vuelva al sitio, así que a lo mejor tiene que estar con aquello fuera hasta la operación, y eso significa que vamos a tener que tener (valga la redundancia) muchísimo cuidado con llevar a Uma a la playa, a los suelos con tierra o polvo, cuidado con el pólen…

glándula lagrimal atrofiada

¡Pobrecita! Tan pequeña y ya con estas complicaciones, pero bueno, haremos todo lo que esté en nuestras manos para que todo este tiempo de tratamiento lo lleve lo mejor posible.

¡Comparte!
  • 14
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
    14
    Shares

7 comentarios en “Primera urgencia veterinaria: el ojo cereza”

  1. Cuando nuestro peludo pasa por alguna situación que no angustia, requiere de mucho amor, uds. lograrán con ese amor salir adelante, saludos!

    1. Por lo feliz que es, no creo que le incomode ahora que ya se ha acostumbrado a él… con decirte que se lo quito para que descanse y se pone a jugar con él!

  2. He descubierto este blog y me ha encantado. Qué perrita más bonita y qué suerte de tener unos dueños tan dedicados a ella y que la cuidan tan bien.
    Qué sufrimiento cuando se tiene que recurrir a las urgencias veterinarias, cuando ves que no sabes qué hacer para que estén mejor.
    Espero que ya estén mucho mejor sus ojos, por lo que he ido leyendo la operación fue bien. Saludos

    1. Muchas gracias! Sí, pobrecita, se pasó casi 5 meses con el collar isabelino en su cabeza… ¡Hasta 3 operaciones en los ojos! Pero ella nos dio una lección increíble: jamás perdió su buen humor! Y los ojitos le han quedado súper bien! Un abrazo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.