Prebióticos para perros

por admin

El uso de prebióticos para perros ha comenzado a hacerse presente en la dieta de cada cachorro y perro adulto.

Existen muchas razones por las que se deben incluir estos elementos nutricionales en la dieta de un perro, debido a que ofrecen una respuesta positiva sobre el sistema inmune, ayudando a prevenir diferentes enfermedades.

Además, hay que sumarle que mejora el estado nutricional del organismo y una digestión más saludable. 

Es importante tener en cuenta que los prebióticos cumplen con diferentes funciones en el sistema digestivo de los perros, por lo tanto, es un elemento necesario para lograr un correcto balance en la alimentación.

Es por ello, que hoy aprenderemos más de los beneficios de proporcionar prebióticos a un perro y mucho más. 

¿Qué son los prebióticos para perros?

Los prebióticos son un tipo de sustancia que se encarga de alimentar y sostener a los probióticos.

Los prebióticos se diferencian a los probióticos en cuanto al trabajo que realizan.

En el caso de los prebióticos, se encargan de generar nuevas baterías beneficiosas, es decir, funcionan como una fuente de alimento para las bacterias que ya están presentes en el tracto intestinal

En su mayoría, los probióticos se encuentran compuestos de fibra que se descompone para liberar el ácido graso, que son esenciales para la cadena corta.

Estos son los que permiten tener un funcionamiento completo del colon.

Los prebióticos ayudan a reforzar el sistema inmunológico y limitar los microbios que causan daños y, a su vez, aumenta la absorción de los minerales.

Las sustancias que pueden cumplir con estos beneficios y son las presenten en múltiples productos comerciales, son las siguientes:

  • Mananooligosacáridos.
  • Fructooligoacáridos.
  • Galactooligosacáridos.
  • Fructanos.
  • Transgalactooligosacáricos.

Los prebióticos cuentan con un mecanismo de acción, por lo que permiten modificar la microbiota intestinal, tras el padecimiento de enfermedades derivadas de la fermentación de bacterias que se alojan en el colon.

De forma que se desencadenan los ácidos grasos volátiles de la cadena corta (AGV).

Dentro de los AGV se pueden encontrar los ácidos que pueden acidificar el medio intestinal y permite que no ingresen bacterias ni se produzcan patógenos ni acido butírico.

Este ocasiona la vellosidad intestinal, por lo que se comienza a incrementar la absorción de la superficie intestinal.

¿Para qué sirven los prebióticos en perros?

Cuando se habla de prebióticos, se refiere a una serie de sustancias no digeribles de los alimentos, que promueven el crecimiento de las bacterias.

Estas son las encargadas de beneficiar al intestino, por lo que los prebióticos mejoran mucho su función o actividad.

Muchos prebióticos son fibras fermentales que tienen la capacidad de liberar los ácidos y que ayudan, como mencionamos, a que se mantenga la función del colon. 

Cuando los adoptantes buscan que su mascota tenga una digestión saludable y una flora intestinal con un desarrollo correcto, es importante que se proporcione una dieta rica en prebióticos.

prebioticos para perros

Esto debe hacerse de manera continua, con la finalidad de que se pueda mantener el equilibrio de la flora intestinal, además de que favorecerá el incremento de las defensas que se encuentren dentro del intestino. 

Beneficios de utilizar prebióticos en perros

Todas las sustancias prebióticas tienen algo en común.

Cuando logran ser digeridas o (fermentadas) por las bacterias intestinales, se comienzan a producir incrementos de energía, micronutrientes y otras ventajas para la salud.

Un claro ejemplo de los beneficios radica en la contribución para controlar el desarrollo y crecimiento de las bacterias que pueden perjudicar al colon. 

Todos los prebióticos han sido estudiados, pero los que han tenido un mayor avance, han sido los carbohidratos no digeribles, los cuales se encuentran dentro de los vegetales.

Sin embargo, también han podido demostrar que poseen propiedades los galactooligosacáridos (GOS), que pueden encontrarse de forma natural en la leche. 

Los prebióticos naturales son uno de los mejores elementos.

Son la alternativa natural que suele utilizarse cada vez con más frecuencia en la alimentación de los perros. 

Enfermedades

De acuerdo con evidencias, proporcionar prebióticos a un perro puede reducir riesgos de sufrir enfermedades como lo son el síndrome de colon irritable, enfermedades que pueden inflamar el intestino, entre otras enfermedades crónicas, tales como la colitis ulcerosa y las enfermedades de Crohn. 

Regular el tránsito intestinal

Los prebióticos también pueden ayudar a regular el tránsito del intestino, por lo que en casos de estreñimientos o la aparición de diarreas en perros, pueden ser de gran ayuda para aliviar estos problemas. 

En pocas palabras, se puede decir que estos nutrientes proporcionan efectos de protección frente a las tantas infecciones intestinales que pueden manifestarse en el tracto intestinal.

Absorción de minerales

De acuerdo con algunos estudios, los prebióticos favorecen la absorción de los minerales, sobre todo, cuando se trata del calcio, zinc, magnesio y el hierro. 

Niveles de glucosa 

Además, logran disminuir los niveles de glucosa, triglicéridos y colesterol que se encuentran en la sangre y que son los causantes de reducir la presión arterial.

Por ello, son perfectos para disminuir la aparición de diabetes en perros y de la obesidad y otros animales.

Entre otros beneficios, se destacan:

  • Reforzar la calidad de la flora del intestino y mejoran la digestión.
  • Proporcionan bacterias buenas y evitan que aparezcan malas.
  • Mejora e incrementa la capacidad para absorber los nutrientes.
  • Evita que el perro sufra de estreñimiento facilitando la expulsión de las heces.
  • Puede mejorar el sistema inmunitario del perro.

¿Cómo darle prebióticos a mi perro?

Cuando se busca incluir los prebióticos en la dieta de un perro, es importante que se haga de forma natural.

Aunque en el mercado existen muchos productos que aseguran proporcionar la cantidad correcta de prebióticos como, por ejemplo, los elaborados a base de raíz de achicoria, lo mejor siempre será ofrecer una alimentación balanceada que contenga lo siguiente:

  • Omega 3 y 6
  • Proteínas grasas
  • Carbohidratos
  • Vitaminas
  • Minerales

Estos compuestos serán los encargados de proporcionar un balance nutricional y cuidará la salud, belleza y pelaje del perro.

De esta manera, el adoptante se asegurará de otorgarle una mejor calidad de vida a su perro. 

¿Es bueno que un perro consuma prebióticos? 

Existen estudios de gran importancia en los que se asegura que los prebióticos tienen un efecto positivo en los perros para tratar la gastroenteritis.

Pero, además de ello, también se destaca que los probióticos y prebióticos son beneficiosos para la salud gastrointestinal del perro.

Al igual que los probióticos, los prebióticos aportan grandes beneficios a la salud de un perro, pero es importante saber que no todos los alimentos que contienen prebióticos pueden ser proporcionados a los perros.

Algunos alimentos solo son aptos para los humanos.

En estos casos, lo mejor sería consultar a un veterinario para evitar malas reacciones.

El tracto digestivo de los perros y los humanos es muy diferente, por ello siempre es más responsable realizar una consulta con profesionales.

El médico veterinario podrá indicarte una lista de alimentos adecuados que puedan beneficiar a tu mascota.

Existen dietas caninas que contienen una alta densidad de fibras vegetales, las cuales pueden encontrarse en las frutas que pueden comer los perros y las verduras, las cuales son las encargadas de beneficiar el crecimiento de las bacterias benéficas.

Sin embargo, se debe tener en cuenta que estas dietas deben estar elaboradas en un 100% con los alimentos que se describen en su etiqueta nutricional.

De esta forma, se lograrán equilibrar correctamente las bacterias benéficas para que puedan ayudar a la microbiota intestinal del perro. 

prebioticos para perros

Se hace énfasis en este punto, ya que muchos piensos que aseguran proporcionar prebióticos naturales pueden estar utilizando harinas y otros componentes que no aportan nada al perro. 

¿Lo mejor? Una dieta 100% natural sin procesados por en medio.

¿Cuándo es recomendable suministrar prebióticos a un perro?

La flora intestinal de un perro puede verse alterada por diferentes trastornos digestivos o enfermedades del tracto intestinal.

Para ello, se debe reforzar la microbiota con ayuda de prebióticos.

Algunos de los casos más frecuentes, es cuando el perro tiene flatulencias o diarrea.

De ser ese el caso, se le puede suministrar sustancias que ayuden a través de la alimentación. 

Los veterinarios recomiendan suministrar estos productos cuando el perro ha consumido antibióticos por varios días, debido a que esto puede ocasionar enfermedades bacterianas.

Esto porque algunos medicamentos que tienen la función de eliminar bacterias patógenas, también son las causantes de eliminar las bacterias buenas.

Por lo tanto, los prebióticos son utilizados a fin de proteger la microbiota, como una forma preventiva.

Por lo general, los prebióticos deben ser administrados solo cuando el perro realmente lo necesita.

En los casos en donde el perro tiene problemas digestivos de forma constante, también es importante que se hagan visitas frecuentes a un veterinario para poder estudiar los problemas que ocasionan las molestias en el perro y evitar automedicarlo. 

¿Durante cuánto tiempo se deben suministrar los prebióticos?

El tiempo de uso puede ser relativo según lo que el perro tenga.

  • Diarrea o heces duras: Cuando las heces del perro se vuelven demasiadas duras o tienen diarrea, se suele suministrar los prebióticos con bastante frecuencia. Algunas veces una vez al día, mientras que otras se realizan unas 3 veces por semana.
  • Problemas gastrointestinales: Para los casos donde los perros tienen problemas gastrointestinales graves como, por ejemplo, enfermedades inflamatorias en el intestino, los prebióticos deben ser administrados por largos periodos de tiempo. 

Los prebióticos deben ser utilizados con mucha precaución y prudencia, porque las bacterias patógenas también se pueden alimentar de los carbohidratos.

Cuando se eliminan los nutrientes de la flora intestinal, entonces se debilita aún más el sistema inmune del perro.

Por eso, ante cualquier duda siempre se debe consultar con el médico veterinario.

Características de los prebióticos y en qué se diferencian de los probióticos.

Los prebióticos pueden definirse por tres características. 

  • Son sustancias que no se degradan ni se absorben durante su tránsito dentro del tracto digestivo. 
  • Una vez que alcanzan el colon se fermentan.
  • La fermentación debe ser selectiva, es decir, necesitan favorecer la liberación y proliferación de diferentes bacterias intestinales que suelen hacer efectos beneficiosos en su huésped.

Por ello, se diferencian de los probióticos, ya que estos son bacterias de tipo exógeno que están vivas dentro de la microflora, mientras que en los prebióticos favorecen la proliferación de estas bacterias con el apoyo de diferentes sustratos.

¿Dónde se encuentran los prebióticos?

Los prebióticos se pueden encontrar de forma natural en vegetales, aunque en algunas frutas también pueden hacer presencia.

No obstante, los perros solo pueden consumir algunos. 

También existen fórmulas que contienen un complemento de prebiótico, esto puede encontrarse en las dietas elaboradas para perros, pero para asegurarse de que no causarán efectos adversos, lo mejor siempre es acudir con un veterinario.

El experto se encargará de seleccionar una serie de fórmulas que puedan beneficiar a tu perro. 

Por otro lado, la raíz de achicoria es gran fuente de inulina, que es un tipo de fibra, y es uno de los prebióticos naturales más beneficiosos para la salud de los perros.

Los alimentos que contiene prebióticos son aquellos que se destacan por ser fructooligosacáridos o fructanos.

En su mayoría, los prebióticos suelen encontrarse en alimentos que son de origen animal, leche materna e incluso la fruta. 

Las principales alimentos, son:

  • Ajo
  • Alcachofas
  • Legumbres
  • Plátanos
  • Trigo
  • Avena
  • Miel
  • Soja
  • Legumbres
  • Espárragos
  • Puerros
  • Achicoria 
  • Otros cereales.

Conclusión

Si deseas incluir los prebióticos en la dieta de tu perro, lo más responsable será consultar con un veterinario acerca de la forma correcta de proporcionar este tipo de sustancia.

Cada perro es distinto y lo que puede comer y la cantidad, dependerá de muchos factores como el peso del perro, la edad, su tamaño, raza, patologías como alergias alimentarias, entre otros. 

Lo importante es que el o la adoptante este preparado y pueda suministrarle a su mascota el mejor alimento.

Al consultar con el experto en salud canina, evitará que por algún descuido o desconocimiento le proporcione a tu perro algún tipo de sustancia que sea tóxica.

La alimentación sana y adecuada de tu perro debe ser una prioridad.

Puede que también te interese

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del usuario a través de su navegación. Si continúas navegando aceptas su uso Aceptar Leer más