Un seguro para perros: ¿es realmente necesario?

Esto de preocuparse a todas horas nos viene de fábrica a los que somos adoptantes de un perro. Hay tantas cosas que podrían pasar… Contratar un seguro para perros parece una buena solución, pero aún hay a quienes les cuesta fiarse. 

La de veces que me he planteado contratar un seguro para Uma, así que me he puesto a investigar todo lo que tengo que tener en cuenta para valorar si contrato o no un seguro para Uma.

A continuación te resumo todo lo que deberías saber para convencerte de hacerle un seguro a tu perro.

¡Puede que incluso estés obligado por ley a hacérselo!

¡Vamos allá!

¿Qué incluye un seguro para perros?

Un seguro para perros cubre daños accidentales que pueda ocasionar tu perro, o que le ocurran a él mismo.

Esto incluye tratamientos veterinarios, operaciones y otros procedimientos necesarios en caso de que tu cachorro enferme, desde que se hace efectivo el seguro.

Los servicios contratados protegerán a tu mascota aunque estés con ella de vacaciones en cualquier otro país de la Unión Europea.

Claro está, cuanto más pagues por tu seguro, más completo será.

Las pólizas de seguros caninos, según el tipo que sean, tienen un límite de cobertura. Esto es el dinero que te puede ahorrar tener el seguro, que pagaría por ti en caso de que pasase algo.

Además, y aunque suene frívolo, la mayoría de seguros conceden una indemnización en caso de que tu perro desaparezca o tenga un desafortunado accidente.

¡Prefiero mil veces no perder a Uma y no cobrar ese dinero! 

Los mejores seguros cubren también todos los gastos de incineración o disposición del cadáver.

En caso de que te veas envuelto en algún pleito por responsabilidad civil, también puedes contratar la asistencia jurídica que necesites. ¡Todo son facilidades!

Por último, algo que me llamó mucho la atención descubrir: contratar un seguro para mascotas cubre una línea telefónica abierta 24 horas para cualquier consulta veterinaria. 

También sirve para informarse sobre los servicios para animales de compañía disponibles en tu ciudad, como hoteles que permiten la entrada a perros, peluquerías caninas o centros de adopción y acogida.

Y si tú eres el accidentado y nadie más puede hacerse cargo del animal, un seguro para perros también cubre todos los gastos de su estancia en una residencia canina hasta que te recuperes.

¿Qué NO incluye?

Vamos a la letra pequeña de los seguros, que es la que prácticamente nadie se lee.

En realidad, las pólizas para perros no cubren casos bastante concretos.

Uno de estos casos es el tratamiento o los gastos derivados de una enfermedad pre-existente; es decir, de una enfermedad que ya tuviese tu perro antes de contratar el seguro.

Otro caso es que tu perro muerda o haga algún daño a alguien de la familia. Por ‘familia’, entendemos ‘unidad familiar’, es decir, de las personas que conviven con el animal. 

Según la póliza que contrates, te cubrirá el daño a los familiares que hayan venido de visita y se hayan llevado un susto con tu perro o no.

Además, los seguros tampoco se responsabilizan de los daños ocurridos por estar haciendo algo ilegal. Por ejemplo, organizar peleas de perros o cortarles las orejas o el rabo.

Lo mismo ocurre con los perros que no son mascotas, es decir, dedicados a la cacería o al deporte. Esto hay que comunicárselo a la aseguradora antes de contratar una póliza.

Un seguro para perros estándar no suele cubrir las lesiones o los peligros a los que se ven expuestos perros como los galgos o los podencos, pues cuentan como negligencia del adoptante. 

Si no cuidas bien a tu perro y así lo certifica un veterinario, el seguro no se hará cargo de ningún gasto.

Cabe destacar que la protección del seguro entra en vigor tras un breve periodo de carencia de hasta dos semanas desde el momento que se contrata el seguro. Todo lo que acontezca en este plazo queda sujeto a un vacío legal bastante complicado.

De todas formas, asegúrate de preguntar bien en tu aseguradora cuáles son los casos que no están cubiertos por el seguro de tu mascota. ¡Que no te la jueguen!

Tipos de seguros para tu perro

No todos los seguros caninos son iguales. Además, pueden combinarse y quedan definidos más en detalle por cada aseguradora. Según su cobertura, tenemos tres tipos de seguros de mascotas.

Seguro de responsabilidad civil

En pocas palabras, es el que cubre todos los daños que cause un perro en la calle: hacer pis en la fachada que no debe, montar mucho escándalo en la calle si tienes que dejarlo fuera de alguna tienda, morder o tirar a alguien…

Además, un seguro canino de responsabilidad civil te cubre las espaldas si por cualquier motivo, tienes que dejar a tu perro a cargo de un familiar o amigo y tienen un percance.

Este es el único seguro obligatorio para todos los perros en Madrid y el País Vasco. ¡Toma nota si vives en estas comunidades!

Seguro veterinario o de salud

Revisar periódicamente la salud de tu perro es muy importante, ya lo sabes. Lo mejor de este seguro es que se encarga de todos los gastos derivados de las visitas al veterinario.

Un seguro para perros con asistencia veterinaria se hace cargo de pagar las revisiones, operaciones, tratamientos o periodos de hospitalización que tu perro necesite.

Cuanto más completo sea el seguro que contrates más te cubrirá, lógicamente, incluso el coste de tratamientos obligatorios como vacunas y desparasitaciones.

Lo único que no cubre en ningún caso es la medicina preventiva.

Los seguros médicos para mascotas tienen una cobertura de hasta 2.000€ anuales, e incluso 2500€ en alguna aseguradora concreta.

seguro para perros

Seguro de accidentes

Es el seguro más barato cuando se contrata solo, pues es el que (afortunadamente) menos se necesita.

Se estima que, del total de cobertura que ofrece un seguro canino, sólo un 10% es por accidentes.

Esta póliza canina cubre todos los gastos derivados de cualquier accidente en el que tu perro se vea involucrado: asesoría jurídica, urgencias veterinarias, hospitalización, reparación de daños…

A menudo hay que indemnizar algún daño a terceros, por lo que este seguro viene normalmente integrado con el de responsabilidad civil.

Casos incluidos en un seguro de hogar multirriesgos

¿Y si tu perro te hace algún destrozo en casa? Ni es un accidente, ni hay un veterinario implicado, ni son daños a terceros. ¡No lo cubre el seguro del animal!

Este tipo de desperfectos  quedan recogidos dentro de lo las aseguradoras llaman “seguro de hogar a todo riesgo”.

Se trata de un seguro de hogar muy completo, que indemniza por todo aquello que a tu perro le ha dado por morder hasta dejar inservible. Esto incluye paredes, suelos y rodapiés, que tanto sufren con la llegada de un cachorro a casa.

Así que ten en cuenta que un seguro de mascotas no puede ayudarte a reembolsar las travesuras de un perro destructivo. 

Si este es tu principal problema, revisa tu póliza de seguros para el hogar. ¡Pero no te olvides de todas las ventajas de contratar un seguro canino!

Requisitos para poder asegurar a un perro

La mayoría de compañías de seguros piden unos requisitos mínimos para poder contratar uno de sus servicios. ¡Asegúrate de que tanto tú como tu peludo los cumplís!

Para tu perro

  • Tener más de 3 meses de edad.
  • Tener una declaración de su estado de salud previo, es decir, su historial veterinario.
  • Estar censado.
  • Tener la cartilla de vacunaciones al día. Deben estar vacunados contra la hepatitis, el parvovirus, la rabia y el moquillo.
  • Llevar microchip y la documentación o identificación pertinente.
  • A poder ser, tener un pasaporte europeo para animales de compañía.

Para ti

  • Ser mayor de 18 años.
  • No tener antecedentes penales.
  • Tener la licencia de tenencia de perros potencialmente peligrosos, si es el caso.

Razas de perro obligatoriamente aseguradas

Hay algunos perros que están obligados a tener un seguro de responsabilidad civil, pues aún se les considera más destructivos que cualquier otra raza.

Parece mentira la cantidad de perros que están sin asegurar cuando deben estarlo por ley.

Eso es, has acertado: se trata de los perros potencialmente peligrosos, o PPP.

  • Rottweiler
  • Dobermann
  • Pit Bull
  • Bull Terrier
  • Staffordshire Terrier
  • Dogo Argentino
  • Dogo de Burdeos
  • Dogo del Tibet
  • Fila Brasileño
  • Akita Inu
  • Tosa Inu
  • Bullmastiff
  • Mastín Napolitano
  • Presa canario
  • Presa mallorquín
  • Todos los cruces de una o más de estas razas

En Comunidades Autónomas como Galicia, Cantabria o la Comunitat Valenciana, también es obligatorio asegurar otras razas que compartan las características físicas de un PPP o que ya hayan agredido alguna vez a otro perro.

Por ejemplo, los bóxers o los bulldogs también son anchos de pecho, corpulentos, musculosos, tienen las mandíbulas fuertes y pesan más de 20 kilos.

Aunque estas razas no tienen por qué mostrar problemas de conducta si están correctamente adiestradas, tienen una anatomía fuerte y pueden hacer mucho daño (tanto material como a una persona) con un solo mordisco.

El Real Decreto 287/2002 del 22 de marzo y la Ley 50/1999 del 23 de diciembre sobre la tenencia de estos perros obliga al dueño a contratar un seguro de responsabilidad civil con una cobertura de más de 120.000€ para su mascota.

¿Qué tener en cuenta antes de elegir una aseguradora de mascotas?

Nos podemos volver locos con la cantidad de aseguradoras que hay: Turboseguros, Zurich, Ocaso, Santalucía, Asisa, Mapfre, Liberty, Segurvet, Verti, Santevet, Petplan…

¿Qué seguro para perros es mejor?

Antes de comentarte cuál es, en mi opinión y tras mucho leer, el mejor seguro para perros, a continuación te recordamos los factores más importantes a tener en cuenta a la hora de elegir con qué compañía contratar el seguro de tu mascota.

Para que tú seas finalmente quién tome la última decisión.

Primas y coberturas 

Cada aseguradora tiene su propia tabla de servicios y precios.

Puedes o bien configurar libremente el tipo de seguro que te interesa, o bien adecuarte a los diferentes paquetes de servicios por seguro contratado.

Revisa bien la oferta de servicios de varias aseguradoras y elige el paquete que mejor se adapta a tus necesidades.

Experiencia 

Puedes contratar un seguro canino en la mayoría de corredurías de seguros, pero hay aseguradoras que se dedican específicamente a contratar estos servicios, como Kalibo, Petplan, Santevet o Segurvet.

Al ser aseguradoras especializadas, tienen servicios muy interesantes y conocen perfectamente las necesidades de los adoptantes, lo que buscamos en un buen seguro.

Esto no hace que las aseguradoras más fuertes en otros sectores no sean una buena opción para mascotas, pero es algo a tener en cuenta según lo que busques.

Yo tengo claro que prefiero una asegurado exclusiva para perros.

Seguros anteriores

¿Tienes ya algún seguro contratado? Pregunta en tu compañía de seguros por su cobertura para mascotas, y si te convence lo que ofrecen, infórmate.

Al tener ya un seguro en esa aseguradora, es muy posible que te hagan un descuento o haya alguna promoción vigente.

De todas formas, no te quedes con lo que ya tienes si no te ata ninguna cláusula de exclusividad por los seguros previos. ¡Sigue buscando!

Condiciones y términos de contratación

En estos queda determinada la frecuencia del pago (mensual o anual), la posibilidad de elegir tú el veterinario que quieras o no, los gastos exactos que quedan incluidos dentro de tu póliza…

Son todos estos detalles los que determinan, en definitiva, qué aseguradora se adapta mejor a ti y a tus necesidades.

¡Léete bien la letra pequeña! Y asegúrate de que todo lo que firmes es lo que has acordado con la compañía de seguros. 

Precio medio de un buen seguro canino

Seguro que, llegados a este punto, ya se te ha pasado la pregunta por la cabeza.

¿Cuánto cuesta un seguro para perros?

Los precios de cada seguro, igual que sus coberturas, las elije cada aseguradora por libre.

Para que te hagas una idea, un seguro exclusivamente de responsabilidad civil cuesta de media unos 30€ al año; mientras que un seguro canino a todo riesgo, con cobertura de robos y otros extras, puede llegar a los 280€ anuales.

En cualquier aseguradora puedes encontrar un seguro básico pero completo, con asistencia veterinaria y responsabilidad civil, por menos de 70€ al mes, como mucho.

Ahora que se está estandarizando este producto en el mercado, los precios de las aseguradoras caninas han ido bajando durante los últimos años.

Son mucho más baratos que la póliza de un seguro de vida, pero sigue suponiendo un gasto mensual o anual.

Además, algunas compañías (como Mapfre) añaden un plus a las tarifas cuando el perro es muy mayor, es de raza potencialmente peligrosa o tiene un valor superior a los 300€ (es decir, si tiene Pedigrí, pertenece a un criadero prestigioso o es un perro de concurso).

¿Cuál es tu excusa?

Si aún te quedan dudas, te las resolvemos. ¿Qué pega has encontrado para no hacerle un seguro canino a tu cachorro?

Contratar un seguro es muy complicado

¡Para nada! La mayoría de aseguradoras te permiten personalizar tu contrato e incluso firmarlo totalmente online.

Así puedes ver todas las opciones que tienes y todos los precios. Asegúrate de leer la letra pequeña y fíate solo de las páginas https, que a veces solo tienen un candadito delante de la URL (lo puedes ver en la barra de dirección de tu navegador).

Y si no tienes Wi-Fi ni datos en casa, siempre puedes llamar por teléfono a la aseguradora que quieras o presentarte en una de sus oficinas. ¡No te quedes con dudas y pregunta todo lo que necesites!

No tengo dinero para contratar un seguro

Contratar cualquier seguro es una inversión. Es más, si todo va bien, habrás estado pagando un seguro para tu perro sin usarlo nunca (menos en las visitas al veterinario). 

Sin embargo, la utilidad del seguro es salvarte de un gasto desorbitado cuando ocurra algo.

Existen pólizas para perros básicas a precios muy baratos, que ya te ofrecen la suficiente cobertura para que no tengas que pagar un tratamiento prolongado, una operación o una indemnización a terceros.

Créeme, compensa ir pagando un seguro mensual o anualmente con tal de no hacer frente a unas facturas tan altas e inaplazables.

A la larga, sale mucho más rentable contratar un seguro canino que verte totalmente desprotegido ante una situación inesperada como puede ser pagar el tratamiento para una enfermedad o un accidente.

Mi perro es joven y está bien educado

Puede que un cachorro no sea tan propenso a las enfermedades ni necesite tanta atención veterinaria como un perro adulto, pero, por desgracia, nadie está libre de accidentes.

Y no solo me refiero a accidentes que pongan en peligro la salud de tu mascota. 

Imagínate que tu cachorro, que aún está aprendiendo las bases de adiestramiento y disciplina, le salta encima a un niño pequeño por la calle y le hace daño. 

¿Quién va a hacerse cargo de todo lo que conlleve el comportamiento de un perro joven y activo si no es el seguro?

Además, un seguro para perros es para toda la vida. Si se lo haces desde pequeño, será más barato, y cubrirá el tratamiento que necesite en caso de que se manifieste alguna enfermedad temprana.

¡Si no tuviese seguro hasta después de ser diagnosticado, no entraría en la póliza!

Mi perro es muy mayor y ninguna compañía quiere asegurarlo

Es cierto que la edad límite para asegurar a un animal suele ser de 9 años, pero siempre hay excepciones.

Hay compañías de seguros sin un límite de edad, que asegurarán encantados a tu perro y se harán cargo de todos los gastos que necesites.

Aunque un perro más mayor ya tenga alguna enfermedad y esté en tratamiento antes de hacerle el seguro, aún le quedan muchas necesidades que puedes evitar costear de tu propio bolsillo.

Hay compañías que no cubren la atención veterinaria a partir de los 7 años, pero si te ves en el desagradable trance de tener que sacrificar a tu perro por problemas de salud, el seguro se hará cargo de todos los gastos necesarios.

No quiero cambiar de veterinario 

La mayoría de compañías aseguradoras te permiten escoger el veterinario que quieras para tu perro. ¡Y más si se trata del que lo ha estado llevando desde cachorrito!

Otra opción es preguntarle a tu veterinario de confianza con qué aseguradora puede trabajar y contratar tu seguro para mascotas en esa compañía. 

Si no, también se puede escoger un veterinario que no entre dentro del cuadro médico de la aseguradora, pero entonces sólo te pagarán un 80% de las facturas veterinarias, en vez del 100% (exceptuando Petplan).

En conclusión, ¿es importante contratar un seguro para tu perro?

En mi opinión, sí. Y mucho.

Imagínate, y no vamos a ponernos en lo peor, que tu perro sale corriendo por la calle y provoca que un coche se desvíe y choque.

Sin un seguro que te guarde las espaldas, esta situación supondría un altísimo gasto entre reparaciones, indemnizaciones, veterinarios si los necesitas… con todo el estrés que esto conlleva.

¿Crees que podrías hacer frente a todo eso sin el respaldo económico de un seguro canino?

Además, si compraste a tu perro, es campeón de competiciones o tiene un certificado de pedigrí y puedes presentar la documentación necesaria, algunas compañías te ofrecen mayor cobertura por el valor del perro. ¡Frívolo pero útil si es tu caso!

Sin un seguro, corres el peligro de no poder proporcionarle a tu perro los cuidados que necesite algún día. 

No dejes que el dinero sea un obstáculo frente a todos los imprevistos que pueden tener lugar, y más cuando se trata de algo tan delicado como la salud de tu mascota.

Desde luego, hay muchas razones por las que esta práctica de hacerle un seguro a nuestra mascota, tan popular en el extranjero, sea cada vez más popular en España.

Tener un perro conlleva una responsabilidad, y en mi opinión lo más responsable es invertir en un servicio que te permitirá proporcionarle los cuidados y tratamientos que necesite tu perro durante toda su vida.

¿Cuál es el mejor seguro para perros en mi opinión?

Pues tras estar investigando y leyendo muchas compañías aseguradoras, sin duda, y como he comentado antes, apuesto por un seguro para perros exclusivo.

Y de entre todos los seguros exclusivos para perros me quedo con Petplan.

Es uno de los más económicos con el paquete básico: tan solo 20€/mes.

Pero para no enrollarme mucho, esta gráfica resume muy bien por qué me he quedado con Petplan.

seguro para perros

Muy resumidamente, Petplan cubre en temas de salud:

  • Enfermedad
  • Accidente
  • Medicamentos
  • Fisoterapia
  • Trastornos de conducta
  • Enfermedades congénitas
  • Enfermedades hereditarias

En otros temas:

  • Indemnización por muerte
  • Indemnización por robo
  • Gastos por estancia en residencia si te tienen que hospitalizar
  • Gastos de búsqueda si tu perro se pierde o lo roban
  • Gastos de sacrificio y eliminación de cadáver

No cubre:

  • Enfermedades que ya tenía el perro antes de contratar el seguro
  • Tratamientos preventivos, desparasitaciones
  • Vacunas, microchip, castración

Si ya tienes claro que quieres contratar un seguro para tu perro, es una de las mejores inversiones que puedes hacer por él.


2 respuestas a “Un seguro para perros: ¿es realmente necesario?”

  1. Neli esta incluida en mi seguro de hogar de Allianz: Asistencia a Mascotas y cubre casi todo.

    1. ¡Hola Ana! El seguro que viene con el seguro del hogar solo cubre responsabilidad civil, pero no de salud. Es muy muy escaso respecto a un seguro exclusivo para perros. ¡Lee la letra pequeña!

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.