Uma va a la peluquería

¡Y por fin llegó el día! Tras esa bola de pelo hemos descubierto un ser escuálido y muy claro, que con el corte que le han hecho es todo cabeza, pero, había que hacerlo. ¡Y es que el calor aprieta!

Hemos llevado a Uma esta mañana a la peluquería. ¡Dos horas han estado con ella! Y no porque se haya portado mal, porque se ha portado de lujo. Yo ya la había acostumbrado al secador (tanto en el momento en que la secábamos a ella tras el baño como cuando me secaba yo el pelo, así le resultaba familiar), pero entre bañarla, rapar con máquina, cortar con tijera y secarla… Pues el tiempo ha volado.

El caso es que casi me da un ataque de risa cuando la he visto por primera vez. El peluche pequeño y gordo se había convertido en un saquito de huesos y piel. ¡Con lo que come! Claro que, hay que tener en cuenta que tiene muchísima energía, no para en todo el día, por lo que la delgadez le viene de ahí.

Como ya comenté, estaba claro que se iba a quedar mucho más clara, y las mechas oscuras se iban a perder para siempre, pero ¿qué queréis que os diga? Aunque la gente me dice que está mucho más fea, yo le veo preciosa, pero claro yo la vería preciosa aunque llevara una caca sobre la cabeza.

¿Qué opinas? El antes y el después del pelado.

Uma va a la peluquería

A mi me recuerda a Fújur, el dragón de la Historia Interminable con esas orejas y ese pelo, y desprende un olor a talco y está tan suave que no podemos parar de acariciarla. Ella mientras tanto, como es normal, no para de pegar saltos y correr de un lado a otro. Es decir, que la sesión de peluquería no ha supuesto un trauma para ella (hay muchos perros que salen asustadísimos), sino más bien al contrario, ha salido la mar de contenta, y preparada eso sí, para afrontar su primer verano sin soportar el agobio del pelo que le servía de abrigo.

¿Cuánto me ha costado? 25 euros. No lo he encontrado caro: bañar (champú y suavizante), pelar y secar. Casi lo que nos cuesta a cualquier persona (bueno, más nos cuesta a las mujeres) ir a la peluquería. Sinceramente, pensé que me iba a salir más caro, y como creo que no hará falta volver hasta el año que viene, ha sido una buena decisión dejarlo en manos de los profesionales.

Ahora, ¡a disfrutar del verano!

Uma estrena nuevo look

¡Me la como!

¡Comparte!
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

3 comentarios en “Uma va a la peluquería”

  1. Una gran carcajada seguida de un ohhhhh que bonita está. El mio tambien lleva el corte de verano y se quedo en nada cuando se lo hivimos.
    Uma esta muy graciosa.

  2. !Está muy guapa y chulita! !Con el rabo bien enroscado y la autoestima a todo lo que da! Claro que merece la pena que lo haga un profesional y ese precio es el mismo donde yo vivo para un corte de pelo…tenía ganas de verla, muchos besos para Uma !!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *