Vacunas para perros: cuáles son imprescindibles

por admin
644 visualizaciones

Cuando una persona adopta un cachorro, una de las primeras cosas por las que debe empezar es por la vista veterinaria y, en ese momento, es donde empiezan a surgir las dudas sobre las vacunas para perros.

Los perros necesitan vacunas porque son el mecanismo de defensa de muchas enfermedades graves que pueden contraer, enfermedades que incluso les pueden llevar a la muerte.

Las vacunas pueden ser obligatorias y opcionales, dependiendo de su función y localización geográfica donde se encuentre la mascota.

Es necesario que los adoptantes reconozcan la importancia de la vacunación.

La vacunación consigue crear anticuerpos al perro y evita enfermedades contagiosas como, por ejemplo, la rabia o la leptospirosis canina.

La importancia de las vacunas para perros

Al adoptar a un perro se adquieren diferentes responsabilidades y obligaciones.

Una de estas, es tener las vacunas del perro totalmente al día. Hay muchas que son obligatorias por ley y, por supuesto, no deben faltar. 

Las vacunas protegen a tu mascota, ayudan a evitar enfermedades y reducen las infecciones de bacterias y virus, por lo tanto, contribuyen a las epidemias que puedan afectar a los perros y a otros animales. 

Moquillo canino

El moquillo canino o también llamado distemper es una enfermedad canina muy contagiosa de mucho cuidado.

Gracias a la vacunación, los brotes de esta enfermedad han disminuido a lo largo de los años y son poco frecuentes.

Sin embargo, en espacios donde hay grandes grupos de animales, como protectoras o criaderos de perros puede presentarse y, si no se controla, puede ser mortal.

El moquillo es viral de alto contagio, es muy peligroso y afecta principalmente a perros cachorros.

Esta enfermedad es muy similar al sarampión que les da a los humanos.

Es una enfermedad que ataca al aparato digestivo, respiratorio y también al sistema nervioso central del perro.

Hepatitis infecciosa

La hepatitis canina la provoca el adenovirus canino del tipo 1.

Esta enfermedad se contagia a través del agua o alimentos contaminados con orina.

Las características comunes de esta enfermedad son fiebre, inflamación renal y ocular.

Si este virus llega a afectar el hígado, provocará vómito, diarrea y apatía.

Si no es controlada y no se toman las precauciones a tiempo, podría causar la muerte.

En su mayoría, los perros más afectados son los más jóvenes y débiles.

Rabia

La rabia puede contagiarse a los humanos y, por eso, es una enfermedad zoonótica viral.

La rabia se transmite mediante el leyssavirus. Sus síntomas más comunes son la salivación excesiva y un alto nivel de agresividad.

Es una enfermedad peligrosa que puede acabar con la vida del perro.

Esta enfermedad es de cuidado, debido a que se encuentra en la saliva.

En ese sentido, si un perro con rabia muerde, contagia.

Es importante añadir que la rabia no solo se trasmite por la mordedura del perro, también puede ser por rasguños, heridas abiertas que queden expuesta a la saliva y cualquier otro material infeccioso. 

Si el perro no tiene la vacuna, puede ocasionar problemas legales o la muerte del perro. 

Parvovirosis

El parvovirus es un virus altamente contagioso y resistente.

Presenta varios síntomas graves como, por ejemplo, vómitos, fiebre a más de 41 grados, diarrea con sangre, entre otros síntomas graves.

La pueden padecer perros jóvenes y adultos. La vacuna polivalente es la vacuna para este virus.

En algunos casos, el perro sobrevive y logra superar la enfermedad, pero su sistema inmunológico no será igual.

Asimismo, a consecuencia de este virus, puede llegar a tener problemas cardíacos y con el pasar de los años, morir. 

Leptospirosis

Esta enfermedad es causada por una bacteria llamada espiroqueta (Leptospira, y se encuentran en los suelos y en el agua.

La leptospirosis canina puede causar daños en los perros jóvenes o que tengan el sistema inmunitario débil.

A lo largo de los años, esta enfermedad se ha propagado y se puede transmitir a los humanos.

La leptospirosis actúa como reservorio y se trasmite a través de la orina.

Al decir que actúa como reservorio, quiere decir que hospeda al patógeno, pero que el perro no presentará síntomas clínicos.

Esto quiere decir que el perro puede seguir su vida normal, pero ser portador.

No es una vacuna totalmente obligatoria pero sí muy aconsejable, sobre todo, si hay riesgo de contagio. 

vacunas para perros

Calendario básico de vacunas

El calendario de vacunas es muy importante para llevar el control y queda todo registrado en la cartilla de vacunación que, a la vez, será el pasaporte del perro.

Es decir, sin el calendario básico de vacunas al día, el perro no podrá viajar.

Por supuesto, todo se hace con el veterinario, quien te indicará a detalle todo para que se cumplan las vacunas en el tiempo correcto. 

El calendario básico de vacunas en España, son:

  • 6 semanas de vida: se coloca la primera vacuna o también llamada primovacunación.
  • 8 semanas de vida: es el turno de la polivalente.
  • 12 semanas de vida: recordatorio de la polivalente.
  • 16 semanas de vida: se debe colocar la vacuna contra la rabia.
  • Anualmente: nuevo recordatorio de la Polivalente y de la rabia.

La vacuna polivalente

Esta vacuna es una vacuna que incluye varios tipos de antígenos que generan inmunidad en los perros contra distintas enfermedades, todo con una sola inyección.

La vacuna polivalente protege contra las enfermedades antes mencionadas:

  • Moquillo.
  • Parvovirosis canina.
  • Hepatitis infecciosa.
  • Parainfluenza canina (tos de las perreras).
  • Leptospirosis.

Nota: Cuando un perro recibe su primera vacuna, es posible que no presente ningún efecto secundario, debido a que su cuerpo está preparado para recibirla y soportarla.

Sin embargo, en varios casos, podría ocurrir que el perro presente fiebre, pérdida de apetito, fatiga e hinchazón con dolor en el lugar donde fue colocada la inyección. 

Si eso ocurre podría ser algo normal, pero siempre es importante consultar con su médico veterinario de confianza, para prevenir cualquier efecto no deseado. 

Siempre, cuando el perro es vacunado, hay que observar en los primeros 15 minutos si hay algo que no nos cuadre: piel enrojecida, ojos hinchados, encías hinchadas, picor insoportable… Todo son síntomas de una reacción alérgica a alguna vacuna.

La mayoría de veces esta reacción alérgica la produce la vacuna de la rabia, ¡a Uma le pasa! Por tanto, siempre, tras una vacunación, fundamental observar de cerca a nuestro perro.

Vacunas opcionales para completar la inmunización de los perros

Para evitar otras enfermedades, se puede completar su inmunización con las siguientes vacunas: 

Tos de las perreras

La tos de las perreras afecta mayormente a los animales que viven en las perreras, de ahí su nombre.

Esta enfermedad es muy contagiosa y causa problemas respiratorios graves.

Para llevar a cabo la vacunación, el perro debe tener mas de dos semanas de vida y debe administrarse una dosis con varias horas de anticipación (72 horas) antes de exponer al perro a posibles fuentes de infección.

Babesiosis canina

Esta enfermedad es conocida también como malaria canina o piroplasmosis, se transmite por las picaduras de garrapatas.

Es una fuerte enfermedad infecciosa, la cual viene acompañada de fiebre alta y, al no recibir el correcto tratamiento, y a tiempo, destruye los glóbulos rojos.

Si eso ocurre, en cuestión de pocos días puede producir la muerte del perro. ​Es una enfermedad parasitaria zoonótica. 

Enfermedad de Lyme o borreliosis canina

Es una enfermedad transmitida por las garrapatas del género Ixodes.

Es inofensiva si se diagnostica a tiempo y se trata con los antibióticos adecuados.

Cuando es así, el perro puede superar la enfermedad, pero puede haber casos donde el perro presenta convulsiones neurológicas y parálisis y, en el peor de los casos, el perro muere. 

Infecciones por hongos

En la piel de los perros son bastante frecuentes los hongos que causan la formación de costras y caspa y en las zonas más afectadas, hace caer el pelo.

Este hongo es contagioso cuando el perro entra en contacto con un medio infectado como, por ejemplo, camas, alfombras o cepillos.

La vacuna contra los hongos es recomendada para perros con alto riesgo de infección.

La leishmaniasis

La leishmaniasis es considerada una de las enfermedades tropicales más comunes de los perros. Se
transmite por unos insectos que atacan principalmente las células y los órganos del perro. 

En caso de no ser tratada, el perro puede morir en menos de un año a causa de una insuficiencia renal.

Es muy importante mencionar que, hay una nueva vacuna que no evita la infección, pero sí aumenta la inmunidad a los patógenos peligrosos.

cartilla veterinaria

¿Qué vacunas necesitan los perros adultos? 

Cuando el perro cumple el segundo año de vida, de ahí en adelante es importante estar atentos cada año. 

Las vacunas que necesita, son:

  • La penta, la cual también se conoce con las siglas DHPPL, y que actúa contra cinco enfermedades: moquillo, hepatitis infecciosa, parvovirosis, Parainfluenza y la leptospirosis.
  • La vacuna de la tos de las perreras.
  • La vacuna de la rabia.

Nota: Es importante que el adoptante, donde quiera que vaya con su perro, lleve consigo la respectiva cartilla de vacunación.

En muchos lugares pueden solicitarla como, por ejemplo, un hotel si vais de vacaciones, en guarderías o residencias caninas y en el mismo médico veterinario para alguna consulta y, sobre todo, para viajar.

Aspectos importantes a tener en cuenta para la vacunación de cachorros

Normalmente los cachorros deben vacunarse a las seis semanas de haber nacido.

Si un perro no ha sido vacunado al adoptarlo, es recomendable que no tenga contacto con otros animales, para evitar el contagio de posibles infecciones.

Hay diferentes aspectos que todos los adoptantes deben tomar en cuenta antes de la vacunación de un cachorro y también si ya le colocaron algunas o todas. 

  • Cuidado con los lactantes: No pueden ser vacunados los perros lactantes, porque cuando ellos están en su periodo de lactancia, las vacunas pueden interferir en los anticuerpos que absorben de la leche de su madre y eliminar su efectividad. 
  • Respeta los refuerzos: Es aconsejable respetar el esquema de vacunación y los refuerzos durante su primer año de vida, debido a que, si no los respetas, las primeras vacunas pierden efectividad y no podrá tener un sistema inmunológico fuerte.
  • Evita riesgos durante los viajes: Cuando planifiques un viaje con tu perro, asegúrate de llamar primero al veterinario y preguntar sus vacunas. Si éstas se encuentran completas, qué refuerzos necesitan o qué recomendaciones te pueda dar. Así lo estarás protegiendo y evitarás cualquier tipo de riesgo para tu perro.

Nota: La vacunación es sinónimo de protección. En ese sentido, los veterinarios recomiendan que los cachorros salgan a la calle 15 días después de la ultima vacuna, sin embargo, esto no es aconsejable.

Si bien, los veterinarios defienden que así, el perro estará preparado para una socialización segura con otros perros, y podrá disfrutar de juegos al aire libre y ejercitarse sin riesgo, la realidad es otra.

El periodo de socialización vs el periodo de vacunación

El periodo de socialización de un cachorro coincide con el periodo de vacunación.

Si el periodo de socialización se pasa por alto y el cachorro no socializa con otros perros, personas, entorno, etc., será un adulto con problemas de miedo, agresividad, etc.

Por tanto, hay que buscar un punto intermedio, en el que el cachorro pueda socializar tras la primera vacuna, primero desde las alturas, sin tener contacto con otros perros directo, pero sí desde los brazos de su adoptante.

A partir de la segunda vacuna, podrá socializar solo en ambientes limpios y con perros o cachorros vacunados y libres de enfermedades.

La socialización es fundamental para, en un futuro, ser un perro equilibrado.

Uma, cuando era cachorra, se socializó con otros perros y personas desde los 2 meses de edad y con tan solo una vacuna. Te cuento todo en este artículo sobre la socialización de Uma.

Vacunas y los perros rescatados

Muchos adoptantes tienen dudas en cuanto a la vacunación que le corresponde a un perro rescatado de la calle.

Si es tu caso, lo primero que debes hacer es llevar al perro con un médico veterinario, para que le realice un chequeo completo de salud.

De esa manera, el especialista podrá determinar la edad aproximada del perro, para descubrir si se trata de un perro adulto o cachorro y así saber qué vacunas se deben aplicar, según corresponda. 

Es muy importante mencionar que, muchos adoptantes de perros rescatados, se preocupan por las vacunas de su nuevo mejor amigo, y eso está muy bien.

Sin embargo, muchos creen que es contraproducente que el perro vuelva a vacunarse en caso de ya estarlo, pero no es así.

Es mejor que un perro adoptado inicie de nuevo su esquema de vacunas, según la edad que tenga. De ahí en adelante, es responsabilidad del adoptante seguir todas las indicaciones del médico.

¿Cómo actúan las vacunas en perros?

Las vacunas provocan la fabricación de defensas en el cuerpo del perro, sin embargo, las defensas no siempre están en el cuerpo del perro, por lo que es necesaria la revacunación con el fin de que nuevamente el cuerpo produzca las mencionadas defensas.

Cuando el perro se enferma, el sistema inmune comienza con la creación de anticuerpos que se encargan de darle la batalla al patógeno.

Todo esto logra la creación de una memoria inmunológica que, ante una posible recaída o ataque del virus, el cuerpo estará listo para atacar.

Una manera de ayudar a los perros a la lucha con los virus, son las vacunas. 

La vacunación consiste en inocular una enfermedad atenuada en el cuerpo del perro, con el fin de que el sistema inmune la detecte y cree las defensas.

En pocas palabras, es inyectar un patógeno de manera controlada, para que el cuerpo pueda generar los anticuerpos y ocurra lo antes mencionado. 

Nota: Antes de la vacunación, es necesaria la desparasitación tanto interna contra gusanos y tenias, como la desparasitación externa, contra pulgas y garrapatas.

También es importante que el adoptante siga con rigurosidad y mucha responsabilidad, las pautas del veterinario para que el perro esté verdaderamente protegido por su propio bien y el de toda la familia. 

Puede que también te interese

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del usuario a través de su navegación. Si continúas navegando aceptas su uso Aceptar Leer más