Cinofobia: miedo a los perros. ¿Cómo superarlo?

por admin

Los perros son una de las mascotas favoritas de los seres humanos por muchas razones, pero muchas veces las personas sienten cinofobia o fobia hacia ellos y no es fácil aceptar su convivencia o siquiera estar cerca de ellos debido a algún trauma, entre otros. 

Aunque muchas veces son mascotas amigables y son totalmente adorables es inevitable que los traumas de las personas con relación a los perros puedan curarse con facilidad.

Es algo que lleva un proceso y depende de cada persona el avance que se tenga para dejar ese temor a un lado el cual se conoce como cinofobia.

¿Qué es la fobia a los perros o cinofobia?

La cinofobia puede ser definida como un tipo de miedo determinado a los perros, por lo que es un temor frecuente que se manifiesta.

Otros miedos o fobias comunes son las fobias por las arañas (esa es la que sufro yo) e incluso por serpientes que son los principales miedos que se presentan en millones de personas en el mundo.

No obstante, la cinofobia o miedo a los perros, es una fobia que también se hace presente en un gran número de la población, aunque pocos lo crean.

Pero, claro está, que las probabilidades de encontrarse con perros a lo largo de un día son mucho más altas a diferencia de una serpiente o araña que no es tan común.

En ese sentido es algo que se debe intentar superar para vivir con más tranquilidad y sin miedo a que un perro, por más dócil y juguetón que sea, se acerque en la calle con intención de jugar.

La cinofobia es más frecuente en la mayoría de los casos en niños, pero también lo pueden sufrir los adultos.

Existen dos aspectos fundamentales que hacen que sea una fobia posiblemente irremediable, tales como:

  • Han vivido algún tipo de experiencia traumática durante la infancia con algún perro.
  • Se ha generado por referencia de otras personas adultas, incitando a niños e incluso adultos, a tener un mayor cuidado cuando se trata de la presencia reiterada de cualquier perro.

También es importante destacar que este tipo de eventos pueden estar relacionados con algún tipo de proyección violenta que ha tenido el animal y que ha manifestado algún episodio de violencia. 

¿Cómo superar la cinofobia o el miedo a los perros?

La superación del miedo hacia los perros puede realizarse a través de diferentes acciones, así como:

Hablar con otras personas

La comunicación siempre ha sido clave para poder superar diferentes situaciones, lo mismo sucede en caso con la fobia a los perros.

Muchas veces cuando se comunica el temor a otras personas es posible que el miedo comience a atenuarse.

De acuerdo con estudios, las fobias y otras intervenciones tienen mayor nivel de éxito en la superación tras expresarlas hacia otras personas, como los profesionales. 

Evaluar el grado de temor que se siente

Primeramente, para que se pueda realizar una estimación hacia el temor que se tiene hacia los perros es importante que se sepa si se trata realmente de una fobia o no lo es.

Por ejemplo, si se puede mantener en un lugar donde esté un perro durmiendo a unos cuantos metros y mantener seguridad.

O si llega a sentirse mal y creer que la situación se saldrá de control apenas el perro se despierte y camine hacia ti.

De ser este el caso, entonces lo más probable es que sí tengas un miedo hacia los perros, pero de carácter normal y no patológico.

Reconocer los síntomas de temor que siente

Cuando comiences a manifestar los síntomas de miedo que sientes hacia los perros, debes pensar detenidamente si se trata de un temor concreto cuando el perro se acerca o cuando solo está llegando hacia el lugar. 

Tener la sensación de querer salir corriendo, no poder moverse del lugar, entre otras, pueden ayudar a tomar las medidas más necesarias, siempre y cuando se determinen los síntomas que está sintiendo.

Exponte al miedo con una planificación

Para poder superar cualquier fobia se debe crear una exposición hacia el elemento que causa el temor, en este caso los perros.

Esto ayudará a que esa fobia pueda comenzar a ser mucho más resistente.

Una vez que esta fase logra ser superada, los temores comienzan a ser menores.

cinofobia

Nota: 

Síntomas principales generados por la cinofobia

Cuando las personas temen a los perros comienzan a generar diferentes episodios y síntomas como, por ejemplo, la ansiedad de caminar por la calle y temer que un animal se cruce en su camino. 

Los dos principales síntomas de la fobia son el temor y el pánico.

Seguidamente, se comienzan a acelerar los latidos del corazón, existen problemas para poder respirar e incluso puede generarse una necesidad por huir rápidamente del lugar.

Por ello, la sintomatología de este tipo de fobia no es diferente a cualquier otro tipo que exista, pero lo que la hace ser distinta es que, en este caso, las personas tienen el temor de que un perro les ataque.

Tal y como suele suceder en otro tipo de fobias, la cinofobia es un temor que genera diferentes síntomas, tales como:

  • Sudoración excesiva.
  • Boca reseca.
  • Sensación de falta de aire.
  • Terror o miedo intenso.
  • Problemas estomacales o dolores de cabeza.
  • Angustia frecuente.
  • Taquicardia.
  • Conductas de evitación.

¿Por qué se produce la cinofobia?

Por lo general, la cinofobia es un temor que se hace presente después de que una persona haya tenido un episodio o mala experiencia desde la infancia.

Puede deberse porque la vivió de manera directa o porque estuvo presente ante el relato de algún familiar en donde se les asocia con un perro, bien sea porque fue mordido o intentó morderle. 

También se genera por la intención de acariciar a un perro que no estaba correctamente familiarizado con las personas.

No es necesario que las personas hayan vivido en primeras personas las experiencias para que la fobia comience a desarrollarse.

Tan solo con escuchar alguna anécdota es posible que la persona comience a generar el temor hacia los perros.

Tal y como se menciona más arriba, las personas optan por temer con tan solo conocer la experiencia de otros, por lo que el motivo suele volverse menos personal, pero no evita la aparición de la fobia. 

En los casos donde los individuos han tenido malas experiencias en compañía de un perro, es posible que sean mucho más hiperreactivos a los estímulos con este tipo de animal de compañía.

Aunque, ciertamente cuando las fobias son desarrolladas desde temprana edad, es probable que esté acompaña de otro tipo de fobias como el temor hacia los insectos u otros animales de compañía como, por ejemplo, los gatos. 

¿Se puede superar el miedo a un perro? ¿Cómo hacerlo?

Cuando las fobias son producto de momentos sumamente intensos e impacientes para las personas, muchas veces llevar una vida normal puede parecer un reto a gran escala.

Por este motivo, es necesario que se comience a buscar la ayuda de un profesional que esté capacitado en reducir el estrés por ansiedad.

Los psicólogos tienen la capacidad para encontrar los tratamientos más adecuados para llevar a cabo el control de diferentes fobias, sobre todo, aquellas que tienen una relación cognitivo-conductual y pueden tener un pronóstico mucho más favorable. 

Existen diferentes técnicas que pueden ser llevadas a cabo, siendo una de ellas la desensibilización sistemática.

fobia a los perros

Esta consiste en comenzar una persecución a las reacciones de las personas contra un estímulo que es aversivo, de forma que comience de manera progresiva a descender poco a poco la ansiedad.

Todo ello produce que se cree un entrenamiento para sí mismo que ayudará a controlar el tipo de ansiedad que está manifestando.

Durante las primeras sesiones pueden utilizarse fotografías, peluches, audios, llegando a terminar con el paso más importante y decisivo, el cual es la presentación del animal que ocasiona la fobia.

Para poder llegar al final de esta larga terapia es importante que exista un alto grado de perseverancia, dedicación y esfuerzo. 

¿Existe tratamiento para la cinofobia?

Las fobias son situaciones de estrés y ansiedad que pueden presentarse en cualquier lugar, sobre todo, cuando se está dirigida hacia los perros.

Estos son animales que pueden encontrarse en múltiples lugares y que son grandes limitantes para las personas que sufren de cinofobia. 

El estrés que puede vivir una persona que se acerca hacia un objeto, elemento, persona o animal que le ocasiona ansiedad y malestar pueden llegar a ocasionar hasta problemas de salud que deben ser tratados con suma prontitud.

No solo se trata del nivel psicológico, sino emocional y físico también tienen una estrecha relación con el tema de las fobias.

Aunque existen ocasiones donde la cinofobia comienza a disminuir con el paso del tiempo, también existen muchas personas que no pueden lograr alcanzar esto y resulta para ellos una enorme limitación.

Por lo que, en este caso, lo más importante es optar por la terapia psicológica, entre otras.

Terapia psicológica

Se trata de terapia con una exposición gradual al objeto que produce la fobia.

Es una de las mejores ya que ha presentado grandes beneficios a muchas personas que sufren de este tipo de problemas.

Lo ideal es que sea combinada con otras terapias, como la relajación, la meditación, el deporte, entre otras. 

Terapia cognitivo conductual

Otra de las terapias que ha resultado sumamente efectiva en la cura contra la cinofobia es la terapia cognitivo conductual.

Se basa en poder cambiar todos los patrones de pensamiento que está teniendo la persona que padece de la fobia y que cuenta con una percepción que esta distorsionada con relación a la presencia de un perro.

Tratamientos farmacológicos

No obstante y, como último recurso, también existe la opción de recurrir a los tratamientos farmacológicos que se encargan de reducir todos los síntomas de ansiedad y nerviosismo. 

Consejos para evitar un encuentro negativo con un perro

En algunos casos, seguir esta serie de consejos puede ser de gran utilidad para evitar que ocurra algún encuentro negativo con un perro, que pueda originar la cinofobia.

En ese sentido, recomendamos lo siguiente.

Controla tus nervios

Los perros son animales con instinto de caza o presa, por lo tanto, cuando una persona opta por alejarse de ellos corriendo o retrocediendo con gran rapidez, el perro va a perseguirlo.

Por supuesto, la mayoría no quiere hacer daño, muchos de ellos, incluso, lo toman como un juego.

Lo mejor, siempre será ignorarlo.

En todo momento es importante que se mantenga la calma y parezcas naturalmente estable.

Los movimientos bruscos como subir los brazos o estirar las piernas hacia ellos, puede desencadenar una mordedura.

Mantente dominante

Los perros siempre buscan tener el control de todo y por ello es importante que te mantengas firme y te muestres confiado cuando se presente un perro con aires dominantes.

Sin embargo, se trata de un detalle delicado, por lo que si te encaras frente al perro mirándolo detenidamente puedes llegar a ocasionar que el perro lo tome como un reto de pelea.

Lee el lenguaje corporal del perro

Conocer el lenguaje corporal que presenta el perro puede ayudar a sobrellevar las situaciones en diferentes escenarios.

Cuando el perro comienza a moverse de frente hacia la persona con su cola erguida y sus pupilas abiertas, la boca cerrada y las orejas apuntando hacia el frente, esto puede ser un mal indicador.

En ese sentido, lo mejor y más recomendable, será que se baje la cabeza para evitar el contacto visual. 

Cuidado con cómo lo acaricias

Para algunas personas acariciar a un perro puede ser tan simple como solo acercarse para tocarlos, pero lo cierto es que hasta para tocarlos se deben aprender movimientos.

Cuando un perro interpreta que estás invadiendo su espacio, podría desencadenar un episodio de violencia.

Aunque para la persona solo se trate de una caricia en su cabeza o frente, para el perro puede parecer un movimiento al que tiene que responder rápidamente. 

Conclusión

Todo está en la mente: llevo toda mi vida rodeada de perros y acariciando decenas de perros que me encuentro diariamente, y jamás he tenido un susto.

Se tienen que juntar muchos factores para que un perro quiera morder o atacar a una persona.

La gran mayoría de perros están encantados de poder interactuar con humanos y dejarse acariciar y escuchar un tono suave y dulce de voz.

Te animo a que superes tu fobia a los perros, porque una vez lo hayas superado, descubrirás a los mejores seres de la naturaleza.

Puede que también te interese

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del usuario a través de su navegación. Si continúas navegando aceptas su uso Aceptar Leer más