Mudanza con perro: consejos para facilitarla

por admin
26 visualizaciones

Si una mudanza ya es un acontecimiento estresante para las personas, imaginaos una mudanza con perro.

Y es que próximamente nos vamos a mudar de casa, y no solo de casa, sino de país, por tanto el cambio va a ser muy notable.

Si bien con Uma hemos viajado y nos hemos alojado en diferentes sitios y lo ha llevado fenomenal, no sabremos si va a echar de menos lo que ella considera ahora su hogar.

Y es que cambiar el espacio donde se vive puede ser un proceso estresante para los perros y sus adoptantes.

Por lo tanto, es un cambio que requiere de una buena organización y cuidados para que se dé la mejor manera posible.

¿Cómo nos vamos a organizar con Uma para que la mudanza no suponga un problema para ella?

Está claro que el cambio de hogar puede resultar una tarea compleja, por no decir que es sumamente difícil si se intenta ejecutar de un día para otro.

En primera instancia, se deben tener en consideración las rutinas del día y es recomendable continuar con ellas, si es posible.

Todo eso podría afectar a tu perro, por lo que, si se mantienen sus rutinas, no se sentirá tan extraño con el cambio. 

Las mudanzas necesitan de tiempo y paciencia.

Es necesario que la organización se comience a llevar a cabo con tiempo.

Una vez que se ha creado un plan de traslado seguro tanto para el adoptante como para su perro, es momento de dar el gran paso.

¿Por qué una mudanza puede afectar a un perro?

Los perros son animales de costumbres y son animales muy territoriales.

Estos dos puntos pueden explicar un poco más la situación de molestia que se presenta cuando su adoptante lo traslada a nuevo ambiente.

Los adoptantes no saben a lo que se enfrentan cuando deciden cambiar de casa y tienen un perro.

Además, cada perro es único y a cada uno le puede afectar en un mayor o menor grado una mudanza.

Para empezar, y si nos ponemos en el lugar de un perro, cuando nos mudamos a un nuevo hogar, nosotros integramos inmediatamente que ese será nuestro nuevo hogar.

Sin embargo, nuestros perros no comprenden muy bien el concepto del territorio, debido a que piensan que cuando llegan a un hogar diferente, este no les pertenece, siendo muy cierto en algunos casos.

Es necesario que como adoptantes no nos preocupemos tanto debido a que es un temor que se desvanece con el tiempo.

Cuando ya el perro esté en la casa nueva, observará el ambiente y tendrá la oportunidad de apreciar nuevos olores.

Aunque el espacio sea diferente para él, el tiempo será el encargado de que deje de sentirse tan perdido. Aprenderá poco a poco aceptar la nueva casa, sobre todo, cuando nuestros olores formen parte del mismo.

Es posible que, en algunos casos, se sienta algo nervioso y tímido al ver a los perros del nuevo vecindario.

Para él, este cambio es impactante ya que creerá que son los dueños del territorio, pero lo cierto es que solo es una etapa que durará un tiempo.

El adoptante no debe preocuparse durante la adaptación del perro en el hogar, porque no será demasiado complicado.

Nota: Cuando una mascota cambia de hogar, experimenta una sensación que es similar a su primera vez llegando a casa, por tal motivo se sienten nerviosos y curiosos.

Es necesario prestarles la atención necesaria en ese momento de la transición.

Además de proporcionarle muchos cuidados, cariño y tener una paciencia única para ayudarlos a sobrellevar la situación de la mejor manera posible.

¿Cómo ayudar a un perro adaptarse a la mudanza?

Antes de la mudanza, siempre es necesario tener una serie de pautas anotadas en una lista.

Esto será crucial para manejar la situación mucho mejor mientras se realiza el traslado con la mascota.

Para ello es importante seguir una serie de consejos.

Antes de la mudanza

  • Es importante y crucial que la placa identificativa de la mascota siempre la lleve puesta. De esta forma en el nuevo barrio donde viva podrán saber a quién pertenece en caso de que escape debido a los nervios. Por supuesto, también es importante el chip.
  • Si la nueva zona donde vivirá no es tan alejada de su domicilio actual, es buena idea llevar a su perro a conocer el entorno poco a poco. Esto podría aportarle un poco más de seguridad.
  • Lleva siempre los objetos preciados de tu perro. Trata de no olvidarte de ningún objeto esencial, como su cama y sus juguetes. No es recomendable que los laves, ya que el olor suyo se mantendrá en ellos y lo hará sentirse más seguro y cómodo.

Durante la mudanza

  • No lleves a tu perro en cada viaje que necesites hacer hacia la nueva casa. Si tienes la posibilidad de dejarlo con algún familiar o amigo de confianza, esto ayudará a que sea mucho mejor el traslado.
  • Cuando ya esté en la nueva casa, esconde algunas golosinas o snacks puede ser de gran ayuda. Puedes acompañar a tu perro en la búsqueda de las chuches. Eso ayudará a que el perro explore con confianza el nuevo hogar.
  • Nunca lo dejes solo, porque conseguirás empeorar su estado de ansiedad.

Después de la mudanza

  • Deja que el perro olfatee todo con tranquilidad.
  • Desde el primer momento que estéis en casa, debes dejar claro las zonas donde el perro podrá estar y cuáles no le serán permitidas. Esto es totalmente subjetivo. Nosotros permitimos a Uma entrar en todas las estancias porque sabemos que nunca da problemas.
  • Deja que elija dónde debe ir su cama.
  • Permítele que, durante los paseos, olfatee todo cuidadosamente. Esto es muy importante: en los primeros paseos debe primar el olfateo antes que la actividad física. No tengas prisa y deja que integre bien todos los olores de su nuevo barrio.
  • Es importante que se relacione con otros perros y personas.

Nota: Es vital que se sigan las indicaciones que se mencionan arriba, ya que esto podrá ayudar aliviar la tensión que pueda presentar el perro durante la mudanza. 

En muchos casos, suelen presentar cuadros de estrés al ver a su adoptante preparando las maletas, recogiendo todas las pertenencias y moviendo los muebles del hogar. 

La mudanza es una tarea muy compleja de realizar y seguramente como adoptante, puede sentirse afligido por todos los cambios que experimentará su mascota.

No te preocupes que con el tiempo todo volverá a estar bien.

Llegada al nuevo hogar: ¿Qué es importante considerar?

Una vez que se ha llegado al nuevo hogar, es necesario que comiencen a ubicarse las pertenencias de la mascota.

Si anotas en una lista el lugar donde has guardado los objetos personales de tu perro, será más fácil ubicarlas dentro de las cajas. 

Es importante ubicar una esquina, la cual será para los alimentos del perro, se deberá colocar su agua y comida. Si es un espacio lo suficientemente grande, puede también ser el sitio ideal para la cama y los juguetes.

Es importante que estés más tiempo junto a tu perro, esto lo ayudará a sentirse más tranquilo dentro del nuevo espacio.

Si colocas alguna prenda tuya en su cama, lugar de comida e incluso en puntos del hogar, esto hará que se acostumbre con más facilidad.

El aroma de tus prendas puede motivarlo a explorar en la casa, siguiéndolo y buscándolo, se trata de un juego de exploración donde el perro puede ganar ventaja ya que fortalecerá su relación y conocerá su nuevo ambiente.

Nota: Con la nueva casa, el perro seguramente se sentirá nervioso al estar en un ambiente poco conocido para él.

Es probable que una vez llegue, comience a inspeccionar todo el lugar para saber qué es lo que hay en cada rincón.

Esto es una de las técnicas más factibles para que pueda sentirse más cómodo en el nuevo ambiente.

¿Cuánto le costará al perro acostumbrarse a la nueva casa?

A ciencia cierta no puede aportarse un tiempo exacto donde el perro pueda identificar a la casa como suya, este es un factor importante y determinante tanto para el perro como para su adoptante.

Dependerá de ambos poder lograr crear la conexión necesaria en el nuevo hogar.

Lo más correcto es que se le muestre siempre atención para que se adapte rápidamente.

Seguramente el perro quiera estar a tu lado para sentirse a salvo y protegido, recuerda que la nueva casa es un lugar completamente extraño para él.

Conforme el tiempo avance, aprenderá a entender que no se encuentra en un sitio desconocido, esto le generará confianza para que pueda comenzar a dormir con tranquilidad en su cama.

Importante: Durante los primeros días que se quede solo en casa, seguramente presentará llanto y buscará a su adoptante incesantemente, esto se debe a que, como no está acostumbrado, siente el lugar como un sitio de peligro.

Se aconseja que durante los primeros días no se deje al perro solo por más de 5 horas.

El tiempo puede ir aumentando poco a poco pero es crucial no dejarlo solo durante mucho tiempo.

Durante los primeros días en el nuevo hogar, el perro puede tener comportamientos extraños e inesperados que podrían no llegar a ser los adecuados.

Conductas que jamás había manifestado, de repente aparecen: destrozos, aullidos, ladrido excesivo… ¡No te agobies!

La empatía es algo que deberá de jugar un papel importante durante este momento.

Aunque la educación de la mascota es necesaria, se necesita que se considere los momentos por lo que el perro puede estar pasando.

No entenderá que lo está haciendo mal, ni por qué ha cambiado de casa.

Lo importante es que con el tiempo cambiarán sus comportamientos a medida que se acostumbre a su nueva casa y se sienta más seguro.

Trucos para ayudar a un perro a adaptarse al nuevo hogar

Cuando un perro pertenece a un lugar durante mucho tiempo acompañado de su adoptante, para él, está dentro de una camada, de lo que él considera su familia.

Por tanto, el hecho de que el perro esté con sus adoptantes, es decir, con su camada, ya es un paso de gigante en su proceso de adaptación.

Existen algunos trucos que pueden ayudar a tu perro a enfrentar mejor la mudanza:

  • Conocer la casa antes:

El perro debe asociar el nuevo hogar a un ambiente positivo, a un sitio donde puede sentir paz y no ser molestado.

Por ello, es importante, si es posible, que el perro pueda hacer exploraciones previas al nuevo hogar, con el fin de que se familiarice con el entorno.

Es decir, visitar la nueva casa algunas veces antes del día de la mudanza definitiva. 

En nuestro caso esto no va a poder ser, porque como digo, nos mudaos de un país a otro.

Los perros son animales exploradores, les encanta poder observar todo con detenimiento y, en estas circunstancias, es importante que lo hagan.

Esto permite que la mascota forme vínculos con el lugar donde vivirá y podrá adaptarse con más facilidad una vez se realice el cambio de hogar.

  • Jugar:

Interactuar con el perro siempre es importante, pero durante el proceso de la mudanza, jugar con la mascota se recomienda aún más.

Todo el estrés que el perro puede sentir con el cambio, puede fácilmente aliviarse con una dosis de juegos.

Jugar con los juguetes del perro y dejar que recorra la casa mientras se divierte, es la mejor táctica que puede emplearse para que el perro se anime a explorar.

Además, integrará que mudarse tampoco es tan malo si hay diversión.

  • Familiarizarse con el lugar donde vive:

Es bueno que hagas paseos con tu perro.

La actividad física puede ser la mejor excusa para que conozca más alrededor del vecindario donde vivirá.

Caminar no solo le ayudará a conocer, sino que podrá reducir los niveles de estrés o ansiedad generados por el cambio. 

De igual manera, también ayudará a que el perro pueda conocer nuevas personas del lugar y nuevas mascotas durante el paseo hasta, con el tiempo, integrase y sentir que forma parte del mismo. 

Conclusión 

Para el perro, puede ser una de las situaciones más difíciles que puede llegar a enfrentar en su vida, pero siguiendo los pasos descritos anteriormente, es muy poca la posibilidad de que se sienta más nervioso de lo normal, o que un veterinario deba realizar una intervención en el momento de la mudanza.

Cuando escoja su nuevo hogar, ten en cuenta muchos factores esenciales.

Recuerda que tienes un perro y que se trata de un ser que necesita de la atención y cariño constante.

Muchas veces nos mantenemos tranquilos porque físicamente vemos que nuestro perro está sano.

Pero olvidamos muchas veces su parte más emocional.

Físicamente, una mudanza no alterará su salud, pero emocionalmente sí.

Está en nuestras manos que la mudanza con nuestro perro sea lo menos traumática posible.

En nuestro caso, la mudanza es bastante radical: es otro clima diferente, pasamos de la playa el campo a las montañas, de un clima suave en invierno a muy caluroso en verano, a un clima muy frío en invierno y de veranos suaves.

Pero estamos seguros que si permanecemos juntos, observando bien de cerca la actitud de Uma, brindándole más mimos y más juegos que de lo normal (que ya se lleva sus buenas raciones diarias) su adaptación e integración serán mucho más rápidas.

¡Os iremos informando de todos los cambios que sucedan en nuestra mudanza!

Puede que también te interese

1 comentario

Abby 01/02/2021 - 21:19

Excelentes consejos para evitar que nuestras mascotas sufran un cambio radical durante una mudanza, lo más importante es ofrecerles un buen ambiente físico y emocional!!!

Respuesta

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del usuario a través de su navegación. Si continúas navegando aceptas su uso Aceptar Leer más

A %d blogueros les gusta esto: