La esterilización de Uma y algo más

Tras la última vez que escribí el último post hemos visitado el veterinario hasta dos veces… Una, por una urgencia y la otra, por la revisión de la urgencia y la toma de la pastilla para los parásitos internos.

El sábado pasado, mientras Uma jugaba a lo hooligan que es como ella suele jugar, se rasgó los ojos con la uña con la mala pata de hacerse saltar el punto del ojo derecho, es decir, el que mejor tenía. A ver, la realidad es que ya tenía los dos ojos perfectos, ya habíamos acabado con el tratamiento de las gotas hacía días y estábamos eufóricos porque todo había quedado mejor de lo que esperábamos, incluso la veterinaria dijo que no esperaba que hubiera quedado como le quedó, y va la tía bestia y se araña ella misma el ojo con la uña y se salta el punto… Claro, la glándula lagrimal salió enseguida, pero pensamos, sinceramente, que era fruto de la inflamación del rasguño, no del punto, hasta que el lunes pasado fuimos de urgencia al veterinario y nos dio la mala noticia: había que volver a operar a Uma.

Uma

Aquello nos cayó como un jarro de agua fría, ¡era volver a empezar de nuevo! Otra vez Uma con su embudo en la cabeza, con la incomodidad que ello supone, estar pendiente de ponerle 6 gotas al día en el ojo afectado…

Esta mañana hemos vuelto para que le revisara el ojo de nuevo. Le he propuesto a la veterinaria que si teníamos que operar, para no tener que someter a Uma a tantas sesiones de anestesia, si podíamos aprovechar la operación de esterilización para también operar de nuevo el ojo y me ha dicho que le parece una estupenda idea.

La operación del ojo va a ser diferente que la anterior: si la anterior el punto era absorbido por el cuerpo, esta vez dice que le va a poner un punto de sutura que quedará para siempre ahí, no va a ser absorbido. Esto lo hace para evitar que vuelva a salir la glándula con tanta facilidad, eso sí, el peligro que tiene frente al otro tipo de puntos es que se puede infectar, pero que es raro si se lleva a cabo todo bien.

Pensé que íbamos a tener que esperar bastante tiempo para operar, porque Uma cumple los 6 meses el lunes y aún no le ha venido el periodo, sin embargo, la veterinaria me ha dicho que como se trata de una raza pequeña por lo que el periodo debe estar a punto ya de venirle, el miércoles que viene será el día perfecto para esterilizarla y operarla de nuevo de su ojito.

Yo, encantada, porque así me ahorro también el someterle a la incomodidad de llevar las bragas sanitarias durante casi dos semanas, que pase por la revolución hormonal que solo las mujeres sabemos lo que es, tener que estar aislada para no parecer el flautista de Hamelin con todos los perros de mi calle detrás de mi pequeña bola peluda…

¡Aiiich! Me da tanta penita, pobre. Tantos meses con la campana en la cabeza, que si colirios, que si operaciones… Solo el hecho de verla feliz y contenta me motiva a estar mejor, porque lo que somos nosotros, nos entra un bajón…

Pero iremos a por todas, porque al final, lo único que queremos es que ella esté bien.

¡Comparte!
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

3 Replies to “La esterilización de Uma y algo más”

  1. La verdad es mala suerte lo que le ha pasado, pero bueno seguro que el teneros a vosotros, es lo mejor que le ha pasado a Uma…Sabeis en todo momento lo que le conviene mas…Enhora buena por ser como sois…Y mucha suerte a Uma…Besos

  2. Ohhhhhhhhh! Umita! Pero muy bien pensado lo de aprovechar la anestesia y el ” embudo” para la esterilización…y así ya lo tiene ! Ella estará más contenta si os ve tranquilos y contentos, muuuucho ánimo!! Antes de que os deis cuenta todo habrá pasado y mientras tanto, bueno viviendo el momento … Como ellos nos enseñan…disfrutando la alegría que siempre nos brindan…besitos a esa pequeña…ánimo!

  3. Gracias chicas! Lametones de Uma!

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.