Displasia de cadera en perros

Muchos perros se ven afectados por la displasia de cadera, una enfermedad degenerativa osteoarticular genética muy común en ellos. 

Todos los perros pueden presentar esta enfermedad, sin embargo, los perros grandes son más propensos a ella, sobre todo, si durante su crecimiento no recibieron calcio y minerales suficientes para su adecuado y sano desarrollo. 

¿Qué es la displasia de cadera?

Para entender mejor el concepto de displasia de cadera, se trata del mal encaje de los huesos que componen la cadera del perro.

Es una enfermedad ósea y articular, hereditaria. No obstante, puede que el perro nunca la desarrolle, aunque tenga los genes.

La displasia impide que los perros caminen adecuadamente porque les causa mucho dolor. Además, es una enfermedad que avanza, es decir, que con el paso del tiempo empeora. 

Síntomas de la displasia de cadera en perros

Esta enfermedad se desarrolla entre los 5 y 6 meses de edad del perro, pero lo más común es que los síntomas se aprecien cuando son perros adultos debido a que los síntomas se intensifican.

Los síntomas más comunes son:

  • No quieren jugar, saltar, correr o subir escaleras. 
  • Si el juego es brusco, se quejan o manifiestan dolor. 
  • Cojean con frecuencia.
  • Mueven con dificultad las patas de atrás. 
  • Al caminar, juntan las patas de atrás o las cruzan. 
  • Quieren estar más tiempo sentados, más de lo normal. 
  • Espalda curvada.
  • Se balancean al caminar.
  • Rigidez en las patas de atrás y en la cadera.
  • Les cuesta levantarse.
  • Manifiestan dolor en la pelvis y en la cadera.

Tratamiento de la displasia de cadera en perros

La displasia coxofemoral o displasia de cadera no tiene cura, pero sí hay maneras de ayudar al perro a sobrellevarla.

  • Tratamiento con condroprotectores:

Los condroprotectores para perros protegen las articulaciones del perro. En pocas palabras, son medidas y acciones para prevenir problemas o lesiones en las articulaciones. 

Los condroprotectores no eliminan la enfermedad, pero sí pueden ser un complemento del tratamiento que tenga su mascota y así mejorar su calidad de vida.

Los  condroprotectores no son un tratamiento único y son recomendados cuando la displasia no está avanzada. 

Son unos medicamentos que ayudan a que el perro se recupere de lesiones. También retrasan y previenen que enfermedades degenerativas. 

  • Tratamiento con cirugía: 

La opción de la cirugía solo puede decidirla el médico veterinario, dependiendo de lo avanzado de la displasia, es decir, si las articulaciones del perro están muy deterioradas.

El especialista debe evaluar bien al perro para tomar la decisión más acertada.

Normalmente se elige el tratamiento quirúrgico cuando otros tratamientos no dan los resultados esperados.

Es importante mencionar que, muchas veces la cirugía no significa que el dolor que ocasiona la displasia desaparecerá por completo.

A veces algunos perros siguen manifestando dolor aún después de ser operados. Además, como toda cirugía, tiene sus riesgos. 

displasia de cadera en perros

Arneses especiales para la displasia de cadera en perros

Existen arneses para perros con displasia de cadera y otras enfermedades muy útiles y favorables. Los arneses son ideales para que el perro pueda moverse.

Los ayudan a liberarse de peso para tener una buena movilidad.

  • Arnés de elevación trasera:

Este arnés permite que el adoptante pueda levantar la parte de atrás del perro, para evitar que arrastre sus piernas traseras. 

Se coloca y se ajusta en la pelvis y las patas de atrás de la mascota. Así el perro logrará caminar un poco mejor y sin tanto esfuerzo y dolor. 

Este tipo de arnés puede limitarse a usos específicos durante el día y rutina del perro o cuando el adoptante lo considere necesario.

Por ejemplo, durante el paseo para hacer sus necesidades o para subir escaleras.

El arnés ayuda también a la actividad física del perro, la cual es muy importante para su salud. 

  • Arnés integral:

Este arnés brinda apoyo general y ofrece puntos seguros de sujeción. De esa manera el perro tiene mayor movilidad.

El arnés pasa por su pecho y también por sus partes traseras y el adoptante lo puede sostener con su mano de ambos puntos con una correa.

Es cómodo y seguro para ambos. 

  • Arnés de apoyo asistido:

Este tipo de arnés está indicado para perros mayores y que tengan una limitación más fuerte: que estén heridos o discapacitados.

Por supuesto, también es perfecto para perros con displasia de cadera. 

Este arnés brinda sujeción en las caderas del perro y pasa por su abdomen. Lo sostiene muy bien. La correa se puede ajustar según la comodidad del adoptante. 

Nota: La displasia es una enfermedad, pero cuando el perro envejece, sus articulaciones también y, por eso, necesitan del apoyo de su adoptante para lograr su movilidad. 

Los perros necesitan realizar un poco de ejercicio diariamente y merecen tener una mejor calidad de vida y para ello están los arneses. 

¿Cómo elegir el mejor arnés para un perro con displasia de cadera?

El arnés debe permitir que el perro tenga movilidad y logre hacer cosas comunes.

En ese sentido, debe ser un arnés que sea cómodo, seguro y que le brinde suficiente soporte. La idea es que el perro sienta poco dolor al caminar. 

El arnés debe ser:

  • Resistente.
  • Flexible.
  • Transpirable. 
  • Suave.
  • Que se ajuste bien al tamaño y peso del perro. 
  • Debe poder soportar sin problema el peso que el perro tenga. De igual manera para que el adoptante pueda usarlo sin problema con su perro. 

Una respuesta a “Displasia de cadera en perros”

  1. Bulldog Frances dice: Responder

    Buenisimo articulo, la displasia de cadera es algo bastante grave, en los perros, sobre todo en perros de gran tamaño, aun que también afecta a las razas pequeñas, por el ejemplo los bulldogs franceses soy muy propensos a sufrirla.

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.