Cómo hemos enseñado a Uma a no pedir en la mesa mientras comemos

Al más mínimo rastro de olor, ahí está el perro, ¿verdad? Y no hay nada más molesto que estar comiendo y que tu perro esté constantemente demandado un poco de comida. Quizás haya propietarios que disfruten con esto, sin embargo, hay que pensar en el día que haya invitados en casa. ¿Cómo vamos a controlar que el perro no pida?

Enseñar a un perro a no pedir en la mesa

Porque a nosotros no nos gusta que esté pidiendo y menos que moleste a personas cuando están sentados en nuestra mesa, tuvimos claro desde el principio que debíamos controlar esta conducta, ¡aún no teniendo a toda nuestra familia a favor! Porque si bien la educamos en casa a no pedir, cuando íbamos de invitados a casa de otros familiares, éstos sí que la malcriaban, pero bien… ¡el mundo contra nosotros! Sin embargo, debo decir que en casa a nosotros nos respeta siempre y cuando hay invitados, se porta de lujo. ¡Si es que es una monada!

Uma no molesta cuando comemos

¿Cómo hemos educado a Uma a no pedir en la mesa?

  • Jamás le hemos permitido pedir. Las primeras veces que hacía el ademán de “a ver si cae algo” siempre se encontraba con un NO y con un ¡a dormir a tu cojín! Al principio costaba que hiciera caso, pero con acompañarla al cojín y darle un hueso de cuero como premio bastó para empezara a asociar que si pedía en la mesa no se llevaba nada, mientras que si se iba al cojín caía un premio. Con el tiempo, no solo ya nunca nos pide, sino que mientras nosotros nos sentamos en la mesa, ella se acuesta en su cojín sin esperar nada a cambio. ¡Un amor!
  • Cuando hay invitados, Uma se excita mucho. Todo el mundo le hace caso, le acaricia y siente que es la protagonista de la historia. Y cuando nos sentamos en la mesa, a veces prueba de asomarse, no para pedir comida, sino para buscar caricias o para acercar su pelota invitando a jugar. Dos llamadas de atención son suficientes para que entienda que no es el momento.
  • Un perro con hambre puede ser muy pesado. Por eso, no descuidar la alimentación es fundamental. A Uma la alimento dos veces al día, a primera hora de la mañana y a media tarde, de forma que cualquier buen olor no le desespera. Además, la alimento con comida de calidad. Esto es importante y no es ninguna tontería. Si está bien nutrida no le hará falta demandar más comida porque su cuerpo no lo pedirá. Sin embargo, si le damos comida de mala calidad, su cuerpo le pedirá más comida para cubrir las necesidades nutritivas de las que carece.

Los veterinarios recomiendan que a partir del año se alimente al perro una vez al día, sin embargo, yo prefiero continuar esta rutina de dar dos tomas diarias, por dos principales razones: la primera, evitar que tenga hambre y se acostumbre a pedir en la mesa, y la segunda, para evitar la torsión estomacal.

Es importante que a la hora de educar al perro a que no pida en la mesa haya consenso familiar. O todos vamos a una, o confundiremos al perro y no habrá forma humana de educarle.

¿Y vosotros cómo lo lleváis con vuestros perros? ¿os piden mientras coméis?

¡Comparte!
  • 119
  •  
  • 1
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
    120
    Shares

6 respuestas a “Cómo hemos enseñado a Uma a no pedir en la mesa mientras comemos”

  1. A mi mi perro, que tiene un año y poco, se pone como loco cada vez que hay comida. Hemos intentado de todo y hemos sido suuper persistentes pero él com si nada. Al final ahora lo encerramos en su habitació a la hora de la comida porqué sino acaba comiendoselo él todo!

    1. Silvia, sé que si ya coge un vicio es más difícil cambiarlo, va a suponer más paciencia y esfuerzo, pero puedes conseguirlo. No esperes a que esté servida la comida. Edúcalo a media tarde poniendo un plato de cualquier cosa en la mesa, y enséñale a estar tranquilo a base de premiarle cuando te haga caso. Si perseveras lo conseguirás! Ánimo!!

  2. Lucca lleva muy bien el tema de pedir en la mesa siempre y cuando no haya nadie que le de nada…
    Cuando estamos los de casa no hay ningún problema, en cuanto nos sentamos a comer ella se tumba y se duerme.
    Cuando tenemos invitados, si conseguimos que ninguno le de comida también se queda tranquila, el problema es cuando se empieza a ”caer comida” debajo de la mesa… Entonces no se separa de la persona en cuestión.

    Un saludo

    1. Celia, sin duda es el tema más complicado… Nosotros en casa genial, pero cuando vamos a casas de familiares, aunque Uma se porte de lujo, la llaman para consentirla. ¡Paciencia!

  3. Es muy desagradable que nuestros perros se queden cerca de la mesa pidiendo a la hora de comer. Pero con estas sencillas indicaciones se podrán entrenar para que dejen de hacerlo..

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.