Bultos en la piel del perro

Siempre que aparece algún bulto en la piel de Uma, me asusto.

La primera vez que le noté un bulto enorme fue en su primera vacunación. La veterinaria me calmó diciéndome que era algo normal y una simple reacción a la vacuna sin más.

Con el pasar de los días ese bulto desapareció.

Hace unas semanas, acairicando a Uma noté varios bultos en su muslo y en la espalda, así que no me lo pensé y enseguida pedí cita con la veterinaria.

Tras observar los bultos, volvió a tranquilizarme y me comentó que eran bultos que se creaban debido a la alergia por dermatitis que tenía Uma.

A día de hoy que la alergia está más controlada, los bultos han desaparecido.

Sin embargo, ante cualquier bulto, no debes dudar en acudir inmediatamente al veterinario, porque puede que no sea nada, como en el caso de Uma, o pueden ser bultos muy peligrosos.

Por ejemplo, hay bultos que, si no se atienden a tiempo, pueden transformarse en tumores cancerígenos inoperables.

En los perros, es muy común esta enfermedad, sobre todo si los adoptantes no toman las medidas adecuadas para el cuidado de la piel de sus perros y de su salud en general.

Existen muchos bultos o tumores que pueden originarse en el cuerpo de los perros.

Muchos de ellos son curables con tratamientos, otros se quitan con compresas calientes que disminuyen la inflamación, pero otros, pueden llegar a ser inoperables.

Es por ese motivo que, el adoptante, debe estar alerta y pendiente del comportamiento de su perro y de su piel, para detectar algo extraño a tiempo.

¿Por qué los perros pueden tener bultos en la piel?

Son muchas las causas que pueden originar el crecimiento de un bulto en la piel de los perros y que se vaya desarrollando de forma maligna hasta convertirse en tumor.

Las principales causas que pueden generar bultos en las mascotas, son:

  • Bultos por abscesos: los abscesos son acumulaciones de pus bajo la piel del perro. Estos tipos de bultos, si no se tratan a tiempo, se pueden infectar fácilmente. Esta infección, puede ocasionar una lesión más grave de lo normal.
  • Bultos por vacunas: estos tipos de bultos no son tan comunes, pero sí existen muchos casos en los que por vacunas, pueden aparecer. Este bulto es ocasionado por la inyección. Una de las zonas más afectadas por los bultos de las vacunas es el cuello.
  • Bultos tumorales: si no se tratan a tiempo estos tipos de bultos, se convierten en algo cancerígeno. Esto provoca que la enfermedad sea más complicada y con menos probabilidades de que el perro sobreviva o tenga una buena calidad de vida.
  • Bultos por ganglios linfáticos: algunas veces los ganglios se inflaman y se agrandan. Esta inflamación y cambio de tamaño, pueden ocasionar una infección sobre la piel. Estos bultos, suelen aparecer en el cuello o las patas traseras del perro.

Tipos de bultos que un perro puede tener en su piel

Existen muchos tipos de bultos que pueden aparecer en la piel de un perro.

Cada bulto tiene sus riesgos y consecuencias, pero pueden tratarse dependiendo de qué tan avanzado esté.

Son muchos los que existen, pero los más comunes, son los siguientes:

  • Hematomas: este tipo de bulto se origina por algún golpe. Ese golpe, ocasiona una inflamación llena de sangre en alguna parte del cuerpo.
  • Verrugas: son células anormales, que se originan por el papiloma. Estas verrugas, aparecen en la piel y la boca del perro.
  • Lipomas: son tipos de bultos grasosos y malignos. Estos lipomas, la mayoría de los casos, aparecen en perros con edad media.
  • Inflamaciones por heridas: estos bultos aparecen cuando el sistema inmunitario hace lo posible por controlar alguna infección de la piel. Su tratamiento es sencillo, debido al uso de cremas o pomadas especialmente para esos casos.

Bultos o tumores malignos en los perros

Así como existen diferentes tipos de bultos en la piel de los perros, hay bultos que se convierten en tumores malignos.

Esos tumores hacen que la vida del perro esté en riesgo, de ahí la importancia de actuar rápido con la ayuda del médico veterinario ante cualquier mínima sospecha.

Algunos de los tumores malignos que se pueden desarrollar en la piel de los perros, son:

  • Tumores fibrosarcomas: este tumor cancerígeno presenta una forma de masa sólida, mal definida, que afecta más a las razas como el bretón, el dóberman, entre otros.
  • Tumores mamarios: este tipo de tumor es el más común en las perras que aún no han sido esterilizadas.
  • Tumores hemangiosarcoma: Estos tumores hacen que aparezcan ciertas manchas rojas o negras en la piel del perro.
  • Células escamosas: Se desarrollan bultos pequeños o llagas en la piel del perro, que tardan mucho en curarse.

Perros mayores y los bultos en su piel

Si se detecta un tumor en la piel de un perro, lo más recomendable es llevarlo a una consulta con el veterinario.

El adoptante, debe estar atento a las preguntas que el médico le realice para conocer el estado de salud del perro.

Una vez que el médico conoce los antecedentes del perro, le realizará un examen cuidadoso.

Con ese examen, se podrá determinar qué tan grave presenta la anomalía y qué tratamiento es el adecuado para su recuperación.

Los bultos de origen tumoral son los más comunes en los perros de edad avanzada, debido a que la edad, es un punto vulnerable para ellos.

Pueden aparecer bultos en los párpados, donde se encuentran las glándulas de meibomio, que tienen como finalidad proteger la córnea de riesgos externos.

Esos bultos no son peligrosos, pero al interferir con la córnea, pueden llegar a causar irritación en ella.

Sin duda alguna, eso conlleva a que el perro tenga algunas molestias.

bultos en la piel del perro

Tratamiento para los bultos de la piel en los perros

Existen muchos tratamientos para combatir los bultos o tumores que pueda padecer un perro.

Ese tratamiento dependerá del tipo de bulto que el perro tenga y qué tan avanzado sea.

Si se trata de un absceso en cualquier parte del cuerpo, todo dependerá de lo que indique el veterinario.

En estos casos, seguramente hay que proceder a desinfectar o suministrar algún medicamento para disminuir la inflamación.

Importante:

Es importante tener un cuidado especial cuando los perros presentan algún bulto o absceso en la parte del cuello o la cabeza, porque si se deja avanzar, puede ser muy peligroso y convertirse en algo cancerígeno y, de ser así, sería algo más difícil de tratar.

Es por ello que el perro debe recibir una atención inmediata al momento de detectar algún bulto en su cuerpo, por pequeño que sea.

No debemos olvidar que muchos bultos en la piel de los perros pueden originarse por alguna vacuna.

No obstante, la mayoría desaparecen solos con el paso de pocos días.

Pero muchas veces pueden convertirse en un absceso.

Si ocurre de esa manera, sería una alarma importante que ningún adoptante debe pasar por alto y llevar al perro al veterinario lo más pronto posible.

Remedios caseros para tratar los bultos por absceso en la piel de un perro

También existen remedios caseros que pueden ayudar a disminuir los bultos originados por alguna vacuna o si se trata de un absceso.

En estos casos, se pueden usar compresas calientes para colocarlas sobre el bulto que el perro tenga.

Esto se debe hacer unos 15 o 20 minutos 4 veces al día.

De esta manera, poco a poco, se irá ablandando el bulto permitiendo que sea mucho más fácil de sacarlo.

Por otro lado, existen bultos malignos y, dependiendo de la localización que se encuentren en el cuerpo del perro, no requieren de ningún tratamiento.

Los bultos malignos pueden crecer más y ser un poco molestos.

Si llega a ese punto, es necesario que se lleve a cabo extracción.

Por supuesto, siempre contando con el diagnóstico y aprobación del veterinario en todo momento.

Además de existir bultos o abscesos no tan peligrosos, existen otros que llegan al límite de ser cancerígenos.

En estos casos, se recomienda acudir a un profesional, para que le realice la evaluación y diagnóstico adecuado.

Así, el veterinario, podrá conocer más a fondo la salud del perro y saber si es necesario operarlo o no.

Nota importante:

Es importante mencionar que hay muchos casos que no pueden ser operados, esto debido al riesgo que puede haber en la intervención.

Aunque pueden existir casos inoperables, hay otros que pueden ser tratados con radioterapia o quimioterapia.

Todo depende de la salud del perro y qué tan avanzada se encuentre su enfermedad.

bultos en la piel del perro

Importancia del cuidado de la piel de un perro

La piel es la primera barrera protectora que tienen los perros para protegerse de cualquier amenaza o enfermedad.

Aunque es algo muy importante, muchas veces no se le da la importancia necesaria.

Hoy en día existen muchas bacterias y parásitos en el ambiente que pueden afectar la vida y salud de los perro, pero también al cuidar su piel será mucho más fácil detectar la presencia de cualquier anomalía, así como los bultos u abscesos.

Mantener la salud y fortaleza en la piel de los perros es muy importante porque actúa como parte de barrera contra ciertas infecciones.

La epidermis del perro es su primer escudo protector ante cualquier enfermedad.

La epidermis se conoce por ser flexible, cubierta por su pelo y cumple la función de ser una barrera protectora en el perro.

La epidermis los protege del ambiente (ya sea de un clima frío o caliente) y de cualquier otra bacteria externa.

Algunas recomendaciones importantes para detectar cualquier anomalía en la piel del perro, son:

  • Al acariciar al perro es importante examinarlo. Esta recomendación es muy eficaz, porque permitirá notar si el perro tiene caída del cabello, o si tiene alguna parte rojiza en su piel. Además, es importante estar alerta y observar si se rasca más de lo normal. Al ser así, es importante revisarlo, porque algo no está del todo bien. Por supuesto, al tacto, será muy fácil detectar la presencia de algún tipo de bulto en su piel.
  • También, es importante medicar al perro con antiparasitarios, para protegerlos de parásitos externos que puedan infectar su salud.
  • Es muy importante que el adoptante mantenga a su perro con una buena alimentación. La buena alimentación, evita problemas dermatológicos que hacen aparecer esos bultos y/o tumores malignos en su cuerpo.

Consejos para el cuidado de la piel de un perro

Cuidar la piel de un perro es tan importante como su salud.

La piel permite que fluya su respiración y transpiración de una manera adecuada.

Mantenerla sana y correctamente hidratada, hará que el perro no sufra ninguna enfermedad en la piel como los bultos o tumores mencionados anteriormente.

Los consejos más recomendados por los veterinarios y especialistas en el cuidado de la piel de los perros, son:

  • Mantener la piel hidratada: un consejo muy importante a tomar en cuenta es la hidratación de la piel del perro. Darle agua diariamente, permitirá que su pelaje se mantenga sano, fuerte y brillante, evitando así su caída y posibles enfermedades.
  • Tener una buena alimentación: una alimentación sana, con piensos de calidad, ayudarán a que el perro se mantenga fuerte y su piel esté reluciente. Además, los veterinarios recomiendan vitaminas especialmente para la piel de los perros, que se deberán consideran como suplementos importantes y necesarios.
  • Bañar constantemente al perro: mantener al perro limpio, ayudará a que esté desinfectado y muy limpio. Incluso, existen jabones que son específicamente para perros, así se evita cualquier reacción en la piel que sea perjudicial para su salud.
  • Darle masajes: los masajes sirven para mejorar la circulación de la sangre y, si se hace continuamente, la salud y piel de los perros estará mucho mejor y fuera de peligro. Además, es la mejor manera de detectar alguna anomalía en su piel.
  • Llevarlo hacer ejercicio: si el perro hace ejercicio regularmente, es muy bueno para la circulación de la sangre y tener mejor oxígeno.
  • Acudir al veterinario con frecuencia: Informarse con el veterinario qué tipo de vitamina se le puede suministrar al perro, permitirá proteger sus células e incluso regenerarlas. Además, prevenir a tiempo posibles dolencias y/o enfermedades.

Conclusión

Es importante que el adoptante siempre esté atento a diferentes síntomas que el perro manifieste, o si observa o siente algo extraño en la piel de su mascota.

De igual manera, es muy importante cuidar la alimentación y la hidratación del perro.

Llevarlo al veterinario cada cierto tiempo para realizarle su evaluación rutinaria, ayudarán a mantener informado al adoptante sobre el estado de salud de su perro.

De esta manera, son más las probabilidades de conocer si existe algún síntoma de alguna enfermedad, si existe algún cambio en su cuerpo, su piel, alguna anomalía y detectarla a tiempo para combatirla y que tu mascota no corra ningún riesgo.

El cuidado de las mascotas es responsabilidad del adoptante y por ello es necesario estar atentos para que nada malo les ocurra.

Prevenir es la mejor manera de mantener al perro sano y feliz.

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.