Mi perro babea mucho: ¿por qué?

por admin
146 visualizaciones

¿Tu perro babea mucho?

Porque pasa algo curioso con Uma: cuando salimos de paseo y huele mucho su entorno, babea una barbaridad, por eso, hoy quiero dedicar el post al babeo excesivo.

El babeo que generan los perros es una función orgánica completamente natural y normal en ellos, el cual tiene una función.

El babeo ayuda a los perros a facilitar la disolución y deglución de los alimentos, para optimizar el proceso de digestión.

De esa manera, logran una mejor asimilación de los alimentos.

El organismo del perro es el responsable de regular la cantidad de saliva y baba que genera, por lo que, en principio, no debería ser excesiva en la mayoría de los casos.

Sin embargo, hay veces que la salivación es muy intensa y se desconoce el motivo de la misma. 

Por lo tanto, es realmente importante que los adoptantes conozcan los posibles motivos de la salivación normal y excesiva de sus perros y qué medidas tomar al respecto para atender a su compañero como debe ser.

¿Por qué babean los perros?

Las glándulas salivares son las encargadas de generar la saliva y baba como parte del proceso natural digestivo.

Estando ubicadas en el hocico del perro, ayudan a la disgregación y deglución de los alimentos que entran en la boca.

Cuando estas glándulas provocan exceso de sustancia, se le denomina ptialismo y se presenta con gran frecuencia en los perros.

  • Razas propensas: Dependiendo de la raza del perro y de acuerdo a su estructura mandibular, junto a la forma que tienen sus labios, hay ciertas clases de perros que tienen una predisposición genética a generar una cantidad mucho mayor de saliva que lo usualmente observado en el resto de los perros. 
  • Factores externos: De igual manera, les pueden afectar ciertos factores circunstanciales y externos presentes en su entorno como lo son los olores a comida, sed o excitación. Sus glándulas pueden responder de manera exagerada a estos estímulos que suelen ser de carácter placentero para ellos.

Nota: si se presenta una salivación abundante sin una causa aparente a primera vista, puede tratarse de algún tipo de problema presente en la cavidad bucal o algún malestar o enfermedad específica que requiere una observación y estudio más profundo.

Esto implica la necesidad de recurrir a un veterinario especialista que sea capaz de determinar la causa clínica.

¿La saliva es útil y necesaria?

Antes que nada, hay que preguntarse por la utilidad y necesidad de la saliva para los perros.

Enumeraremos brevemente estas características:

  • Ayuda a la higiene bucal, al mantener los dientes limpios y mantener la humedad de la boca. Esto evita desgarres de tejidos por el roce.
  • Contiene enzimas que ayudan a ablandar los alimentos y facilitan el proceso de deglución y catalizan la digestión.
  • La saliva sirve también como un modo de refrescar al perro: al no tener glándulas sudoríparas que lo ayuden a irradiar el calor corporal, la saliva sirve como radiador al salir caliente cuando se expulsa. 

Causas de la salivación en los perros 

Teniendo conocimiento de la utilidad de la salivación en el perro, se pueden conocer algunas de las principales causas que la generan.

A continuación, enumeramos y explicamos algunas de las más comunes:

Emoción 

Sin duda, es la causa del babeo excesivo de Uma.

El entusiasmo y excitación suele hacer que el organismo del perro libere ciertas sustancias estimulantes que actuarán sobre las glándulas salivares, activándolas y haciendo que trabajen más intensamente.

Estos casos suelen presentarse cuando se manifiestan estímulos importantes que están relacionados con comportamientos y situaciones placenteras para el perro.

Como, por ejemplo, encontrarse con alguien conocido, relacionarse y jugar con otros perros, ver la correa de paseo, entre otros. 

perro babea mucho

Para Uma es un placer salir a pasear y ser libre para oler todo lo que quiera.

Se acerca su hora de comer

Una reacción natural del cuerpo del perro consiste en la activación de las glándulas para que generen saliva, en preparación para la ingesta de alimentos.

Esto suele suceder al estar presente en el ambiente olores de comidas o que se relacionen con la misma, funcionando de la misma forma que los seres humanos reaccionamos cuando percibimos algún olor placentero y atractivo.

Lo anterior no quiere decir que necesariamente el perro pueda o deba ingerir tal alimento, debido a que puede ser alguno que, por mucho que tenga un olor irresistiblemente atractivo, sea dañino e incluso tóxico para él.

De manera equivalente, puede ocurrir en ocasiones que el perro ya haya comido suficiente o no necesite realmente por haber ingerido su alimento recientemente.

Recordemos que, si come nuevamente puede ocasionar sobrepeso u obesidad.

Cuidado con la deshidratación 

Para evitar o reducir la cantidad de saliva generada por el perro, es muy recomendable controlar las cantidades de líquido (agua) que ingiere.

La saliva está constituida casi completamente por agua, siendo esta la base en la que se encuentran diluidas las enzimas.

Aunque parezca irónico, el exceso de salivación puede ser un síntoma de deshidratación del perro, lo que en muchas de las ocasiones es una alarma para que los adoptantes estén alertas y puedan atender la hidratación de su perro a tiempo. 

Una forma de evitar que esto ocurra, consiste en observar y controlar las cantidades de líquido que bebe el perro, y siempre llevar agua cuando salgas con él.

Si observas que aparte del babeo presenta encías blancas y jadeo constante, es síntoma de que presenta deshidratación.

De ser así, es necesario que el adoptante pueda solucionarlo de manera inmediata, para evitar daños fisiológicos más importantes.

Hay que mantener al perro siempre hidratado, sobre todo, cuando hay temperaturas elevadas.

Medicamentos

Algunos medicamentos contienen sustancias que hacen que el perro genere una salivación excesiva.

Entre ellos, encontramos los relajantes caninos, que suelen distender las glándulas generando una mayor salivación.

De ocurrir esto, es importante acudir al veterinario para que pueda evaluar los pros y contras del uso de tal medicamento.

El especialista, podrá indicar si es o no un medicamento realmente adecuado a la necesidad del momento y que logren evitarse daños futuros por una inapropiada aplicación.

Enfermedad infecciosa 

Entre las casusas que pueden generar este excesivo babeo se encuentran complicaciones de salud bucal como gingivitis, estomatitis, inflamación de las encías, algún diente roto, incluso tumores.

Todas estas antes mencionadas, afectan en parte al sistema nervioso que está conectado directamente con las glándulas.

De igual manera, las infecciones de tipo bacterianas o fiebres puede afectar la producción de baba.

Cada organismo vivo, sea el cuerpo de un humano o un perro, son máquinas perfectamente estructuradas para un funcionamiento óptimo.

Cuando no es así, es que algo va mal, no está funcionando bien, o algo le afecta. 

¿Intoxicación?

Las intoxicaciones por ingestión de alimentos en mal estado pueden afectar la cantidad de producción de saliva de las glándulas.

Sin embargo, en estos casos, suele estar acompañada de temblores, vómitos, fiebre, tos, desorientación y dificultades respiratorias.

El perro babea mucho o hipersalivación 

Generalmente, la hipersalivación no se presenta frecuentemente en los perros, por lo que no suele ser motivo para preocuparse si se mantiene una alimentación e hidratación adecuada.

Esta hipersalivación, solo se da en casos puntuales con el objetivo de manifestar alguna funcionalidad incorrecta del cuerpo; al menos que esté relacionada con la configuración fisiológica y genética del perro según su raza.

En caso de presentarse, lo conveniente es recurrir a un médico veterinario para que pueda determinar de manera inequívoca cuál es su causa, a través de un diagnóstico profesional.

Algunos síntomas de la hipersalivación en los perros, son: 

  • Náuseas / ansiedad.
  • Absceso / tumor.
  • Infección respiratoria (viral).
  • Rabia.
  • Quemaduras.
  • Ingestión de alguna sustancia que sea venenosa.
  • Algunas plantas, entre otros. 

Si a pesar de los síntomas antes mencionados, el adoptante observa algo fuera de lo común es importante estar alertas. 

Otros síntomas que requieren atención son:

  • Cambios en su comportamiento en el momento de alimentarse.
  • Vómitos o espasmos.
  • Restregarse el rostro con la pata constantemente buscando alivio a ciertos síntomas no visibles.

Incluso si presenta agresividad o irritabilidad, a la vez de que manifiesta expulsión de la saliva de manera excesiva, puede ser indicativo de problemas más graves que no se pueden apreciar a simple vista.

En ciertos casos, no resulta fácil determinar si la salivación de un perro es excesiva.

Será necesario recurrir a revisiones y observaciones caseras para determinar si se muestran síntomas adicionales como:

  • Halitosis.
  • Dificultad para masticar o tragar los alimentos.
  • Presencia de inflamación u objetos extraños en la cavidad bucal.
  • Náuseas o vómitos.

Si el adoptante ve algunos o todos los síntomas antes descritos, es imprescindible que se acuda inmediatamente al médico, debido a que las causas pueden ser variadas.

Incluso se podría comprometer seriamente la salud o la vida del perro.

Esto, sobre todo, en caso de que se trate de afecciones de índole bacteriana, úlceras, tumores, intoxicación por productos químicos, o insectos venenosos.

Nota: Hay casos en los que puede haber daños o mal funcionamiento de índole neurológico que cause una inapropiada segregación de saliva por parte de las glándulas.

Esto se determina a través de exámenes específicos, tras que el veterinario diagnostique que la salivación tiene una duración superior a las dos horas y está acompañada por los síntomas descritos.

perro babea mucho

Babeo por un solo lado de la boca ¿qué significa?

Los perros no pueden cerrar su boca dejándola sellada como ocurre con los seres humanos.

Esto hace que la saliva escurra por todos lados de ella de manera homogénea.

Sin embargo, hay casos donde una salivación excesivamente localizada puede indicar que algo no va funcionando correctamente en esa zona de la boca, lo que puede ser indicio de alguna de estas afecciones:

  • Diente roto: Esto expondrá el nervio de diente, lo que lo hará más sensible al dolor. Al mismo tiempo se estimulan las glándulas salivares, provocando mayor producción de saliva por el lado en que se localice.
  • Heridas: El perro puede tener heridas en la parte interna de la cavidad bucal ocasionadas por objetos que haya mordido o úlceras. Estas también pueden dar origen a una salivación excesiva. Es necesario revisar el hocico del animal para determinar si hay presencia de algún sangrado o de alguna herida en los tejidos blandos (encías, lengua, paladar, etc.)
  • Enfermedades bacterianas y víricas: Las enfermedades de tipo infeccioso suelen presentarse junto a un exceso de salivación, produciendo generalmente mal olor en el hocico. Un común ejemplo de estas son la gingivitis (inflamación de las encías) consecuencias de algún virus o parásito que se halle alojado en la cavidad bucal.

La gingivitis es la inflamación de la encía y si se localiza en un área particular de la boca (no generalizada), el perro tenderá a babear más por ese lado.

En estos casos, lo mejor es acudir con el perro al veterinario de manera que este pueda analizar y determinar el tratamiento a seguir para eliminar las bacterias y/o virus presentes y de esta forma solucionar el problema.

  • Tumor: Los tumores bucales suelen provocar una mayor salivación, debido a que representan una presencia extraña en la boca del perro. Hay que considerar la posibilidad de la presencia de alguno, sobre todo, si hay pérdida de peso excesiva.

En el examen visual, debe advertirse si hay presencia de alguna protuberancia, bulto o anomalía que pudiera estar generando la salivación.

De observar alguna de estas, es necesario llevar inmediatamente al perro a una visita con su veterinario para que pueda realizar un examen más profundo y detallado.

Emergencia por el babeo de un perro 

Generalmente en verano se presentan las emergencias derivadas de los golpes de calor.

Cuando es así, el perro comenzará a babear y a jadear intensamente, mostrándose fatigado.

En estos casos, lo mejor es colocarlo en la sombra o en un ambiente que sea fresco y ofrecerle siempre agua para que beba y se mantenga hidratado.

Si tiene una respiración muy dificultosa, se trata de una emergencia médica que hay que atender lo más pronto posible.

Razas de perros que babean más que otros

Entre las razas que suelen presentar mayor índice de salivación al día se encuentran el Gran Danés, el Bulldog Inglés, el Bulldog Francés, el San Bernardo y el Basset Hound.

Se debe principalmente a las características fisiológicas, físicas y genéticas, particularmente las referidas a la cavidad bucal y craneal.

Estos ejemplares tienen unos belfos caídos que cubren sus labios inferiores, lo que hace que acumulen mayor cantidad de saliva que no es asimilada por el perro de manera natural.

Por lo tanto, provoca la expulsión de la boca por el babeo constante.

Puede que también te interese

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del usuario a través de su navegación. Si continúas navegando aceptas su uso Aceptar Leer más