Perros con alergia: causas y soluciones

por admin

Cada vez son más los casos de perros con alergia. Nosotros mismos hemos pasado por un calvario con Uma.

Los síntomas manifiestos más comunes de que un perro está sufriendo de alergias, suelen ser la presencia de picazón aguda e inflamación de la piel.

Generalmente, suelen ser activadas por factores presentes en el medio ambiente y requieren ser tratadas de forma individual, con el objetivo de aliviar las molestias y que el perro pueda sentirse cómodo y aliviado.

Solo así, se logrará que el perro tenga una mejor calidad de vida al evitar el desarrollo de problemas cutáneos crónicos.

Perros con alergia: tipos de alergia

Existen diversos tipos de alergias que se clasifican de acuerdo a los síntomas mostrados por el perro.

Algunas de ellas son las siguientes:

Alergia en la piel

 Son las llamadas dermatitis alérgicas y son del tipo más común y frecuente que se dan en los perros.

Generalmente son causadas por reacciones a picaduras de insectos como garrapatas, o a factores presentes en el ambiente como polen, moho, polvo, entre otros.

Alergia a pulgas o a su picadura

Las pulgas son parásitos comunes que se alojan en el perro que generan picaduras que afectan su piel.

Esto se debe a la reacción de su organismo con la saliva del insecto.

Su intensidad y síntomas pueden variar entre una manifestación leve a severa.

La forma de detectar alergia a la picadura de pulga es cuando se observa que el perro suele rascarse o frotarse el pelaje o la piel con gran frecuencia e intensidad.

Cuando esto ocurre, se generan traumas en la piel, llegando incluso a generar otras infecciones por las heridas que se causa.

Alergia ambiental

Suelen ser causadas por alérgenos presentes en el medio ambiente como el polvo, moho, sobre todo, si se trata de un ambiente muy húmedo.

Estas ocasionan la producción de anticuerpos de manera exacerbada llevando a una inflamación que daña los tejidos.

Estos alérgenos suelen entrar a través del tracto respiratorio y/o la piel del animal.

También pueden afectarle el polen en las estaciones en que ocurre la floración de las plantas, es decir, que están relacionadas con la estación del año en la que ocurre la mayor cantidad de polinización de las plantas.

Normalmente son alergias pasajeras. 

El perro puede sufrir la llamada fiebre del heno, manifestada en estornudos e irritación de las mucosas, cuando la concentración de polen aumenta en el medio ambiente.

Este tipo de alergia se le denomina Atopia y afecta a un estimado del 15% de los canes.

Algunas de las razas más propensas a verse afectadas por esta alergia son el Terrier, Golden Retriever, Labrador Retriever, Dálmatas, Pastor Alemán, Bóxer, Bulldog inglés, Setter inglés e irlandés y el Shar Pei.

Una medida simple para prevenir la aparición de alergias de este tipo, es evitar los paseos por el campo o a lugares donde se note un aumento de estornudos y reacciones.

Alergia a los alimentos

Alrededor del 10% de las alergias que se presentan en los perros son de origen alimentario, contrariamente a lo que la gente y la creencia popular suele considerar.

Suele confundirse la alergia alimentaria con la ‘intolerancia’ a ciertos alimentos.

El más claro ejemplo es el caso de la intolerancia a la lactosa, en la que el perro no dispone de las enzimas necesarias que le permiten procesar y digerir este compuesto, por lo que tan solo un poco de leche que beba lo lleva a padecer de diarreas.

Generalmente las alergias suelen manifestar algún síntoma en la piel como hinchazón o picazón (aunque no todas las alergias producen esto).

Una intolerancia a los alimentos suele manifestarse más bien a través de síntomas relacionados con el tracto gastrointestinal.

En cuanto a las alergias alimentarias, no existen tampoco datos suficientes que comprueben que haya tendencia de ser sufridaspor un sexo o raza en particular, pudiendo comenzar a manifestarse a cualquier edad.

Generalmente, suelen activarse cuando el perro ha consumido cierto tipo de alimento específico durante largos períodos de tiempo.

Los animales sanos suelen desarrollar resistencias inmunológicas naturales, aunque si llega a reducirse la función de la mucosa que cubre los intestinos, los agentes alérgenos pueden atravesarlo dando origen a las reacciones.

Según los estudios científicos actuales, los alimentos tienen ciertas proteínas o compuestos proteicos que contiene el alimento.

Cada una de estas proteínas son alérgenas y el riesgo de su efecto puede aumentar exponencialmente con la frecuencia y cantidad de su ingesta. 

Los alimentos alérgenos más comunes y potentes son la carne de res, la leche y sus derivados lácteos.

También los huevos, el trigo y el pollo.

Sus síntomas pueden manifestarse en períodos de tiempo desde cortos a largo plazo.

El sistema inmunológico del perro reacciona exageradamente frente a la presencia de las proteínas u otros ingredientes presentes en la comida.

Los principales alimentos que producen alergias son la soja, trigo, huevos, pescado, arroz, incluso si vienen procesados en alimentos o chucherías de origen industrial.

perros con alergia

Alergia a medicamentos

Suelen ser poco comunes las alergias a medicamentos, pero al presentarse, muestran picazón en la piel y enrojecimiento en el rostro y mucosas.

Esta alergia aparece desde minutos hasta algunas horas tras la aplicación de la medicina.

Muy importante es actuar de inmediato ante cualquier reacción alérgica a las vacunas.

A nosotros nos ha pasado y nos llevamos un susto enorme.

Síntomas generales que sufren los perros con alergia

 Las alergias cuando se presentan, producen las siguientes sintomatologías en los perros:

  • Estornudos.
  • Ruidos relacionados con las vías respiratorias.
  • Secreción ocular (lagrimeo excesivo).
  • Otitis.
  • Picazón y enrojecimiento en las orejas, rostro, axilas, ingle y alrededor del ano.
  • Problemas crónicos en las patas.
  • Arañazos, mordidas y restregar su parte posterior, abdomen o costados contra el piso.
  • Aparición de infecciones como consecuencias de los rasguños y heridas por rascarse.
  • Inflamación y enrojecimiento o pigmentación de la piel llegando a despellejarse.
  • Vómitos y diarreas en el caso de las alergias alimentarias.

Nota: Las partes que suelen verse más afectadas por la picazón (y que el perro atacará con mayor frecuencia y fuerza) son las patas, hombros, área interior de los muslos y orejas.

También puede inflamarse el conducto auditivo externo de los oídos.

Bacterias y levaduras pueden atacar la piel debilitada y dañada, causando infecciones secundarias.

Diagnóstico y tratamiento de las alergias en los perros 

Diagnóstico de las alergias

La forma de diagnosticar las alergias alimentarias es a través de una dieta en la que se van descartando alimentos.

Se implementa una dieta hipoalergénica conocida sin ningún añadido adicional, esperando que pasen los síntomas para determinar si efectivamente la causa viene de los alimentos.

Respecto a las alergias derivadas de las picaduras son fáciles de diagnosticar.

Al ser visibles entre el pelaje del perro (a igual que la suciedad, polvo, polen, entre otros) es más adecuado buscar con detenimiento las áreas donde se encuentran las picaduras, siendo estas visibles y rodeadas con enrojecimientos.

Si se sospecha la presencia de alergias de cualquier índole, la mejor solución es llevarlo al veterinario lo antes posible.

El veterinario examinará al perro, evaluando la diversa sintomatología presente en la piel, tanto como las lesiones que pueda presentar, descartando otras posibles causas como parásitos o infecciones dérmicas originadas por hongos y bacterias.

Una forma alternativa de verificar que la reacción alérgica no ha sido ocasionada por la alimentación, consiste en que una vez desaparecidos los síntomas alérgicos (tras llevar la dieta estrictamente hipoalergénica), volver a dar los alimentos que solía consumir el perro antes del ataque original.

Si el perro es hipersensible, en el plazo de los siguientes 14 días mostrará nuevamente los síntomas, lo que confirmará que es sensible a esos alimentos.

Si de esta forma no se logra determinar el origen alimentario de la alergia, se deberá practicar una prueba cutánea y/o análisis de sangre para verificar si se trata de alergias a agentes ambientales, con la cual se aislarán los componentes a los que es alérgico para luego controlarlos o evitarlos.

Tratamiento de las alergias

El tratamiento se adecuará al tipo de alergia que presente el perro, enfocándose en eliminar la causa de la misma a la vez que le proporciona alivio a los síntomas que padezca.

Las alergias de índole alimentario se suelen controlar proporcionando una dieta hipoalergénica.

Las alergias causadas por las pulgas suelen tratarse eliminando la causa principal con un tratamiento eficaz de muerte rápida de los parásitos recomendado por el médico veterinario.

También se deben seguir las indicaciones sobre cómo mantener la casa limpia y las relaciones que el perro mantenga con otros.

De tratarse de una alergia grave, hay que llevar de urgencia al veterinario para que le aplique el tratamiento anafiláctico adecuado y lo más pronto posible para evitar la muerte del perro.

De tratarse de una alergia a medicamento (que, aunque suele ser muy poco común, suelen darse casos aislados), es posible que el perro necesite inyecciones de corticoides y mantenerlo en observación unas cuántas horas para controlar su reacción.

 Estos tratamientos son de índole exclusivamente individual para cada perro, de acuerdo a los síntomas presentados y su intensidad.

Es importante tomar en cuenta factores como la raza, edad, sexo, entre otros.

No existe un tratamiento universal único para todos los perros por la gran diversidad genética.

Se han creado incluso vacunas contra las alergias que son aplicadas como una inmunoterapia, con la cual se va adaptando el organismo del perro a tolerar los factores alérgenos que le afectan.

Estas vacunas están conformadas precisamente con esas sustancias en principio, en dosis que no llegan a ser letales ni causantes de síntomas molestos.

De manera análoga, también se han creado champús y/o aerosoles de tipo tópico que cumplen una función preventiva, evitando las infecciones provenientes de hongos y bacterias.

Suelen aplicarse tras el baño del perro (cada dos o tres días) al inicio del tratamiento, distanciando las aplicaciones cuando ya se haya controlado la alergia.

perros con alergia

Existen diversos tipos de champús que pueden variar entre los bactericidas, antipruriginosos o anticaspa.

Es necesario utilizar el tipo de champú adecuado al tipo de alergia que se presenta, dejándolo actuar entre cinco a diez minutos y luego asegurándose de enjuagar bien.

Si se tiene dudas de cuál utilizar, hay que consultar al veterinario.

Para reestablecer la protección natural cutánea, deben ser suministrados los suplementos de ácidos grasos omega 3/6 como parte del tratamiento.

A la vez de restaurar la dermis, contribuyen al alivio de los síntomas como picazón.

Este tipo de componentes suelen encontrarse en alimentos enriquecidos como el pienso que esté destinado a los perros que sufren alergias.

Nota: Cuando se trata de alergias alimentarias, los síntomas suelen aliviarse, e incluso eliminarse de forma definitiva cuando es posible detectar la causa que las originan.

El adoptante puede ser capaz de detectar, en conjunto con el veterinario, cuáles son los alimentos que son inocuos para su perro tanto como los que deberá evitar.

¿Cómo prevenir la alergia en los perros?

Controlar la aparición de alergias es una tarea muy difícil debido a que entran en juego muchos factores, que pueden ir desde la herencia genética del perro donde se debe considerar la predisposición a sufrir alergias.

Además, el medio ambiente donde se encuentra, puesto a que puede haber presencia de polvo, polen y otros factores que no pueden controlarse.

Para prevenir alergias relacionadas con parásitos (pulgas), lo recomendable es realizar un tratamiento preventivo antiparasitario como baños regulares con champús antipulgas. 

En cuanto a alimentación, se puede alimentar al animal con diversas fuentes de proteínas, aunque evitando las carnes exóticas, que suelen contener altas concentraciones de sustancias alérgenas.

Pulga de gato

En la actualidad no se tienen los datos suficientes para determinar por qué algunas razas de perros son más propensas a las alergias que otras.

Sin embargo, entre todos los casos, las alergias más comunes son causadas especialmente por la llamada pulga del gato (Ctenocephalides felis).

Esta suele ser una alergia que aparece sin distinción de edad, aunque no antes del sexto mes de vida del perro.

La pulga, al picar al perro, no solo se alimenta con su sangre, sino que introduce su saliva en su organismo provocando una reacción instantánea.

Los síntomas de la pulga de gato aparecen incluso pasados unos días desde la picadura.

Algunos perros pueden llegar a desarrollar tolerancia a las picadas.

Nuestra experiencia con Uma

Ya adelanté que habíamos tenido un susto con la vacuna de la rabia con Uma.

Al ser alérgica, siempre que le toca su vacuna anual, tenemos que avisar con antelación para evitar sustos.

Pero, aparte de este susto, llegó un momento en que Uma estaba rascándose constantemente, incluso hasta el punto de morderse y hacerse heridas.

Fue una época de mucha investigación, muchas pruebas en el veterinario, reduciendo el picor a base de Apoquel, etc.

En el veterinario hicieron un análisis de sangre para conocer el origen de la alergia y el resultado fue:

  • A químicos: nivel alto.
  • Ambiental: nivel medio.
  • Alimentaria: nivel bajo.

Es decir, que dio positivo en tres áreas principales: químicos (aún estamos estudiando qué químico es el causante de la alergia), ambiental (desde que nos fuimos a vivir a Andorra no ha tenido alergia ambiental) y alimentario (cambiamos a Dogfy y ahora no sufre alergias de ningún tipo).

A día de hoy Uma no sufre ningún tipo de alergia. Está perfecta.

Por eso, quiero animaros a que no perdáis la esperanza, porque muchas veces me pasó que casi tiro la toalla.

Para un adoptante, es una impotencia enorme intentarlo todo y ver que no hay resultados.

¡Pero los hay! Espero que estos consejos te ayuden a ayudar a tu perro a ser de nuevo un perro feliz y sin alergias.

Puede que también te interese

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del usuario a través de su navegación. Si continúas navegando aceptas su uso Aceptar Leer más