#DejateSalvar: campaña “Salva un humano”

Salva un humano

Esta súper iniciativa que llevamos a cabo 5 blogueras (Lucca La Loca, Cuatro Huellas, Perros con Historia, Romeo & Gara y El Blog de Uma) con muchísima ilusión tiene el objetivo de despertar conciencias y abrir mentes respecto al abandono animal y a la adquisición de animales. Y es que si algo nos une es el amor a nuestras mascotas (perros, gatos y aves) independientemente de si son más o menos bonitas que otras. Miramos más allá, y es que de una forma u otra, nuestras mascotas nos han salvado.

Salva un humano

¿Qué significa que nos han salvado? Los que hemos tenido animales toda la vida y en mi caso voy a hablar principalmente de perros, por mi experiencia personal, vamos descubriendo que uno cree al principio que al adoptar a un perro (todos los perros que he tenido en mi vida han sido adoptados, nunca comprados, y todos han sido cachorros de camadas indeseadas) está dando una oportunidad a ese animal, y eso reconforta, te hace sentir bien, pero a medida que pasa el tiempo, te das cuenta de que tú no has salvado a ese animal, sino que el animal día a día te va aportando mucho más de lo que imaginabas, salvándote de momentos de angustia, de momentos de tristeza, de soledad…

Uma

A Uma la encontré por casualidad en un grupo de Facebook donde regalaban diferentes tipos de mascotas. Era la segunda camada de una perra que solo tenía un año, es decir, que si en su corta vida había tenido dos celos, en los dos celos había quedado preñada (y en su tercer celo, ¡volvió a quedarse preñada de nuevo!). Se trataba de una camada en la que todo eran hembras, justo lo que yo estaba buscando, pues mi último perro fue macho y no quería un perro que me recordara a él, quería un perro totalmente diferente, puesto que aún me dolía su muerte (había fallecido 7 meses antes). No tenía ni idea de cómo iba a ser Uma de adulta, pero me daba igual, porque cumplía con los requisitos: era hembra, de tamaño pequeño y no era de color negro (mi perro era negro), además, cuando fuimos a ver la camada la primera vez, todas las cachorras estaban mamando y Uma fue la única que dejó de mamar, se acercó a nosotros y nos mordisqueó los dedos. Estaba claro que nos había elegido.

Así que llegó un día de Reyes a mi casa como uno de los mejores regalos de mi vida. Afortunadamente, sus tres hermanas también pudieron ser adoptadas, ahora bien, Uma y otra de sus hermanas desarrollaron un problema ocular: el prolapso de la glándula lagrimal, de la cual Uma se ha recuperado totalmente gracias a tres intervenciones quirúrgicas (¡es toda una campeona!), pero su hermana no corrió con la misma suerte… Los adoptantes no solo no la operaron de su problema, lo que podría haberla llevado a perder la función lagrimal de los ojos, sino que la abandonaron en una protectora, alegando que en el piso donde vivían no le dejaban tener animales. Muy sospechoso, ¿verdad? No tuvieron problemas con la perrita hasta que desarrolló el problema ocular, y como no querían gastar dinero con la perrita, pues mejor, deshacerse de ella.

Esto es solo un ejemplo de dos realidades: la de dos hermanas con distintos destinos, destinos que dependen única y exclusivamente de nosotros, de los seres humanos. Por eso creo que esta humilde campaña puede ayudar a reflexionar a personas que se estén planteando adoptar a un perro. Queremos difundir el mensaje #DejateSalvar a través de nuestras experiencias y a través de un mensaje claro: la responsabilidad de adoptar a un animal como un compromiso de por vida. Teniendo en cuenta los cuidados, la alimentación, las necesidades, los gastos veterinarios, etc. que supone, que no hay que gastar ni un solo euro en la compra de animales cuando hay miles en las protectoras esperando una oportunidad para formar parte de alguna familia y que te van a llenar la vida de luz, de chispa, de alegría, de amor incondicional, de compañía,… como Uma ha hecho desde el primer día que entró en nuestra casa.

#dejatesalvar

¿Cómo puedes ayudar? De diferentes formas:

  • Ayudando a difundir la campaña con el hastag #DejateSalvar subiendo una foto en tus redes sociales de dos maneras: pintado en la palma de tu mano y/o a través de un cartelito que tu mascota luzca (¡no olvides etiquetarnos para que podamos verla! No nos queremos perder ni una publicación vuestra).
  • Participando en los diferentes sorteos que vamos a realizar (¡y menudos sorteos!). ¡Pon atención a nuestras publicaciones de Instagram! Síguenos en @salvaunhumano
  • Adquiriendo diferentes productos relacionados con el mundo animal y que te van a encantar en nuestra web: www.salvaunhumano.es cuyas donaciones irán destinadas a diferentes protectoras y santuarios.

Sigue de cerca nuestra recién inaugurada web porque habrá muchas sorpresas, todas, por el bien de los seres más maravillosos del mundo. ¿Te apuntas al reto?

¿Por quién te has dejado salvar?

¡Comparte!
  • 92
  •  
  • 13
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
    105
    Shares

4 Replies to “#DejateSalvar: campaña “Salva un humano””

  1. Qué iniciativa más bonita, ojalá entre todos consigamos concienciar a la gente para que adopten más, que se den cuenta de que los mestizos también son geniales, y además únicos!!! Y que un animal, ya sea adoptado o comprado, es un compañero de vida, que no te puedes desacer de él a la primera de cambio, porque él daría su vida por tí y no se merecen menos por nuestra parte.
    En cuanto Kimbo decida salir de su letargo, que hoy está más perezoso que nunca…, aportaremos nuestro pequeño granito de arena subiendo una foto y contando la historia de cómo me salvó.
    Muchas gracias por esta labor que hacéis, sois grandes. Muchos besos para tod@s los que estáis detrás de Salva a un humano

    1. Un beso enorme Cristina!!! Besotes a Kimbo!!!

  2. Estupenda iniciativa y ya os seguimos por todas las redes. Estamos preparando nuestro cartelito, pero el presumido de Kenzo quiere estar limpio antes de la foto, así que hoy, como toca baño, intentaremos subir nuestra aportación. Tiene gracia porque desde hace un tiempo suelo hablar de esto con mi hermana, en plan broma, pero realmente es muy serio: le comento, “¿tú recuerdas cómo podíamos ser felices antes de tener a Kenzo?”. Nos reímos mucho, pero es verdad que casi no lo recuerdo: desde hace doce años tenemos anécdotas a diario para contar, nos reímos con él, le cuidamos, él nos cuida, nos mima y nos hace sentir a todos y cada uno de los 8 miembros de la familia que somos lo mejor que le ha pasado en la vida, cuando la verdad es que ha sido él (bueno, y los primitos gatitos!!!) lo auténticamente valioso en las nuestras…

    1. Sí, Eva! Totalmente de acuerdo! Toda la vida he tenido perros y cuando se muere el último siempre digo: no voy a poder tener más perros porque jamás podrá nadie reemplazarlo, pero luego te das cuenta de que, en efecto, cada perro es único e irreemplazable, sin embargo, no puedes vivir ya sin perro. ¡Le falta chispa a la vida!

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.