Trastorno obsesivo compulsivo en perros: TOC

por admin
67 visualizaciones

El Trastorno Obsesivo Compulsivo en perros suele ser un tema bastante complicado para los adoptantes pero más habitual de lo que parece.

Sin embargo, no quiere decir que sean comportamientos normales.

Y hay muchos que pueden confundirse con conductas graciosas.

El TOC en los perros son obsesiones o comportamientos que se repiten mucho, y que muchas veces pasan desapercibidos por los adoptantes.

Por lo tanto, conocer sus principales causas y reconocer si el perro lo padece, será un gran primer paso para ayudarlos. 

¿Qué es el trastorno obsesivo compulsivo en perros?

El trastorno obsesivo compulsivo es una conducta repetitiva y persistente que adopta el perro, ya sean movimientos, sonidos o posturas, lo que se le conoce como estereotipias.

Es muy similar a como actúa el TOC en humanos.

Muchas veces los adoptantes confunden que el perro quiera llamar su atención, con algún comportamiento compulsivo.

Pero son cosas muy diferentes.

Cuando el perro solo busca llamar la atención, manifestará cierto comportamiento para tal fin.

En cambio, si se trata de un trastorno compulsivo, lo suelen hacer en cualquier tipo de situación. 

Este trastorno surge en los perros desde muy temprana edad y suele darse debido a diferentes traumas como agresión y abandono.

Incluso, por periodos de aislamiento, donde no pueden realizar ningún tipo de socialización o interacción con otros animales o humanos.

¿Qué son estereotipias?

Como mencionamos en el punto anterior, son movimientos, sonidos o posturas que se realizan constantemente.

Las estereotipias no solo afectan a las personas en las cuales se puede notar como el balanceo del cuerpo, gestos con las manos, tronarse los dedos, entre otros.

También estas acciones rutinarias son muy comunes en animales en cautiverio y domésticos.

Diferencia entre TOC y estereotipias

Aunque pueden parecer lo mismo, lo cierto es que estas dos conductas cuentan con algunas diferencias.

Principalmente, las estereotipias son pequeñas conductas dadas bajo diversos contextos como ansiedad, estrés o aburrimiento.

Es decir, son acciones temporales que pueden disiparse en algún momento.

Normalmente las estereotipias no representan riesgo para la salud del perro, ya que suelen desaparecer cuando el factor que la ocasiona disminuye.

Sin embargo, en casos severos, se llega al trastorno obsesivo compulsivo.

Este se conforma de diversas estereotipias que por lo general surgen desde que son cachorros.

Luego, pasan a ser actitudes que se intensifican con el tiempo, hasta llegar a ser destructivas de no tratarse tempranamente.

Por lo tanto, un perro bajo condiciones críticas tanto físicas como mentales, va a desarrollar ciertas conductas de manera frenética, como por ejemplo, perseguir su propia cola, rascarse y lamerse mucho las patas, entre otras.

¿Cuáles son los factores que generan TOC en perros?

Los factores que generan el trastorno obsesivo compulsivo en perros son muy variados, pero principalmente se desarrolla por traumas sufridos desde cachorros, malos hábitos de vida, o también por herencia.

Traumas:

Los traumas por violencia física y/o emocional son considerados la principal razón por la cual se genera este trastorno.

Muchos perros con este historial cuentan con estereotipias muy marcadas, sobre todo, cuando son perros rescatados y pasan a vivir en refugios.

Perros abandonados:

También se dan los casos de perros que son abandonados en las calles, o que viven en entornos no adecuados, y/o bajo mucho estrés. 

Pocos cuidados: 

Lugares donde no reciben el cuidado necesario o donde simplemente los dejan solos por largos periodos, suelen generan estas conductas obsesivas en los perros.

Es por ello que los requisitos para adoptar suelen ser tan rigurosos, y suelen llevar seguimiento.

Lo ideal es brindar una buena calidad de vida a la mascota y evitar este tipo de situaciones.

Sedentarismo y aislamiento:

Otro factor del TOC es el sedentarismo y aislamiento.

Un perro con poca o nula estimulación mental y física va a desarrollar trastorno obsesivo compulsivo.

Estos factores pueden generar una muy mala calidad de vida en los perros.

Poca o nula actividad física: 

Todos los animales, al igual que las personas, necesitan realizar algún tipo de actividad física al menos dos veces por semana.

Para evitar que se desarrolle este trastorno, lo ideal es organizar una rutina diaria que permita al perro ejercitarse física y mentalmente.

Ambiente no favorable:

Mantenerlos en un ambiente encerrado y sin ningún tipo de estimulación, mantendrá al perro propenso a experimentar diferentes patologías y comportamientos autodestructivos.

Igualmente, los perros que están bajo aislamiento o cuentan con una socialización casi nula, van a generar conductas que pueden ser riesgosas contra otras personas o animales.

Un perro que se encuentre encerrado o atado sin posibilidad de socializarse correctamente, jugar, correr, olfatear e, incluso, realizar sus necesidades básicas en un entorno apto, va a desarrollar diferentes estereotipias.

Otras causas del TOC en perros, son:

  • Destete precoz.
  • Separación de su manada.
  • Llegada de otro miembro a la familia.
  • Cambio de domicilio.
  • Cambio de adoptante.

En general, hay causas patológicas que estimulan el desarrollo del trastorno obsesivo compulsivo, que evitan que los perros tengan una salud mental óptima.

Por lo que es importante que los adoptantes estén siempre atentos a cualquier síntoma del TOC en sus perros.

Principales síntomas del trastorno obsesivo compulsivo en perros

Cada perro va a presentar síntomas diferentes de acuerdo a los factores que lo causan.

No obstante, hay síntomas principales que son necesarios tener presente en todo momento, sobre todo, cuando se decide adoptar a un perro.

Actitudes perjudiciales para su propia salud mental y física:

  • Rascarse mucho.
  • Lamerse en exceso. 
  • Morderse en exceso.
  • Destruir partes del hogar como muebles o algún objeto que normalmente no dañaría. 

Lo que parecen actitudes normales en ellos perros, suelen convertirse en principales síntomas de autodestrucción.

trastorno compulsivo obsesivo en perros

Otros síntomas que se deben considerar en los perros, son:

  • Orinar y defecar en sitios no comunes a los habituales. 
  • Comportamientos agresivos y nerviosismo fuera de lo normal.
  • La obsesión generada por el estrés y ansiedad también genera cambio de hábitos en el sueño, alimentación y realización de actividades básicas del perro.

Es esencial que cada uno de los síntomas diagnosticados sea tratado a tiempo para evitar que el perro llegue al nivel de conductas autodestructivas.

Por este motivo, es primordial que los adoptantes ofrezcan un hogar sano a su mascota, para evitar la aparición de cualquiera de estos síntomas.

Nota: Existen diferentes estudios realizados por asociaciones de veterinarios que determinan que el TOC, a pesar de mostrar diversos síntomas, se refleja mayormente en la piel del perro.

Por lo tanto, debido a cada síntoma y factores que desarrollan el trastorno obsesivo compulsivo en perros, no existe un solo tipo de tratamiento.

Es decir, todo dependerá del diagnóstico realizado, que solo podrá hacerlo un médico veterinario. 

Estereotipias comunes del TOC

Muchas de las conductas repetitivas suelen ser naturales de los perros, sin embargo, pueden indicar el desarrollo del trastorno obsesivo compulsivo cuando se percibe de manera persistente.

Lamerse las patas y cola de manera excesiva:

Si bien esta conducta es normal en los perros como un método de higiene, puede presentarse como síntoma del TOC cuando es realizado de manera intensa.

Cuando un perro pasa todo el día realizando esta acción, es señal de que algo no anda bien, incluso puede ser indicación de algún tipo de alergia.  

Dar vueltas sobre sí mismo:

Perseguir su cola, morderla, correr de manera circular, o con movimientos atontados, suelen ser otras conductas comunes de los perros, sobre todo, al ser jóvenes.

Pero no es normal cuando lo hacen muchas veces al día y no se detienen sin un tipo de ayuda externa.

Morderse la cola:

Cuando el perro se muerde la cola demasiado, hasta el punto de eliminar los pelos de la zona que muerde, es otro síntoma del TOC.

Por lo general, este comportamiento en casos severos suele llevar al perro hasta una amputación de la cola.

Esta cirugía es realizada para evitar que siga realizando dicha acción, y que no se cause un daño mayor o dolor a sí mismo.

Escarbar agujeros:

Es normal que los perros escarben agujeros, pero cuando lo hacen de manera exagerada y repetidas veces, es donde se considera que padece de trastorno obsesivo compulsivo.

Nota: En cualquiera de los casos mencionados, siempre es recomendable que el adoptante esté al tanto de cada conducta, y si tiene la sospecha de que su perro esté desarrollándolos, es necesario acudir a los especialistas.

¿Qué pueden causar estas estereotipias en perros?

Cada estereotipia detectada como síntomas del trastorno obsesivo compulsivo en perros, puede causar otros síntomas o afecciones de no ser tratadas a tiempo.

Algunas de ellas, son:

  • Agresividad, ansiedad o tensión en exceso.
  • Evitar el contacto físico con otros animales y personas.
  • Aislamiento por un periodo largo.
  • Cambios de apetito, el perro puede generar un desinterés por los alimentos, o bien generar una obsesión por el consumo excesivo de alimentos y agua.
  • Lesiones físicas como llagas, principalmente en zonas como la cola y las patas.
  • Lamer o morder constante e intensamente en el área donde se encuentran las heridas.
  • Sangrado proveniente de las lesiones físicas causadas por los hábitos de lamer y morder.
  • Pérdida del pelaje en exceso y alteraciones en la piel.
  • Dermatitis acral por lamido.

Tratamiento para el TOC en perros

El trastorno obsesivo compulsivo en perros no cuenta con un tratamiento único, es decir, que todo dependerá del factor que lo haya causado y de qué tan avanzado esté.

Cada perro puede ser tratado de manera diferente, sin embargo, es importante que, ante cualquier síntoma, sea llevado a profesionales en salud canina.

Cada especialista se encargará de diagnosticar y emitir un tratamiento adecuado, los cuales pueden ser sesiones para la modificación de conducta, medicamentos para cualquier herida física, entre otros.

  • Etólogos:

Por lo general, los etólogos son quienes están especializados en determinar cada paso a seguir para el mejoramiento del comportamiento del perro.

Estos tratamientos suelen avanzar progresivamente de manera que se ataque cada estereotipia hasta conseguir un equilibrio físico-mental en el perro.

Cada terapia debe ir acompañada de cuidados por parte del adoptante, ya que el TOC no solo podría requerir de medicamentos, sino también de cambios en sus hábitos y entorno.

Las terapias están centradas en la reeducación y socialización para que el perro pueda superar las inseguridades, miedos y traumas.

De esta manera, recuperará su autoestima y aprenderá a interactuar de una manera sana con su entorno.

  • Paseos y juegos: 

También es ideal proporcionar juegos y paseos largos, donde el perro pueda poner en práctica diferentes habilidades como superar obstáculos o atajar.

Cada una de estas acciones mantendrá la mente del perro activa, liberándose del estrés y aburrimiento.

Importante: El primer paso es reconocer la causa del comportamiento en el perro, pero es necesario mantener una rutina diaria para garantizar su estimulación física y mental. 

También evitar regañarlo o castigarlo para no promover que el comportamiento aumente.

Prevención del trastorno obsesivo compulsivo en perros

El Trastorno Obsesivo Compulsivo en perros puede evitarse dándole los cuidados óptimos a las mascotas.

Es importante que el adoptante cree un ambiente saludable, positivo y armonioso para evitar que el perro caiga en comportamientos obsesivos que hayan desarrollado durante su vida, o evitar ser quien se los genere.

La autoconfianza es uno de los primeros factores que se deben estimular en el perro.

De la misma manera, una buena educación sin violencia física o emocional va a evitar que se desarrolle el TOC.

Para prevenir este tipo de trastorno es ideal que también se implementen hábitos de higiene, consultas periódicas al veterinario para controlar el estado de salud, una alimentación balanceada y realización de actividades físicas.

Cubrir sus necesidades básicas, estimular su mente con juegos, sacarlo a pasear y permitir que socialicen con otros animales y personas, mantendrá al perro alejado de la monotonía y lo ayudará a disminuir el estrés.

El adoptante tiene la responsabilidad de ofrecer un estilo de vida saludable y positiva a su perro.

También debe ambientar adecuadamente el entorno donde vive para estimular su mente. 

Por supuesto, la paciencia, dedicación y amor, serán factores claves para la recuperación total del perro. 

Puede que también te interese

7 comentarios

Eduardo 10/02/2021 - 16:52

Buen artículo, cuando un TOC no se ha generado por ninguna de las causas comentadas, resulta más complicado realizar una terapia que genere hábitos no reforzantes, y es más difícil de corregir. Nuestra cachorra de 8 meses de pastor alemán, tiene un comportamiento anormal durante el momento de la recogida de sus heces y el vertido a contenedores o papeleras, pierde todo el autocontrol aprendido con el adiestramiento y se comporta con mucha ansiedad durante todo el proceso. Como es una actividad recurrente, resulta complicado de corregir. Algún consejo/sugerencia?
Gracias.

Respuesta
admin 11/02/2021 - 08:50

Eduardo, ¡qué comportamiento más curioso! Este comportamiento de ansiedad puede ser provocado por el miedo y que no sea un TOC. Hay que buscar le origen de ese miedo: es la bolsa de recogida? es la papelera lo que le da miedo? Entonces, cuando sepas qué es lo que le genera miedo, hay que trabajar la confianza, y aquello que le da miedo hay que revertirlo en algo agradable. Por ejemplo, siempre que recojas, dale un premio, para que ella vaya asociando que siempre que recoges las heces no es motivo de ansiedad si no de alegría porque hay premio, y lo mismo con el contenedor.
A nosotros nos pasó con Uma con las bolsas de plástico: le daba miedo el ruido de las bolsas, se escondía y todo. Hasta que empezamos a jugar con ella con un plástico muy pequeño dentro de la mano: asoció que el ruido del plástico es divertido y ahora no teme para nada las bolsas de plástico. ¡Ya me cuentas!

Respuesta
El TOC en los perros | Wasky | WaskyBlog Nuevo Artículo 16/04/2021 - 10:00

[…] Información recogida de El Blog de Uma […]

Respuesta
Marcio 29/04/2021 - 13:35

Excelente información. Gracias

Respuesta
admin 30/04/2021 - 09:48

A ti, por tus palabras!

Respuesta
Marcela 21/06/2021 - 15:45

Recien adoptamos un perro, tiene un año, pero viene terrible…estabamos advertidos pero jamas lo que hemos visto.
Se mete debajo de la cama y se enfada con su cola, llega a pasar ladrando furioso toda la noche…
me llama mucho la atencion que no me mira a los ojos,
Realmente tengo una tarea titanica…no se como lo vamos a lograr.

Respuesta
admin 21/06/2021 - 19:55

Marcela, qué rutina de actividad tienes diariamente con tu perro?

Respuesta

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del usuario a través de su navegación. Si continúas navegando aceptas su uso Aceptar Leer más

A %d blogueros les gusta esto: