Tatuajes de perros: su nombre, huellitas… ¿Cuál elegir?

por admin

Tatuajes de perros hay infinitos, tanto como la imaginación dé de sí.

Nunca me había planteado hacerme un tattoo hasta que últimamente he estado barajando hacerlo, por eso, he decidido escribir este post.

Los tatuajes son un verdadero arte que puedes lucir en tu cuerpo y si amas a los animales y tienes un perro, una excelente opción es tatuarte a tu mejor amigo.

Los perros son una maravillosa compañía y tener un tatuaje de ellos es una manera de tenerlos contigo siempre. 

De hecho, para muchas personas realizarse tatuajes de perros les ayuda a superar el duelo cuando su peludo cruza el arco iris.

Sin embargo, para muchas personas, como yo misma, dar el paso de hacerse un tatuaje no es nada fácil.

Hay quienes temen al dolor, otras al resultado, a posibles riesgos y mucho más.

Pero si alguna vez lo has considerado y tienes dudas, este artículo las aclarará todas.

¡Vamos allá!

Significado de los tatuajes de perros

Si has pensado tatuarte a un perro, quizás te has preguntado qué significado tiene.

Los tatuajes de un perro tienen un gran significado, debido a que son un símbolo de lealtad y protección.

Algunas culturas consideran que los perros protegen el alma de sus adoptantes.

Por lo tanto, optar por la realización de uno o varios tatuajes de perros no solo es dejar plasmada en tu piel un símbolo de lealtad, sino también de fidelidad.

No cabe duda que si tienes un perro como mascota, estarás 100% de acuerdo. Ellos son amigos incondicionales y describen perfectamente ese significado. 

Mitos de los tatuajes

Me parece súper importante desmitificar todas aquellas ideas preconcebidas, rumores, leyendas urbanas en torno a los tatuajes.

Los tatuajes cada vez son más comunes en muchas personas.

Tanto, que ya no resulta extraño encontrarse con alguna persona que tenga alguno, por muy pequeño y discreto que sea.

Sin importar el sexo, edad, ni clase social, los tatuajes han pasado a formar parte de la cultura popular en prácticamente todo el mundo. 

A pesar de todo, hoy día hay mucho desconocimiento general sobre los tatuajes y eso crea prejuicios, concepciones erróneas y mitos.

Algunos de los mitos más habituales son los siguientes: 

No pueden eliminarse 

Uno de los mayores temores y dudas que se tienen respecto a los tatuajes gira en torno a su eliminación.

Se tiene la idea que el tatuaje es eterno. Pero, como mencionamos en el punto anterior, sí es posible eliminarlos de diferentes maneras. 

Antiguamente, no había manera humana de eliminarlos y quien se hacía un tatuaje y se arrepentía, apañado iba, pero hoy en día, con todas las innovaciones que hay, eliminarlos es posible.

Un estudio publicado en 2008 por Harris Interactive, indica que cerca del 84% de las personas quedan satisfechas con el resultado final del tatuaje, pero en caso de no ser así, se puede recurrir al retoque o cambio completo de diseño.

Esto con el fin de adaptarlo a los nuevos gustos y tendencias. 

Incluso se han desarrollado técnicas rápidas y poco invasivas para eliminarlo completamente en caso de ser necesario, aunque los tonos más complicados para eliminar son los azules claros, verdes, amarillo, naranja y colores fluorescentes.

Te costará mucho encontrar trabajo 

Con la asimilación de los tatuajes en la cultura popular, han quedado atrás los tiempos en que las personas que tenían uno sufrían de una fuerte discriminación laboral.

Eso cambió, debido a que pueden encontrarse personas tatuadas en prácticamente todos los trabajos.

Sufrirás mucho dolor 

Esto es una verdad fisiológica, puesto a que, en las áreas en que la musculatura sea menor, los nervios se encuentran más concentrados.

Por lo tanto, el dolor al hacerse un tatuaje es mayor.

Mientras más cerca del hueso se trabaje el tatuaje, más aumentará el dolor en el momento de su realización.

Ya no podrás donar sangre 

Anteriormente, las personas tatuadas no podían hacer donaciones de sangre.

Esto se debía a que eran relacionadas con grupos de riesgo de salud, como SIDA, enfermedades venéreas, entre otros. 

La realidad es que, si se han tomado las medidas de sanidad adecuadas, al pasar un año desde el tatuaje se puede donar sangre sin ningún problema.

No es apto para diabéticos

Este mito no es del todo cierto, debido a que hay ciertas excepciones.

Los tatuajes no están recomendados para las personas que tienen diabetes, hemofilia u enfermedades dermatológicas. 

Pero, si se siguen ciertas indicaciones, sí pueden tener el tatuaje que deseen.

Por supuesto, es importante en este punto que los niveles de glucosa estén controlados y siempre bajo la supervisión y aprobación de su médico. 

No se puede realizar una resonancia magnética 

Hace muchos años atrás, más de 20 años, se empleaba metal en las tintas de los tatuajes.

En ese sentido, muchas personas con tatuajes que debían hacerse una resonancia, sentían dolor.

Pero con el paso de los años, el metal fue eliminado de la tinta. 

Los tatuajes se ponen azules

Muchas personas creen que los tatuajes se ponen azulados tras un tiempo desde su realización, pero solo se trata de un mito.

Antes, los presos se hacían tatuajes de mala calidad que efectivamente cambiaban su color al azulado, pero con las máquinas de tatuar adecuadas y de la mano de un profesional, eso no sucederá. 

Según el color del tatuaje se siente más dolor

Esto no es para nada cierto, debido a que el color no tiene nada que ver en lo doloroso que pueda llegar a ser un tatuaje.

Este mito nace del momento final de la realización de un tatuaje, al ser empleados colores claros para el retoque.

Como la piel en ese instante se encuentra sensible, es más doloroso. 

Si el tatuaje tiene colores es nocivo para la salud

Esto es sin duda un mito más que se suma a la lista, debido a que la única diferencia que pueden tener los de color a los negros es simplemente su color, nada más. 

Una vez descartados todos estos mitos, he recopilado una serie de ideas de tatuajes que podrían inspirarte para elegir el tuyo.

Ideas de tatuajes de perros

Elegir qué tatuaje hacerse para recordar de por vida a nuestro peludo no es fácil, yo misma estoy entre tatuarme su nombre o decantarme mejor por una huellita…

Tatuajes del nombre del perro

Aquí lo que debes elegir es el tipo de letra, si quieres todo en mayúsculas o no, un solo color o varios y si quieres algún detalle en el nombre que le dé ese toque distintivo.

Algunos ejemplos son estos:

Tatuajes de perros con mensaje

Algunos mensajes son preciosos y quedan súper bien: «Nunca volveré a caminar sola» o «Fuiste mi hola favorito y mi adiós más duro» (este me emociona mucho), es un ejemplo precioso.

Tatuajes con huellas de perro

Son los más solicitados, porque la huella es una seña de identidad inequívoca cuando alguien ve un tattoo de que, efectivamente, va dedicado a tu mascota.

Estos tatuajes con huellas de perro te pueden inspirar a la hora de elegir tu diseño favorito:

Tatuajes con la cara de tu perro

Uno de los mejores tatuajes de perros es el de llevar su carita en tu piel.

Sí, es posible si encuentras el tatuador adecuado.

Mira qué maravilla, pudiendo elegir un estilo muy realista o más bien minimalista:

Tatuajes de siluetas de perros

Quizás una silueta te parezca el mejor homenaje para tu perro y estas son preciosas.

En Pinterest podrás encontrar numerosas ideas más.

Maneras de cuidar un tatuaje

Si decides hacerte un tatuaje de un perro en tu piel, es una forma de expresarte a través de un arte milenario.

Sin embargo, debes tomar las precauciones necesarias para mantener tu salud y lograr el mejor resultado final.

Lo importante es que estés feliz con el resultado obtenido y que sea para toda la vida. 

Entre algunos de los cuidados básicos esenciales que deben tomarse están:

Limpieza del área tatuada

Mantener el área de la piel que ha sido tatuada lo más limpia posible evitará la proliferación de bacterias y que se contamine.

La piel estará sensible y vulnerable.

El uso del agua y jabón común funciona perfectamente como desinfectante, debido a que elimina los restos de piel muerta y grasa acumulada.

Para dejar seca el área no se debe frotar, lo mejor es realizar suaves toques con una toalla o gasa limpia.

El lavado del tatuaje debe realizarse por lo menos 3 veces al día, con agua a temperatura media o templada.

Cremas humectantes 

Debe usarse cremas humectantes varias veces al día para que la piel conserve su humedad natural, evitando que se reseque.

De manera equivalente, se debe evitar por todos los medios la exposición directa de la piel tatuada al sol durante las primeras semanas, mientras se recupera totalmente.

Evitar el agua

De igual forma deben evitarse piscinas, baños con agua caliente (esto reduce la fortaleza de la piel), ríos, lagos, mar, etc.

En otras palabras, hay que evitar la inmersión total en el agua.

Ropa adecuada

Es importante usar ropa fresca y que no se adhiera o ajuste a la piel tatuada.

Esto es esencial para evitar complicaciones como que las fibras se fundan con la cicatriz.

Si salen costras, hay que dejarlas en su lugar 

Retirar las costras puede ocasionar que la herida quede completamente expuesta al ambiente sin haber cerrado completamente.

Esto aumenta el riesgo de infecciones, llegando incluso a dejar cicatrices.

Cuidado con una infección

Si sospechas que el tatuaje pueda tener alguna infección o notas algo fuera de lo normal, debes dirigirte al médico para que lo revise detalladamente.

Ayuda profesional

En caso de que el tatuaje no haya resultado como esperabas o deseas borrarlo, debes acudir a un médico dermatólogo certificado que lo evaluará y decidirá si aplica la cirugía láser o alguna otra de las opciones disponibles.

Otros consejos importantes sobre los tatuajes de perros

Al terminar el proceso de tatuado, será colocado un vendaje para proteger la piel que se encontrará sensible, protegiéndolo así de las bacterias que se encuentran en el ambiente.

  • Se recomienda retirar el vendaje solo cuando haya transcurrido el tiempo que indique el tatuador y limpiar el área con agua y jabón que no contenga perfume. Se deben tener las manos impecables para ese proceso. 
  • Aplicar una película muy delgada de pomadas que el tatuador y el dermatólogo indiquen. Estas actuarán de manera positiva en la piel tatuada. Es importante que la aplicación sea muy reducida, ya que de otra forma se estará fomentando la aparición de bacterias que traerán como consecuencia afecciones en la piel.

Tomar todas estas precauciones hará que el tatuaje luzca lo mejor posible y presente un aspecto saludable. 

¿Qué riesgos existen al hacerse tatuajes de perros?

Los tatuajes de perros, como todos los tatuajes, son diseños que se realizan en la piel con métodos que son invasivos, debido a que se perfora la piel con agujas que contienen tintas de diversas clases.

Éstas quedan en la dermis formando el decorado o dibujo.

Este procedimiento produce pequeños sangrados locales y genera dolor de diferentes intensidades de acuerdo a la técnica utilizada.

Al ser procesos que alteran la contextura de la piel, pueden desarrollarse diversos tipos de alergias como las reacciones a los diferentes tipos de tintas.

Las tintas que más afectan son las que tienen pigmentos rojos, verdes, amarillos y azules. 

Entre los síntomas que pueden llegar a desarrollarse están principalmente la aparición de sarpullidos con escozor en la zona en que se ha realizado el tatuaje.

Incluso puede llegar a aparecer mucho tiempo después.

En casos más serios, la piel puede llegar a infectarse debido a la presencia de bacterias y microorganismos en las agujas, o por falta de salubridad.

En este punto, la piel puede llegar a inflamarse, formando algo llamado granuloma, alrededor del tatuaje.

También pueden desarrollarse cicatrices muy visibles, llamadas queloides.

Si no se ha sido cuidadoso en la desinfección y limpieza del equipo utilizado para realizar los tatuajes, como las agujas, puede llegar a transmitirse diversos tipos de enfermedades por la presencia de microorganismos como el Staphulococcus aureus, Hepatitis tipo B o C.

¿Cómo eliminar un tatuaje?

En muchas ocasiones se realizan tatuajes en conmemoración de un mejor amigo de cuatro patas que forma una parte importante de la vida, o quizás simplemente por seguir alguna tendencia de moda. 

No obstante, muchas decisiones son tomadas por impulsos, y al pasar la euforia del momento, es muy común cambiar de perspectiva.

O quizás no estás conforme con el resultado o el arte elegido.

En cualquiera de esas situaciones, eliminar el tatuaje es una gran alternativa.

Para eliminar un tatuaje existen diversas técnicas que generalmente son aplicadas con procesos ambulatorios relativamente sencillos y que requieren únicamente anestesia local.

A continuación, presentaremos las técnicas de eliminación de tatuajes más comunes y usuales a las que suele recurrirse para tal fin.

Eliminación con láser

Esta metodología no invasiva consiste en la utilización de láser que emiten pulsos energéticos de alta intensidad.

Algunos se utilizan especialmente para tratar las pieles de mayor pigmentación, debido a que previenen la alteración de la coloración natural de la piel, evitando efectos indeseados.

Cirugía

Esta es una de las metodologías más invasivas, puesto a que se procede a retirar la piel que tiene impreso el tatuaje con un bisturí.

Para la cirugía se debe emplear el uso de anestesia local y luego proceder a la unión de los bordes de la herida con puntos quirúrgicos.

Posterior a la cirugía, deben utilizarse ungüentos cicatrizantes para fomentar la recuperación de manera más rápida.

Dermoabrasión

Se trata de un procedimiento bastante agresivo para la piel, debido a que consiste en frotar (lijado) la superficie con una herramienta.

Esta tiene un cepillo abrasivo que rota a gran velocidad para pulir la piel, eliminando las capas más superficiales que contienen los tintes.

De esa manera se consigue que sean eliminados. 

Aunque en muchos casos son buenos los resultados es importante mencionar que deja secuelas dolorosas y es irritante para la piel.

Incluso durante varios días después del procedimiento.

La recuperación total puede llegar a necesitar tres semanas como máximo, aunque depende del tipo de piel y el estado de salud que tenga cada persona. 

Esta técnica es mucho más imprecisa respecto a los resultados, ya que no siempre se obtiene la mejor solución como ocurre con la tecnología láser.

Esta se trata de una técnica mucho más primitiva, por lo que no suele ser una opción que se tome con frecuencia.

Breve conclusión 

A pesar de toda las ventajas y desventajas que puede tener la realización de tatuajes de perros, es una decisión que solo tú debes tomar y más si se trata de colocar en tu piel a tu mascota. 

Es una elección muy personal, especial y de la que no deberías arrepentirte si aceptas la aventura.

¿Y tú? ¿Llevas algún tatuaje para recordar u homenajear a tu perro? ¡Cuéntame!

Puede que también te interese

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del usuario a través de su navegación. Si continúas navegando aceptas su uso Aceptar Leer más