Ir a la playa con perro: consejos para un día perfecto

ir a la playa con perro

Como entre mayo y octubre no podemos ir a muchas de las playas de la isla, dado que el acceso con perro está prohibido, aprovechamos esta temporada para disfrutar con Uma todo lo que podemos.

Qué dice la ley sobre ir a la playa con perro

Es sabido que las prohibiciones de perros en las playas está a la orden del día.

Y que la ley en este sentido es muy ambigua. Por un lado, tenemos que las playas pertenecen a Costas, es decir, al Gobierno, y éste dice que las playas son públicas, por tanto, se entiende que cualquier animal puede estar en ellas.

Sin embargo, por otro lado, tenemos a los ayuntamientos, que aunque no tienen competencia en las playas, sí se dedican a multar si no acatas los bandos municipales.

ir a la playa con perro

He oído hablar sobre experiencias de personas que han sido multadas por el ayuntamiento, han recurrido la multa porque no les compete a ellos, y han ganado.

De una forma u otra, en tema de leyes, creo que hay que ser un poco coherentes.

Entiendo que en pleno verano no voy a llevar a Uma a la playa porque sé que molestaría a los bañistas: es ver una toalla y se tira a revolcarse sobre la misma.

Así que opto por ir ahora, que es cuando mejor se está: no hay apenas gente, no hace calor y podemos disfrutar de un día perfecto con Uma.

Consejos para ir a la playa con perro

Como comentaba, a nosotros nos encanta ir a la playa en invierno.

Apenas hay gente, y la que hay es muy tolerante con los que tenemos perro.

Las playas se llenan de personas que van con sus hijos o sus perros con su picnic, de personas que van a desconectar y aprovechan para hacer yoga o meditación, incluso hay valientes que se atreven a bañarse con estas temperaturas.

Nosotros somos de los primeros: nos preparamos una mochila con comida y bebida, nuestra manta de picnic, algunos juguetes para Uma y unos libros para leer, ¡y Uma no puede ser más feliz!

¿Qué tener en cuenta para ir con perro a la playa?

  • Para ir a la playa con tu perro y que éste disfrute es muy importante que tu perro te haga caso. Porque lo positivo de esto es que pueda ir suelto pero acatando tu orden de acudir a la llamada.
  • También es importante que sea un perro sociable con otros, porque se encontrará con perros y debe ser un perro que no provoque peleas, sino que sea proactivo para jugar con otros perros.
  • Para ir a la playa con perro es importante que tu perro sepa comportarse, evitando que moleste al resto de personas. Por ejemplo, Uma tiene la manía de pisar las toallas, entonces, intento desenfocarla del foco que tiene con las toallas cogiendo un juguete hasta que lleguemos a nuestra zona.
  • Los juguetes en la playa son muy importantes, pero ojo, porque si es un perro muy posesivo y hay otros perros, los juguetes pueden ser fuente de peleas y riñas. Como decía, son importantes para una jornada playera porque, de lo contrario, el perro buscará en la misma playa “juguetes” más peligrosos como piedras, palos con astillas, latas… que pueden acabar en incidentes totalmente evitables.
  • Haz un buen recorrido visual por la zona en la que vais a pasar el día: observa que no haya cristales, anzuelos, rocas puntiagudas o elementos que puedan ser peligrosos para tu perro.
  • Finalmente, sé responsable. En la playa debemos disfrutar todos, entender que no a todos les gustan los perros y que por eso debemos molestar lo menos posible. Dar ejemplo de convivencia es fundamental, sobre todo, a la hora de recoger las cacas de nuestro perro.
perros en la playa

Nuestros imprescindibles para ir a la playa con perro

Cuando decidimos pasar un día en la playa, preparamos dos mochilas.

Por un lado, nuestra mochila en la que no falta la tortilla de patatas, algunas croquetas, aceitunas, patatillas, refrescos, pan y algún dulce, así como agua, la manta de picnic, las palas de playa y algún libro para leer.

Y, por otro lado, la mochila de Uma en la que no falta:

  • El dispensador con agua.
  • Las bolsitas para recoger deposiciones.
  • Un pack de premios para premiar cuando hace caso.
  • Un frisbee.
  • Una pelota.
  • Un palo de goma.
  • Un pack de toallitas.
  • Una toalla.
ir con perro a la playa

Esta es la cara de felicidad absoluta de una jornada en la playa perfecta para Uma, donde no para de correr, bañarse, revolcarse en la arena y en las algas (y en nuestra manta de picnic…), corretear con otros perros, relacionarse con niños y adultos que le prestan algo de atención, y hasta tiene tiempo de descansar bajo una sombra para recuperar fuerzas.

Tras un baño en casa para eliminar la arena y el olor a mar y comer, no sabéis lo bien que descansa…

Sin duda, la playa es uno de los lugares favoritos de nuestros perros y es que todo son ventajas.

Si nosotros, como adoptantes de perros, nos preocupamos de que la convivencia con el resto de personas y animales de la playa sea armónica, cada vez serán más bienvenidos los perros a las playas.

Yo misma he vivido situaciones que yo no permitiría: personas que no recogen las cacas de sus perros, perros que pasan sobre nosotros y los adoptantes no solo les dicen nada sino que ni siquiera piden perdón, perros que son muy dominantes y van buscando jarana cada dos por tres…

Con situaciones así es normal que haya gente que apoye la prohibición de perros en la playa, pero si todos nos comprometiéramos más en la educación nuestra y la de nuestros perros, seguramente, la sociedad cada vez sería más permisiva con los que tenemos perros.

¿Sois mucho de ir a la playa con vuestro perro? ¿O en su lugar, ríos, lagunas, embalses, etc.?

2 respuestas a “Ir a la playa con perro: consejos para un día perfecto”

  1. El año pasado estuve por la zona de Lagos en Portugal con Yumi. Me decepcionó mucho el ver el “cartelito” prohibido perros en todas las playas, incluso en las más remotas que hasta para las personas es difícil acceder, me parece absurdo. Máxime cuando estuve hace algunos años, un sin perro, y estos “cartelitos” aún no se habían puesto de moda, lastima… por suerte fui a finales de Verano y me salte todas ls prohibiciones habidas y por haber,
    Últimamente voy mucho a Caños de Meca, allí se disfruta de un ambiente muy armonioso con los animales, te lo recomiendo.
    Saludos

    1. ¡Gracias Miguel Ángel! ¡Me lo apunto! Soy de la opinión de que en invierno no tiene sentido prohibir la entrada a los perros, cuando apenas hay gente y la que hay suele estar paseando.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.