Nuestra experiencia viajando con perro con Balearia

por admin
175 visualizaciones

Os queremos contar nuestra última experiencia viajando con perro con Balearia, ya que habéis sido muchas personas las que nos habéis preguntado.

Era nuestro segundo trayecto viajando con perro con Balearia, con la diferencia, de que la primera vez fue un viaje de dos horas y éste último fue un viaje de 10 horas.

Dos trayectos diferentes y dos formas de viajar muy diferentes.

Nuestra primera experiencia viajando con perro os la contamos detalladamente hace unos años.

En aquella ocasión viajamos de Ibiza a Denia con el fast ferry, por tanto, fueron dos horas en las que Uma viajó en una jaula, en la zona acondicionada para perros que tiene en cubierta Balearia.

Para Uma fue un viaje estresante, porque era la primera vez que se veía encerrada en una jaula, estaba rodeada de otros perros que no paraban de ladrar debido al estrés, y no estábamos nosotros.

El no vernos es una gran fuente de estrés.

Por suerte, fueron dos horas, y aunque la ida fue muy estresante, la vuelta al cabo de unas dos semanas, no lo fue tanto. ¡Ya le sonaba todo!

En cambio, este segundo viaje ha dio mucho mejor.

Viajando con perro con Balearia en camarote

Debido a que nos íbamos a Andorra desde Ibiza, en vez de viajar dos horas en barco más siete horas de coche que resultaría muy pesado, decidimos realizar el viaje de 10 horas en barco y tres horas de coche.

Este trayecto era mucho más cómodo para Uma y mucho menos estresante, sobre todo, porque en ningún momento se separaba de nosotros.

Embarcamos con el coche los tres, nos dirigimos al camarote los tres y volvimos a desembarcar los tres juntos.

Embarcamos a las nueve y media de la noche porque a las diez salía el barco. Lo más estresante para Uma fue el camino desde bajar del coche a la cubierta hasta el camarote.

Muchos ruidos fuertes, mucho coche y no saber qué iba a pasar.

Pero una vez, llegamos al camarote, se echó a dormir y no se despertó hasta el día siguiente. La tía durmiendo a pata suelta.

Y eso, que en otros camarotes se oía de vez en cuando a algún perro ladrar.

Los camarotes están muy bien acondicionados.

viajando con perro con Balearia

Como ves, ponen a tu disposición un cuenco para que puedas poner agua y un empapador por si tuviera ganas de hacer sus cositas.

Igualmente, en cubierta, también tienen un pipícan y una zona para que el perro pudiera estirar las patas.

En nuestro caso, como Uma se echó a dormir del tirón, no nos hizo falta y la idea era subir a la mañana siguiente, sin embargo, amaneció lloviendo y Uma hizo sus cositas cuando bajamos ya del barco.

viajando con perro con Balearia

Algo que nos llamó mucho la atención fue la cantidad de perros que vimos.

Teniendo en cuenta que no viajaban muchas personas debido al Covid, y que todas las que viajaban lo hacían de forma justificada, me llamó la atención la cantidad de perros que viajaban con sus humanos.

Y, como he comentado, nosotros pudimos dormir bien, nos despertamos alguna vez por los ruidos propios del barco y por algún ladrido de perro (a algún humano se le ocurrió ir al bar y dejar a su perro solo en el camarote), pero a quienes nos gustan los perros entendemos el estrés por el que pasan, entonces, despertarnos por algún ladrido tampoco era molesto.

Llegamos a tierra a las ocho de la mañana.

viajando con perro con Balearia

Opinión sobre viajar con perro con Balearia

No sabéis lo contentos que estamos de poder viajar con Uma de esta forma, todos juntos, como una familia.

El trato de la tripulación de Balearia con los peludos ha sido excelente, muy cariñosos siempre.

¡Ah! Y el precio del billete de Uma: 15€, o sea, que estamos muy contentos y no hay nada que mejorar en los viajes con camarote.

En cuanto a los documentos necesarios, solo nos pidieron el billete de Uma, pero siempre hay que llevar por si acaso, la cartilla veterinaria encima.

Si el perro es PPP debe ir con bozal, y cualquier perro dentro de las zonas comunes del barco debe ir atado con su correa, como es lógico.

En su día, sí comenté que un punto a mejorar en el trayecto en barco cuando no hay camarotes, es el poder estar con tu perro durante el viaje, porque lo que más estresa a un perro es no poder ver a sus humanos y no saber dónde están ni qué pasa.

Pero, poder viajar en camarote con tu perro, no tiene precio.

Puede que también te interese

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del usuario a través de su navegación. Si continúas navegando aceptas su uso Aceptar Leer más