perros de rescate

¿Puede ser nuestra mascota un perro de rescate?

Seguro que no en pocas ocasiones habréis visto algún perro que cumple con una función específica en la sociedad, además de la de ser nuestros fieles compañeros, claro. Existen los perros guía o lazarillo, llamados así en honor al protagonista de la famosa novela de la picaresca española; perros de servicio, adiestrados para ayudar a personas con algún tipo de discapacidad; perros de terapia, que a menudo visitan hospitales y residencias de ancianos; perros de pastoreo, cuya función es la de guiar al ganado; perros policía, entrenados para ayudar y proteger a los agentes o perros militares, que al igual que los anteriores también cumplen con una función de protección además de ser empleados como detectores, guardias, vigías o rastreadores. Sobre estos últimos os recomiendo ver la película Megan Leavey, una emocionante aventura sobre una marine que tras regresar herida de su última misión hará todo lo posible para adoptar a Rex, el perro que la acompañó durante su carrera como militar. Os dejo el tráiler bajo estas líneas para que le echéis un vistazo; eso sí, tened a mano un buen paquete de pañuelos si os decidís a verla porque se os va a caer más de una lagrimilla.

A todos ellos se les unirían los perros de búsqueda y rescate que cumplen con una de las funciones más importantes: ayudar a localizar a las personas que han sido víctimas de una situación de catástrofe, como puede ser un terremoto, una explosión o un tsunami.

Estos perros están adiestrados para ayudar a los equipos de rescate en su tarea de búsqueda sobre tierra. Los equipos de búsqueda y rescate que trabajan bajo el agua, como el equipo de voluntarios Isla de Man, deben valerse únicamente de su pericia y su instinto para localizar a aquellas personas desaparecidas o en peligro en zonas acuáticas. Por suerte, en tierra firme el hombre cuenta con la ayuda de nuestros amigos de cuatro patas, lo que ayuda a que estas tareas de búsqueda y rescate sean mucho más rápidas y efectivas.

¿Todos los perros valen para desempeñar la labor de búsqueda y rescate?

Seguro que según has ido avanzado en la lectura de este post te has preguntado cuáles son los requisitos para que un perro pase de ser una simple mascota a ser considerado como un activo entre los cuerpos de seguridad. Muchos tienden a pensar que solo determinadas razas de perros son válidas para desempeñar este tipo de labores pero lo cierto es cualquier perro es apto para convertirse en un perro de búsqueda y rescate. ¿Cómo es posible esto? Básicamente porque lo que se entrena es su olfato, un sentido con el que todos los perros, ya sean grandes, pequeños o medianos y de raza pura o mestizos, cuentan desde su nacimiento de una forma muy desarrollada.

A pesar de ello, lo cierto es que existe una serie de razas que son más propensas a ser adiestradas para cumplir con estas funciones de rescate. Entre ellas destacan el pastor alemán, pastor belga, golden retriever, labrador, perro de aguas o los border collie.

perros de rescate

 

¿Cómo trabajan estos perros?

Como ya hemos dicho, estos perros son entrenados en función a su olfato, que puede llegar a ser hasta 100.000 veces mejor que el de un ser humano. Sin embargo, y al contrario de lo que ocurre con los perros que trabajan para la policía, los perros de búsqueda y rescate no pueden seguir un único rastro mediante el olfato ya que en situaciones de catástrofe deben ser capaces no solo de localizar a una persona, sino a cientos de ellas. Para esto, a los perros de búsqueda y rescate se le enseña a ventear, o lo que es lo mismo, a localizar en el aire partículas de olor de origen humano. Los olores pueden ser muchos y muy variados pero generalmente a estos perros se los adiestra para reconocer cuatro: el olor de los huesos quemados, el olor de putrefacción que desprenden los organismos muertos, el olor de una persona que ha muerto ahogada y el olor que desprenden los individuos en situaciones límite, algo así como el olor del estrés. Cuando un perro de búsqueda y rescate localiza uno de estos cuatros olores, se sienta sobre el lugar y comienza a ladrar para llamar la atención de las personas con las que trabaja.

Además, estos perros también son entrenados para que sean capaces de trabajar a contrarreloj y en ambientes de gran presión. No podemos olvidar que tras un terremoto o una explosión, por ejemplo, se producen momentos de auténtico caos, con gente gritando y corriendo por todas partes. Es por ello por lo que los perros de búsqueda y rescate deben estar preparados para trabajar en entornos en los que hay un gran movimiento de personas y en los que el ruido es muy elevado.

¿Qué otras actitudes se trabajan en este tipo de perros?

Además del olfato, los adiestradores de estos perros de salvamento también deben trabajar su capacidad de atención así como la de iniciativa, es decir, que el perro sea capaz de desenvolverse en determinadas situaciones de manera autónoma ya que no siempre estará acompañado por un humano.

La persistencia, la adaptabilidad y la energía son otras de las cualidades sobre las que se debe trabajar. No podemos olvidar que estos perros actúan en ambientes y situaciones muy diferentes, ya no solo a nivel de terreno sino también en lo referente a cuestiones climatológicas.

En España el primer grupo de perros que existió de manera profesional se remonta a finales de la década de los 80. Desde entonces, cientos de perros han sido adiestrados para ayudar a las personas en los momentos más complejos. ¿Y todavía hay alguien que niega que el perro es el mejor amigo del hombre?

¡Comparte!
  • 28
  • 10
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
    38
    Shares

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.