Enfermedades altamente relacionadas con la alimentación de nuestros perros

por admin

No es una novedad que hay enfermedades relacionadas con la alimentación canina que están en nuestras manos que aparezcan o no.

Aquello de «tu alimento será tu medicina«, también se aplica a los perros.

Como todos sabemos, la nutrición juega un papel fundamental para el buen desarrollo del organismo siendo determinante para la salud.

Al estrenarnos como adoptantes, cuando nos enfrentamos a la nutrición de nuestro peludo, quizás cometamos el error de pensar “si es bueno para mí, seguro que para él también”.

Que nos asalten las dudas es una maravillosa señal que muestra de nosotros preocupación y amor, por lo que empezamos muy bien nuestra tarea como cuidadores.

Si hoy hemos llegado hasta este post, es porque andamos encaminados en la búsqueda consciente de aportar una alimentación que favorezca la calidad de vida a nuestros familiares de cuatro patas.

Existe una estrecha relación entre lo que somos y lo que comemos, por lo que encontrar una dieta funcional será el mejor preventivo contra el desarrollo de enfermedades.

Como todos sabemos, la comunicación con nuestros peludos no es tarea fácil, así que es importante no comprometer su bienestar para evitar el sufrimiento.

¿Crees que tu perro es carnívoro u omnívoro?

Tal y como nos muestra la ciencia y a pesar de su adaptabilidad y facultades para evolucionar su metabolismo tras la relación que mantiene con el hombre, el perro sigue siendo carnívoro.

No es un carnívoro estricto como los gatos, pero no ha evolucionado tanto su fisiología como para llamarlo omnívoro.

Al perro lo catalogamos de carnívoro facultativo.

Y te preguntarás: ¿qué tiene que ver su condición con la nutrición y el desarrollo de ciertas enfermedades?

Llegados a este punto, debemos saber que principalmente nos diferencia de ellos ciertos procesos bioquímicos, que se desarrollan en el tracto digestivo. 

Este hecho diferenciador, nos indica que lo que es bueno para nosotros, no siempre va a ser bueno para ellos.

Si estás pensando que un perro sano puede comer de todo sin tener repercusiones graves, es un error.

El sistema digestivo tiene la gran tarea de obtener del alimento los nutrientes y la energía que el organismo requiere para su buen funcionamiento.

A ello se le suma el desarrollo tanto de tejidos, como desarrollo cognitivo, y es el principal motor del sistema inmune.

Sin embargo, los procesos bioquímicos que se desarrollan en su organismo, son algo diferentes a los nuestros.

Muchos de los alimentos que para nosotros son buenos, para nuestros compañeros peludos, van a ser difíciles o imposibles de digerir.

De hecho, muchas sustancias o excesos de nutrientes actúan como tóxicos, o fuerzan su metabolismo en los procesos de digestión y de excreción.

Existen nutrientes esenciales de los que ellos no pueden prescindir, igual que existen excesos de estos nutrientes, que no pueden garantizar  que el organismo no sufra daños.

Así pues, una dieta bien balanceada, contemplando la naturaleza del perro y teniendo en cuenta las necesidades diferenciadoras que se encuentran entre:

  • Razas.
  • Tamaños.
  • Edades.
  • Estados particulares: embarazo, lactancia, crecimiento u otras necesidades específicas.

Pueden ayudarnos a evitar el sufrimiento del dolor ocasionado por ciertas patologías relacionadas altamente con la nutrición.  

enfermedades relacionadas con la alimentación canina

Quiero empezar por mencionar una de las patologías, que sin duda deja grandes secuelas, ya que afecta al total desarrollo del organismo.

Enfermedades relacionadas con la alimentación canina

Encontramos dos variables que engloban diversas enfermedades derivadas de una mala alimentación.

Son dos.

La desnutrición

Podemos pensar que a día de hoy es un problema aislado, pero es más frecuente de lo que pensamos.

Podemos errar y concluir que la desnutrición aparece únicamente cuando un ser no come.

Pero esta afirmación, es totalmente errónea. 

Una nutrición inadecuada puede dar lugar a una desnutrición e implicar el funcionamiento de los órganos y ser letal.

Puede provocar desarrollos osteoarticulares o de tejidos débiles y ser muy dañina para el sistema inmune, los procesos bioquímicos y el desarrollo cognitivo. 

Encontrar una buena alimentación que no carezca de un buen balance de nutrientes esenciales y que, sobre todo, la fuente de estos nutrientes sea al uso de la bioquímica de su organismo, condicionado como carnívoro facultativo, y a ser posible asistida o con conocimientos esenciales, nos mantendrá alejados de esta patología difícil de recuperar.

Desafortunadamente el desarrollo de otras patologías puede implicar su aparición. 

Una buena dieta es vital para favorecer la salud de nuestros familiares peludos.

La desnutrición, el sobrepeso y la obesidad son propulsores de un dolor basal crónico y de patologías a menudo irreversibles.

Somos plenamente conscientes que el sobrepeso y la obesidad, son una problemática que día a día nos acompaña con más frecuencia, implicando gravemente la salud de nuestros compañeros e interviniendo en su calidad de vida y acortando su esperanza de esta.

 El sobrepeso y la obesidad

El sobrepeso y la obesidad no son sinónimos de un perro feliz que come con placer, sino más bien enfermedades relacionadas con la alimentación canina.

La impronta con nosotros les hace apetecible una alimentación inadecuada o hábitos de actividad deficientes condicionados por nuestras obligaciones diarias.

Por ello, somos totalmente responsables de su salud si esta se ve afectada a consecuencia de una mala alimentación o de la falta de movilidad.

El motivo principal de la aparición de esta afección es el consumo desproporcionado de kilocalorías relacionado con su metabolismo y actividad.

Producto de este hábito, a menudo contemplamos consecuencias osteoarticulares, metabólicas como la diabetes, dislipidemia (por ejemplo, niveles altos de colesterol total o de triglicéridos), hipertensión (presión arterial alta), enfermedades hepáticas o renales, enfermedades endocrinas como el síndrome de Cushing, procesos inflamatorios y un sinfín de afecciones que causan dolor.

Cuando nuestros peludos suelen mostrar sintomatologías como las anteriormente descritas, los procesos suelen cronificarse y en el mayor número de casos suelen ser irreversibles.

Este hito, ya nos va a condicionar a aportar una dieta específica, donde probablemente limitaremos a nuestros peludos para paliar, reducir o hacer desaparecer estos procesos patológicos. 

No nos gusta para nada ver sufrir a nuestros seres queridos y por ello se agradece mucho la implicación e intencionalidad de profesionales que nos ayudan a hace más fácil la difícil tarea nutricional.

En nuestro caso, no solo hemos investigado mucho y preguntado a expertos nutricionistas caninos, sino que hemos cambiado la dieta de Uma.

Apostamos por Dogfy diet, especializada en alimentación natural y casera, que pone a disposición de todos sus consumidores un equipo de nutricionistas dedicados a aportar dietas funcionales para que nuestros peludos disfruten de comer aportando salud y calidad de vida.

Con este post, deseo haberte despertado la curiosidad por encontrar el bocado más rico y saludable para nuestros fieles compañeros y agradecer a todos los que hoy sentís esa fuerte implicación en aportarles calidad de vida.

Puede que también te interese

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del usuario a través de su navegación. Si continúas navegando aceptas su uso Aceptar Leer más