Residencias caninas: una opción vacacional para tu perro

por admin
29 visualizaciones

Con la llegada de las vacaciones, muchas familias quieren salir de viaje a lugares donde no se admiten perros y no tienen con quién dejar a su mascota. Por suerte, existen las residencias caninas, un espacio donde los perros pueden hospedarse, recibir atención y amor mientras su adoptante está ausente. 

Muchos adoptantes no se atreven a dejar a sus mascotas en una residencia, por miedo a lo que el perro pueda sentir al estar lejos de casa, sin embargo, a los perros les encanta.

Si nunca has visto una residencia canina o nunca te la has imaginado, un ejemplo claro de una residencia canina que cumple con todas las comodidades que necesita un perro en sus vacaciones es la residencia canina Nariz de Nieve.

Esta residencia esta situada en Madrid y tiene numerosos servicios además de la residencia temporal del perro: peluquería canina, tienda, servicio de recogida y entrega de tu mascota, etc., y todo en plena naturaleza, en un espacio libre de leishmaniosis, pulgas y garrapatas, y lo mejor, abierta todo el año.

Los perros no solo se sentirán muy cómodos, sino que disfrutarán en todo momento de la agradable atención que reciben, los mimos, paseos y lo que sea que el perro necesite para que su estancia sea perfecta y feliz. 

Beneficios de las residencias caninas

Las residencias caninas son muy buena opción cuando los familiares se ausentan por sus grandes beneficios:

  • Socialización

Al llevarlos a las residencias caninas, socializarán con otros perros en su misma situación. Harán nuevos amigos.

De esta manera, también se pueden detectar algunos problemas de comportamiento, que los adiestradores parte del equipo de la residencia, solucionarán.

  • Mejora su confianza:

Los perros poco a poco se van integrando a los grupos. Esto ayuda en la socialización con otros perros, pero también con las personas. Es bueno para su confianza y su conducta. 

Muchos adoptantes piensan que su perro puede ser muy tímido o tener poca confianza, pero en las residencias caninas, en pocos días, será un perro nuevo.

Al integrarse, se sentirá mucho más seguro. 

  • Reduce la ansiedad por separación:

Muchos perros están acostumbrados a estar siempre en compañía de su adoptante y, si hay algún cambio, la ansiedad se presenta.

En una residencia canina, al estar rodeado por otros perros e integrarse esa ansiedad se podrá controlar perfectamente. 

La ansiedad por separación no solo puede afectar al perro, también a su adoptante.

Por lo tanto, si dejas al perro en casa, tu mente va a estar con él en todo momento y tu preocupación irá en aumento.

En cambio, una residencia, te dará ese alivio que tanto necesitas. Tu perro estará libre de ansiedad y tú también. 

  • Reciben atención:

Una residencia canina, es un lugar donde los perros reciben total atención por parte del equipo profesional que la compone.

A tu perro no le faltará nada durante el tiempo que deba permanecer en las instalaciones.

residencias caninas
  • Establece una rutina:

Al llevar a un perro a una residencia, tendrán horarios establecidos para todo.

Recordemos que los perros son muy rutinarios y entenderán que es hora de jugar, de dormir o de comer. 

  • Cuidados especiales:

Algunos perros toman medicinas o deben comer algún pienso en específico.

Si es tu caso, en una residencia canina no le faltarán sus cuidados.

Las residencias garantizan que el perro comerá bien, se cumplirá lo básico de higiene y cuidados veterinarios, entre otros.

Por lo tanto, si tu perro tiene alguna necesidad única o especial, ellos se encargarán. 

  • Profesionales para el cuidado: 

Las residencias deben tener personal capacitado como veterinarios, adiestradores y cuidadores.

Todos profesionales capaces de conocer muy bien qué necesita cada perro. 

Por supuesto, también recibirán mucho amor de todo el equipo. Todos son necesarios para el cuidado de los perros, acorde a sus necesidades.

La finalidad, es que el perro tenga una muy buena estancia. 

  • Ejercicio cada día:

Los perros que se hospedan en las residencias caninas tendrán tiempo para ejercitarse. También, horas de paseos y juegos.

Además de todo el ejercicio diario, llevan a cabo diferentes actividades divertidas para los perros.

Estos juegos los ayudan a liberar el estrés acumulado.

En las residencias caninas podrán tener tiempo para correr, saltar y perseguir jugando a otros perros.

¡Lo pasarán muy bien!

¿Has llevado alguna vez a tu perro a una residencia canina? ¿Cuál ha sido tu experiencia?

Puede que también te interese

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del usuario a través de su navegación. Si continúas navegando aceptas su uso Aceptar Leer más

Privacidad & Política de cookies