Diarrea en perros: causas y tratamiento

por admin

La diarrea en perros se refleja como la expulsión de un contenido excesivo que contiene agua y heces, por lo general, es el signo clínico más importante de las enfermedades intestinales.

En los perros puede presentarse la diarrea por diversas razones, la principal de ellas es el estrés o cuando se produce un cambio drástico de la dieta. 

Para cualquiera de los casos, es necesario que se acuda al veterinario rápidamente con el fin de ayudar a que tu perro tenga una pronta recuperación y diagnosticar a tiempo qué la está causando. 

Tipos de diarrea en perros

Es importante que se aprenda la diferencia entre lo que es una diarrea aguda o crónica, y entre la diarrea que proviene del intestino grueso o delgado.

Cuando se realiza esta clasificación, es más simple para el veterinario poder determinar las posibles causas, además de proporcionar un tratamiento eficaz para el perro.

No existen diferencias exactas para poder clasificar las diferentes diarreas, pero sí se pueden apreciar los diversos patrones de heces y el tiempo de la defecación. 

Diarrea del intestino delgado

Esta diarrea tiene una frecuencia de defecación que no suele alterar demasiado, pero se produce una gran expulsión de heces liquidas en cada una de las disposiciones, sin que el perro manifieste urgencia por defecar. 

Estas heces no suelen contener sangre o moco, por lo que el perro tampoco parece tener molestias, pero en algunos casos sí puede existir un poco de sangre digerida. 

Diarrea causada por parvovirus 

En las diarreas víricas, las heces constantemente tendrán la presencia de sangre. Además, el cuadro clínico puede estar acompañado de vómitos.

Sin embargo, la diarrea que se produce desde el intestino grueso se acompaña de un aumento notable de la defecación, con pequeñas cantidades de heces, moco.

También puede haber pequeñas cantidades de sangre. 

Las diarreas que son causadas por parvovirus, sobre todo en lo perros más jóvenes, presentan síntomas graves y de gran intensidad.

Pueden ser mucho más afectados, llegando a tener síntomas como la deshidratación y la fiebre. 

En caso de que hayan transcurrido más de tres semanas y el perro aún continúe con diarrea, se puede determinar cómo crónica.

Esto, aunque hayan existido periodos donde existe normalidad intercalada con la diarrea. 

Causas más comunes de la diarrea en el perro

Tal y como ocurre con los seres humanos, cualquier cambio radical que existe en la dieta del perro, sea por sustancias extrañas, parásitos o bacterias, pueden ocasionar diarrea.

Por ello resulta tan importante prestar atención y descubrir el posible origen de este problema.

Algunas de las causas más comunes pueden ser:

Ingesta de sustancias toxicas o extrañas

Puede ser referente el consumo de basura o algún otro tipo de compuestos.

Comer cualquier tipo de alimentos tóxicos para perros también puede ser el causante de graves problemas estomacales.

Cambios en la dieta

Cuando un perro tiene un tipo de dieta predeterminada, pero se cambia de manera drástica por otro tipo de pienso.

O se cambia de comida enlatada a la casera, se pueden ocasionar trastornos intestinales. 

Alergias alimentarias

Las alergias alimentarias pueden causar diarrea ya que irritan los intestinos.

En caso de que exista la sospecha de que el perro ha consumido alimentos tóxicos, tales como venenos u otros productos de limpieza, es importante que se lleve inmediatamente al veterinario.

El perro puede estar en grave peligro.

Además, se debe intentar encontrar rápidamente la causa de la diarrea para lograr su recuperación.

¿Cuándo llevar al perro al veterinario?

Es importante considerar los siguientes factores para tomar la decisión de llevar al perro con un veterinario cuando presenta diarrea, entre los factores se destacan los siguientes:

  • Tiene cambios en la evacuación por más de dos días.
  • Existe presencia de sangre.
  • Sus heces son fétidas y liquidas.
  • Se pueden observar partículas de objetos extraños en las heces.

Todas las diarreas de perros que contengan sangre, bien sea fresca y de color rojizo o negro, deben ser atendidas inmediatamente por un especialista, el cual recetará antibióticos y cualquier otro medicamento necesario. 

diarrea en perros

Cuando existen parásitos en las heces del perro, es una señal clara de problemas en el intestino del perro y este debe atenderse con urgencia con la ayuda de medicamentos.

Sin embargo, es importante realizar un estudio de heces y para ello se debe tomar una pequeña muestra que ayudará al veterinario a poder identificar la presencia de parásitos. 

Por otra parte, las diarreas con olor fétido se asocian la contaminación bacteriana.

Este tipo de situación se presenta cuando el perro consume alimentos que se encuentran en mal estado, están fermentados con heces, tuvieron contacto con algún agente infeccioso o, existen otros tipos de factores infecciosos. 

Nota: Tal y como sucede con los parásitos, no se puede utilizar cualquier tipo de medicamento para combatir este problema.

El antibiótico que se debe suministrar al perro debe ser recetado por un veterinario posterior al estudio de las heces.

Cuando las diarreas son crónicas, pueden estar asociadas con enfermedades como la pancreatitis, síndromes de mala absorción y problemas de alergias alimentarias.

El diagnóstico dependerá de toda la información que se recolecte durante los exámenes físicos o los relatos que puedan aportar los adoptantes.

En muchos casos es necesario que se practiquen rayos X, pruebas de laboratorio e incluso biopsias.

Existen diarreas que pueden llegar a ser infecciosas como los parásitos campulobacter y la salmonella.

Estas enfermedades pueden contagiar a sus adoptantes, por lo que se deben atender inmediatamente para evitar que existan complicaciones de salud en la familia. 

¿Cómo hidratar a un perro con diarrea?

Si bien es cierto que un perro con diarrea no debería consumir alimentos durante las primeras 12 horas, es necesario que consuma abundante líquido.

El perro debe mantenerse hidratado, por lo tanto, se recomienda realizar lo siguiente:

  • Cambiar su agua, 3 veces al día, como mínimo, asegurándose de que siempre esté fresca para el perro. 
  • En caso de que el perro se niegue a beber, puede proporcionar cubos de hielo para que los lama, esta es una solución que puede mantenerlo hidratado y también entretenido.
  • Se pueden añadir pequeñas porciones de azúcar en el agua, de esta manera se estimula al perro a beber, puesto que el sabor dulce lo atraerá.
  • Un caldo casero con algunos vegetales y pollo, sin condimentos ni sal, pueden ayudar a mantener al perro hidratado. Solo es necesario colar el caldo y reservar el pollo. Con solo el líquido se puede ayudar a evitar la deshidratación.  

¿Qué dar de comer a un perro que presenta diarrea?

Si posteriormente a las primeras 12 horas, y tras haber proporcionado toda la hidratación necesaria, la diarrea finalmente se detiene, entonces es momento de comenzar de manera lenta a proporcionar alimento.

Esto se debe hacer en varias tomas durante al día, porque el estómago aún estará muy sensible.

Seguramente existen muchas dudas acerca de los alimentos que puede consumir un perro con diarrea.

En ese sentido, lo mejor es proporcionar una dieta blanda, donde se incluye:

  • Pequeñas porciones de arroz: El arroz debe estar preparado sin ningún tipo de condimento o sal, puede acompañarse de pollo sin hueso. Debe ser una porción pequeña y lo primordial es que se sirva en el transcurso del día entre 2 a 3 porciones para que consuma poco a poco. 
  • Caldo de pollo: Esta opción también es factible, además de ayudar a mejorar la hidratación del perro, el caldo de pollo aporta múltiples vitaminas que son necesarias para la recuperación de una diarrea. Debe ser preparado sin condimentos, sal, cebolla o ajo, debido a que estos son tóxicos para los perros.
  • Sopa de moro: Es uno de los mejores tratamientos y es tan fácil como hervir 500gr. de zanahorias en un litro y medio de agua con una pizca de sal. Se deja hervir una hora y media y se va añadiendo agua hasta conseguir el litro. Se sirve templadito.

No obstante, siempre es factible recurrir a alimentos especiales para este tipo de situaciones.

Muchos adoptantes no cuentan con el tiempo para cocinar y, por ende, toman la opción de visitar al veterinario para encontrar piensos u otros alimentos que puedan proporcionar los nutrientes y minerales que el perro necesita.

La dieta posterior a una diarrea debe estar cargada de proteínas, grasas e hidratos de carbono, que le permitirán al perro tener mayor fortaleza.

Además, es importante continuar con la hidratación constante para evitar que el consumo de alimento use las reservas de líquido para comenzar la digestión. 

Remedios caseros para los perros con diarrea

Existen muchos remedios caseros que pueden ayudar a tratar la diarrea en un perro, los cuales mencionaremos a continuación:

  • Bífidus activo: En algunos casos la diarrea puede manifestarse por un bajo nivel de la flora intestinal y puede llegar a hacer molesto para el perro. Por ello, lo mejor sería mezclar un yogurt natural con bífidus activo en la comida del perro para reforzar la flora bacteriana. 
  • Polvo de algarroba: Otra de las opciones que también puede ser utilizada es el polvo de algarroba. Esta sustancia se puede mezclar con agua en partes iguales y proporcionar una a dos cucharadas 2 a 4 veces durante el día. Pero es un método que solamente se puede utilizar los primeros tres días. 

Otras opciones a considerar, son:

  • Ajo: Aunque se sabe que el ajo puede ser tóxico para los perros, en pequeñas cantidades puede ser de gran ayuda para mejorar la diarrea. El uso de ajo en polvo puede emplearse por máximo 3 o 4 días. Si el perro no quiere consumirlo se puede diluir con agua. 
  • Olmo rojo en cápsulas para ayudar al perro a recuperar la colitis, la cantidad dependerá del tamaño del perro. En casos de perros pequeños puede ser media capsula dos veces al día, en perros mediamos un cápsula dos veces al día, mientras que en los perros más grandes la dosis puede duplicarse por dos veces al día. 
  • Calabaza: Durante la diarrea del perro se pueden utilizar varios métodos para aliviar las molestias en el animal, lo importante es una buena alimentación una vez se supera la etapa de colitis. La calabaza contiene mucha fibra y puede ayudar a regular el tránsito intestinal con mayor facilidad.

Puede preparar arroz con agua de calabaza. Esta opción consiste en mezclar la calabaza con poca agua en una licuadora y utilizar el líquido para preparar un arroz suave, el cual es imprescindible en la alimentación luego de haber pasado por una diarrea.

Una vez se observe una mejoría en el perro, se puede incluir pollo hervido, sin sal ni condimentos.

Puntos generales a considerar de la diarrea canina

  • La diarrea en perros de corta edad significa una emergencia.
  • Cuando se hagan cambios en la alimentación del perro, se debe hacer en aproximadamente 6 días y proporcionar mezclas progresivas.
  • No se debe automedicar al perro. Siempre es necesario tener una prescripción médica.
  • La hidratación en uno de los factores esenciales para la recuperación de un perro.
  • Se deben evitar los medicamentos que cortan la diarrea. Si no se tiene un diagnóstico que lo justifique es totalmente peligroso.
  • Algunas diarreas pueden ser contagiosas.
  • No todas las diarreas que contienen sangre son causadas por parvovirus. 
  • Los exámenes de laboratorios son los más efectivos para determinar la causa de una diarrea.
  • El pronóstico y la recuperación de un perro con diarrea es mejor si se atiende en las primeras horas.
  • Siempre se debe visitar a un veterinario para obtener el tratamiento correcto.

Conclusión

De ser posible, siempre se deben evitar las situaciones de estrés en su perro.

Cuando se realizan transiciones, bien sean sociales o de otro tipo, se deben realizar poco a poco. 

Los veterinarios recomiendan el uso de probióticos que les proporcionan a los perros las bacterias que beneficiarán su intestino.

Pregunte a su veterinario las posibilidades de utilizar este método de forma preventiva, en caso de que su perro este previo a pasar por una situación estresante. 

Aunque las causas de la diarrea canina pueden ser muy variadas, sea estrés o enfermedades del intestino, se debe saber que el agua limpia y fresca, una buena alimentación y ambientes libres de estrés pueden aliviar tensiones y prevenir cualquier enfermedad. 

Puede que también te interese

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del usuario a través de su navegación. Si continúas navegando aceptas su uso Aceptar Leer más