Pasos para hacer una transición alimentaria correcta en nuestro perro

por admin
619 visualizaciones

Uno de los errores que cometen muchos adoptantes es realizar la transición alimentaria de una comida a otra para perro de manera súbita, sin un proceso gradual que evite problemas digestivos en el perro.

Me refiero a pasar de un pienso de una marca a otro pienso de otra marca, o peor aún, de pienso a comida deshidratada o cocinada a baja temperatura, o incluso a BARF.

La transición alimentaria es la forma que tenemos de habituar el sistema digestivo de nuestro peludo al nuevo tipo de alimentación.

Es decir, se debe hacer cada vez que nuestro perro cambie su tipo de alimentación. 

Es muy importante que sepamos que las digestiones son distintas entre diferentes tipos de alimento.

Precisamente por este motivo, es necesario llevar a cabo una transición que sirva para adecuar el aparato digestivo del animal al nuevo tipo de comida. 

La transición puede necesitar diferentes espacios de tiempo, dependiendo del tipo de alimentación del que se parta y al que se quiera llegar.

No es lo mismo pasar de comer pienso a comer comida natural, que pasar de comer BARF a comida cocinada.

Los procesos de transición alimentaria son distintos y también dependen del modo en que se adapte el organismo de cada perro. 

Y como las transiciones pueden ser de varios tipos, a continuación te detallo las tipologías. 

Transición alimentaria del pienso a la comida natural

Esta tipología de transición ocurre cuando nuestro perro deja de comer pienso y se pasa a una alimentación natural.

Lo primero que debemos tener en cuenta, es que el pienso y la comida natural no pueden mezclarse nunca en la misma toma y siempre se suministrarán en tomas distintas, que deberán estar separadas por varias horas.

Es importante que respetemos el proceso de adaptación de su cuerpo para evitar la aparición de cualquier síntoma gástrico debido a una transición mal realizada. 

Debemos tener en cuenta que el pienso es un alimento altamente estéril y procesado, y que por tanto carece de elementos vivos como las bacterias.

transición alimentaria en perros

Al introducir alimento natural en la dieta de nuestro peludo, su aparato digestivo realiza una adaptación a las nuevas características del alimento.

Durante esta etapa, podremos observar pequeñas alteraciones en su microbiota intestinal. 

¿Cómo realizar la transición alimentaria de pienso a dieta natural? 

Para realizar la transición correctamente, deberemos mantener la dieta de pienso e ir introduciendo en raciones pequeñas la comida natural.

Debemos saber que la digestión del pienso es mucho más pesada que la de la comida natural, por lo que no deberemos nunca mezclarlos en la misma toma.

La digestión de la comida natural es más rápida, fácil y sencilla. 

El proceso de transición tiene una duración aproximada de 7 días (aunque depende del perro, si es un perro con estómago sensible debe requerir más tiempo) y para que nos hagamos a una idea, la dosificación sería la siguiente: 

  • Día 1-2: 25% pienso y 25% comida natural.
  • Día 3-4: 50% pienso y 50% comida natural.
  • Día 5-6: 25% pienso y 75% comida natural.
  • Día 7: 100% comida natural.

Dieta blanda

Esta dieta es muy recomendable para peludos que han estado gran parte de su vida alimentándose a base de pienso.

Si realizamos una dieta blanda debemos ofrecerle a nuestro amigo entre un 70%-80% de carne magra y un 20%-30% de verdura.

Con carnes magras, me refiero a pollo, pavo y lomo de cerdo.

Y en cuanto a las verduras, preferiblemente hablamos de calabacín, zanahoria, calabaza o berenjena.

Podemos cocinar la carne sin hueso con los vegetales, todo sin sal y preferiblemente al vapor.

La dieta blanda suele realizarse de 2 a 5 días, y después podremos empezar a incluir las vísceras. 

La transición que debes seguir si quieres llevar a cabo una dieta blanda, es la siguiente: 

  • Día 1-7: Dieta blanda cocida.
  • Día 8-10: Incorporar vísceras.
  • Día 13-15: Incorporar huesos carnosos.

Cambio rápido a dieta natural 

Lo más normal es aplicarlo en cachorros o perro jóvenes sanos que se han alimentado a base de procesados en un período corto de tiempo.

Por esta razón, les resultará mucho más fácil adaptarse a las características de la nueva dieta natural.  

Con cambio rápido, nos referimos en cambiar radicalmente la dieta de un día para otro. 

Sin embargo, debe servirse mediante las dosis recomendadas y calculadas por un nutricionista. 

La importancia de observar las deposiciones 

Las heces de nuestros peludos nos proporcionan información acerca de cómo está tolerando el cambio de dieta. 

Con las transiciones, es frecuente que puedan aparecer diarreas, mucosas, gases o estreñimiento.

Esto sería normal durante 2 o 3 días y no habría que alarmarse.

Si los síntomas no desaparecen, recomendamos visitar al veterinario porque es posible que necesitemos retroceder algunos pasos en el proceso de transición. 

Anotación: Dos semanas antes de iniciar y durante la transición, podemos añadir probióticos de forma natural para así preparar su microbiota intestinal. El yogur y el kéfir son muy recomendables. 

¿Diarrea muy acusada, incluso con sangre? ¿Deshidratación que puede requerir hasta suero?

En este caso, el problema no es de una mala ejecución en el proceso de transición de una comida a otra, sino la posible presencia de parásitos internos del perro como puedan ser tenias o giardias.

Por lo tanto, antes de cambiar a otra dieta alimenticia, hay que estar muy seguros de que el perro está completamente desparasitado.

De esta forma, evitaremos dañar a nuestro perro y podremos hacer una transición alimentaria sin problemas digestivos.

Puede que también te interese

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del usuario a través de su navegación. Si continúas navegando aceptas su uso Aceptar Leer más